Ir arriba

Santa Engracia, Tozal de (863 m)

remove-icon
Luis Astola Fernández
Fecha Alta
17/04/2020
Modificado
18/04/2020
1

El Tozal de Santa Engracia (863 m) es un otero de acusada prominencia desgajado al SW de la sierra de Araguás, una de las modestas alineaciones boscosas que se extienden en el piedemonte de la fabulosa Peña Montañesa (2295 m). Encumbrada sobre la margen izquierda del Cinca, la cima de Santa Engracia se erige como soberbio mirador hacia el tramo de río situado aguas arriba del embalse de Mediano, hacia la Sierra Ferrera y hacia los pueblos y aldeas que salpican el territorio de Baixo Peñas.

Este dominio visual sobre el territorio circundante convirtió al tozal en observatorio estratégico durante la pasada guerra civil, como punto de control por parte del bando republicano de la línea de frente establecida a ambos lados del río Cinca; la propia cima y su entorno inmediato conservan testimonios de la época en forma de trincheras y otras estructuras bélicas. En la propia cima, junto a un poderoso peirón descabezado durante la contienda, se alza una pequeña ermita dedicada a Santa Engracia, santa lusitana, declarada patrona de Aragón junto a los denominados "Innumerables Mártires de Zaragoza", que murió martirizada en el siglo IV en la capital maña.

La ermita de Santa Engracia es un rústico edificio de estilo popular, "...de planta rectangular con cabecera recta, cubierto por bóveda de cañón y tejado de losas a dos aguas. A los pies de la nave se abre puerta adintelada", según lo describe la ficha correspondiente del SIPCA (Sistema de Información del Patrimonio Cultural Aragonés), que añade que su fiesta "...se celebraba el 16 de abril, día de Santa Engracia y fecha en la que ahora se celebra la fiesta mayor de El Pueyo de Araguás (antiguamente la fiesta mayor era el 3 de febrero en honor de San Blas). Se acudía a la ermita, se celebraba misa cantada y después se almorzaba. Los últimos años, incluso, se celebró baile. En la década de 1960 se dejó de celebrar".

Uno de los paneles del proyecto "Rechirando o pasau", instalado en el callizo de acceso al rincón con más sabor medieval de El Pueyo de Araguás, está dedicado a la "Romería ta Santa Engrazia". En el texto, adjunto a una foto antigua de vecinos en la ermita, podemos leer: "El 16 de abril se celebraba la romería a la ermita de Santa Engracia. En esta fiesta se reunían personas de distintos pueblos, que acudían andando: del Pueyo de Araguás, del Soto, e incluso de Labuerda cruzando el río. Celebraban una misa, en la que bendecían la torta de caridad, que después se repartía entre los asistentes. Posteriormente comían por los alrededores, cada casa se traía la comida y la bebida en cestas. Y por la tarde disfrutaban del baile a cargo de los músicos".

Un cartel casi ilegible en la fachada del templo insinúa que "Santa Catalina, Santa Engracia y Santa Marina eran tres hermanas que en vida estuvieron muy unidas. Esta unión se ha reflejado simbólicamente mediante la construcción de tres ermitas dedicadas a éstas, situadas de tal manera que desde cada una de ellas son visibles las otras". Como ya apuntamos en la reseña dedicada al Tozal de Santa Catalina, esta tradición popular que, como suele ser habitual, pasa por alto la hagiografía "oficial" de las tres santas, ambientadas incluso en épocas históricas diferentes, hace alusión a las tres ermitas construidas en la cima de otras tantas montañas sobrarbenses: la propia del Tozal de Santa Engracia (863 m), Santa Marina de Nabain (1799 m), sobre la aldea boltañesa de Ascaso, y el cercano Tozal de Santa Catalina (1047 m), techo de la vecina serrezuela de Soto.

Se conoce como Baixo Peñas (o Baixo as Peñas) una sub-comarca del Sobrarbe, situada entre A Fueba y el valle de Chistau, integrada por los cuatro núcleos que componen el municipio de Laspuña (Zeresa, O Casal, Socastiello y A Espuña) y los once del municipio de El Pueyo de Araguás (Araguás, San Lorién, Onzins, San Beturián, O Plano, A Muera, Os Molins, Torrolisa, A Pardina, Soto y el propio O Pueyo); desde una perspectiva cultural e histórico-religiosa, la comarca se articula en torno al legendario Monasterio de San Beturián/San Victorián, cenobio de tradición visigoda (s.VI) con importante protagonismo en la historia del antiguo Reino de Aragón.

