Ir arriba

San Cristóbal (1588 m)

remove-icon
Luis Astola Fernández
Fecha Alta
22/03/2020
Modificado
31/03/2020
1

Denominado El Otero por los habitantes de la zona y Pico del Otero por el IGN en la correspondiente reseña del vértice geodésico, este prestigioso pico, enclavado entre los pueblos de la Arquitectura Negra, las aldeas olvidadas de la Sierra Norte de Guadalajara y la madrileña Reserva de la Biosfera de la Sierra del Rincón, se conoce en el mundillo montañero como San Cristóbal (1588 m), nombre con el que aparece rotulado también en la cartografía oficial.

Montaña aislada en los límites de una comarca caracterizada por su aislamiento proverbial (algunos la conocen como la "Sierra Olvidada"), San Cristóbal es una cumbre deseada por muchos y visitada por muy pocos. De perfil bravío y atractivo, su penacho de blanquísimas cuarcitas resulta visible desde muchos lugares del entorno, pero su relativo alejamiento de carreteras y núcleos de población, y el imponente foso defensivo excavado a los pies de su fachada N por el río Jarama, convierten a San Cristóbal en un objetivo remoto y poco accesible.

La cumbre se localiza al final de una estribación desprendida al E desde la cuerda que une el Alto del Porrejón (1824 m) con el Pico de La Tornera (1866 m), en el sector más elevado de la Sierra del Rincón. A partir de la cota de Pinhierro (1695 m), este apéndice montañoso se alza hasta el panorámico Cabeza del Viejo (1698 m), dotado de vértice geodésico y caseta de vigilancia de incendios, desciende al collado de La Vihuela (1415 m) y, tras sortear dos regulares promontorios, trepa con fuerza por rudas pedreras de cuarcitas hasta la cima de San Cristóbal (1588 m).

Al N del cerro, encajonado entre los derrumbes del Cuchillar del Asomante y los canchales de la Pedriza Matacuras, que se deslizan desde las Huertas de las Serranas del cerro Corralejo (1526 m), se angosta la garganta del río Jarama antes de mezclarse con el Jaramilla, aguas abajo del Puente de la Muralla China. Paisaje quebrado, abrupto y hermoso, tanto para contemplar y admirar desde la altura como para recorrer por ásperos caminos ancestrales, recuperados para el senderismo por las administraciones públicas, cuando ya no quedan en los pueblos vecinos que los mantengan por el tradicional sistema de hacendera.

El sendero PR-GU 04, entre Roblelacasa y El Cardoso de la Sierra, que une las aldeas de Corralejo y Colmenar de la Sierra a media altura del barranco del Jarama por su margen izquierda, permite aproximarse al ambiente fluvial y escuchar el murmullo del río al fondo de la garganta, pero no resulta de utilidad para ascender a San Cristóbal. El PR-GU 02 "Camino de Matallana", en cambio, desciende desde Colmenar de la Sierra hasta el fondo del barranco, cruza el Jarama por un rústico puente de madera y se dirige al Cuchillar del Asomante y a Roblelacasa por la ladera N de San Cristóbal; alcanzado el paraje de Los Balagares (1175 m), es posible remontar una interminable pedrera, salvando a la brava 400 metros de desnivel hasta la cima.

Desde el km 1,8 de la carretera GU-180, por la pista forestal de La Vereda

Las Casas Forestales de Montes Claros se sitúan en el entronque de la GU-187 (El Cardoso de la Sierra a Cabida, Corralejo y Peñalba de la Sierra) con la GU-180 a Colmenar de la Sierra. Avanzando 1,8 km por esta última carretera, se abre a la derecha una pista forestal señalizada a La Vereda que, en su inicio, discurre casi en paralelo al asfalto recién abandonado; en algunos mapas aparece rotulada como Camino de los Arrieros.

La ruta pierde altura durante un trecho hasta cruzar el cauce del Jarama por el sólido Puente del Frontal (0,20); una solitaria mesa a la sombra permite disfrutar del plácido entorno fluvial. A partir de este lugar, la polvorienta pista, de libre tránsito pero en regular estado para la circulación de vehículos (cada cual decidirá hasta dónde quiere arriesgar la integridad de su cabalgadura), asciende de manera interminable por las laderas repobladas de pinos (silvestre, laricio y resinero) y cipreses de arizona, con restos del antiguo rebollar que cubría antaño los montes.

Finalmente, tras dos largas horas de monótono caminar desde que se abandona el asfalto, se arriba al Collado de La Vihuela (1415 m)(2,00), un raso herboso donde pacen las vacas, panorámica encrucijada de caminos hacia la umbría de La Tornera y la caseta forestal de Cabeza del Viejo (1698 m) y hacia la desaparecida aldea de La Vihuela (expropiada por ICONA en la década de los 60 del pasado siglo, a principios de los 90 se ordenó, para evitar ocupaciones de neorurrales, derribar todas sus casas salvo las dos que aún permanecen en pie).

La ruta a San Cristóbal continúa por el carretil principal, esquivando un primer promontorio anónimo (1478 m) y el Cerro Collado Mijar (1501 m), inaccesible por el cerrado jaral que tapiza sus laderas, hasta los pastos del collado de San Cristóbal (1434 m)(2,23), al pie de nuestro objetivo. Es posible, tras atravesar la barrera de jaras que delimita el raso, ascender directamente por toscos canchales hasta la arisca cima. Pero quizás sea preferible seguir un tramo más por el carril de La Vereda, en ligero descenso por la solana del cerro, hasta que finaliza el rodal de pinos plantado en la ladera (2,30), mucho antes de llegar al collado con el Cabeza de Pajarejo (1479 m).

Salvamos el talud de la pista y, entre requemadas jaras, buscamos los mejores pasos en paralelo a la cresta rocosa que perfila la estribación SE de la montaña; tras superar un espacio aterrazado y rocoso con muchas marras en la repoblación, trepamos por cómodos canalizos hasta la alomada cresta y coronamos por fin la ansiada cima de San Cristóbal (1588 m)(3,15), señalada por el vértice geodésico y por un estilizado hito de piedras. Soledad absoluta y paisajes infinitos, aún más satisfactorios por el inusitado esfuerzo requerido para ganar esta remota cumbre.

Se puede tantear también una trabajosa ruta de ascenso desde Colmenar de la Sierra (1175 m), perdiendo altura por camino entre antiguas praderas hasta vadear el Jarama y trepar luego por un cortafuego, en el interfluvio entre los arroyos de las Rozuelas y de Mingovela, hasta enlazar con la pista forestal procedente de Montes Claros, que flanquea luego largamente hasta el collado de La Vihuela (1,30); de allí, por el itinerario reseñado, hasta la cima (2,45).

Acceso: Camino forestal de La Vereda, pk 1,8 de la carretera GU-180 (3h 15min); Collado de La Vihuela (1h 15min)

Catálogos

Imágenes

Tracks

Comentarios