En los últimos años, el ayuntamiento de El Pueyo de Araguás, en cuyo término se alza el Tozal de Santa Engracia (863 m), empeñado en fijar la escasa población residente en el municipio a base de actuaciones que compatibilicen el turismo rural y la sostenibilidad del medio, publicita en su web diferentes campañas de sensibilización ambiental ("El aire más limpio de Aragón", reciclaje de residuos); colabora con proyectos de gestión del medio natural (Refugio Natural de Peña Montañesa; Proyecto "Borda", en colaboración con la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos); ha diseñado una "Ruta de oficios tradicionales" ("Rechirando o pasau"), con paneles de sabroso contenido etnográfico sobre las actividades tradicionales de la zona; y ha acondicionado una tupida red de senderos señalizados, de diversa duración y dificultad, que permiten recorrer los rincones más interesantes del término municipal.

Al Tozal de Santa Engracia desde O Pueyo d'Araguás

Precisamente la primera de las rutas señalizadas propone el ascenso desde O Pueyo al Tozal de Santa Engracia (863 m), en un sencillo recorrido lineal de ida y vuelta, de 3,8 km (4,2 km desde el pueblo) y 1,30-2h de duración total. El pequeño núcleo de El Pueyo de Araguás, emplazado en una lomilla con impresionantes vistas hacia la Sierra Ferrera, presenta un bien conservado trazado medieval, con algunos pasadizos y rincones llenos de encanto; una carreterilla que zigzaguea por la campiña entre tierras de labor y bosquetes de robles enlaza Ainsa con O Pueyo en 5 km.

En la fachada oriental del pueblo (695 m), la calle se ensancha en una panorámica terraza con vistas a la Sierra Ferrera; existe un panel informativo sobre las rutas de senderismo de El Pueyo de Araguás y varios tableros que marcan el inicio de los cuatro itinerarios que parten desde este lugar, incluido el de Santa Engracia. Hay que retroceder unos metros hasta la carretera de Ainsa y seguir a la derecha hasta la inmediata bifurcación a San Victorián.

Sin tomar el cruce, en el talud de la carretera hay un panel sobre los "Senderos balizados de Sobrarbe", y una flecha de madera que indica la dirección hacia las ermitas de Santa Engracia y de Santa Bárbara por un ramal asfaltado, a la izquierda y paralelo al que se dirige al monasterio. Un rápido ascenso por el carretil nos sitúa junto a un pequeño núcleo de casas y chamizos, en un rellano al N del Tozal de San Mateo (725 m).

En la próxima bifurcación, dejamos el ramal de la derecha, señalizado a la ermita de Santa Bárbara, y tomamos el de la izquierda, casi llano en su inicio, hacia Santa Engracia. Las balizas del sendero (una flecha negra sobre fondo blanco, y el número 1 correspondiente a la ruta, además de un senderista esquemático) nos van a guiar sin pérdida por el sencillo recorrido, que incluye algún repecho descarnado, un tramo junto a un terreno vallado y una senda ascendente por el marojal que cubre la falda oriental del tozal.

Tras cruzar una pista, el camino deja atrás el arbolado y trepa un pedregoso recuesto hasta el lomo del otero, donde los de O Pueyo han rehabilitado "en vecindad" una de las trincheras que domina el curso del Cinca. Enseguida se alcanza el monumental peirón de piedra desmochado y la sencilla ermita de Santa Engracia, de interior austero y desprovisto de imágenes. En la trasera del templo, una elevada escombrera, que pudo pertenecer a algún puesto de observación de la pasada contienda, señala el punto más elevado del Tozal de Santa Engracia (863 m); en el dintel de una pequeña casamata de piedra junto a la cima, se aprecian inscripciones y grabados (números, letras y símbolos), testigos de la guerra civil.

El paisaje desde el otero se abre en todas direcciones, con especial interés hacia las blancas calizas de Peña Montañesa y hacia la vega del Cinca; al NW, tras el Tozal del Pozo (1314 m), Santa Engracia vislumbra apenas las ruinas donde habita su hermana Santa Marina (1799 m); al SE, camuflada entre robles, se esconde la morada de la tercera hermana, Santa Catalina (1047 m).

Acceso: El Pueyo de Araguás (45 min)

Catálogos

Imágenes

Tracks

Comentarios