Ir arriba

Puyo, El (499 m)

remove-icon
Angel Gil Garcia
Fecha Alta
13/05/2020
Modificado
13/05/2020
2

El relieve que vamos a tratar en esta reseña, que denominaremos el Puyo (499 m), se sitúa en las estribaciones sudorientales de la sierra de Gongolatz, sobre la horquilla que conforman el barranco Apardués y el río Irati. Vertiendo al primer cauce su tendida ladera meridional y al segundo su empinado flanco N. El lugar, más que como enclave orográfico, destaca como lugar histórico, ocupado por asentamientos humanos en un amplio periodo de tiempo; vestigios de un castro prerromano, citado en el libro de Javier Armendáriz, que quedaría mimetizado por las visibles ruinas de un despoblado medieval. El poblado más moderno engulló al poblado prerromano, construyendo justo sobre la roca madre, al igual que el despoblado de Rada, por lo que fue dificil de dientificar, pero algunos restos protohistóricos confirman que el cerro debió estar ocupado en la Edad de Hierro. Respecto al poblado medieval fue excavado por Carmen Jusué, siendo un buen exponente de la arquitectura de dicha época. El asentamiento nos dicen que fue abandonado en el siglo XV.

En la actualidad no forma un coto redondo, estando su territorio repartido entre las poblaciones de Artieda, Grez y San Vicente.

Según el Diccionario Geográfico-Histórico, el lugar es llamado San Gregorio, aunque dedicado a Nuestra Señora del Puyo “Fue parroquia y aún conserva la pila bautismal. El Señorío corresponde a los términos de Artieda y San Vicente y el patronato de la ermita a la Catedral de Pamplona, que cobra la primicia. En esta ermita se celebraban las juntas de Urraúl Alto y Bajo, Romanzado y Liédena”.

Desde San Vicente, capital de Urrául Bajo/Urraul Beiti, accedemos al relieve siguiendo el trazado del sendero local SL-NA140, pudiendo realizar un recorrido circular. En este trayecto pasamos por el pintoresco puente medieval de San Calaveris, de un único arco, que salva la regata de Apardués.

Desde San Vicente

Tomamos la carretera NA-2405, dirección Rípodas, y tras pasar el barranco de Apardués, sin llegar al molino de San Vicente ( edificio fechado en 1850 y con un curioso letrero "Fábrica de Electricidad"), cogemos un camino a la izquierda (NW), poco marcado, que nos acerca al yacimiento del desolado del Puyo donde se sitúa la cima.

La vuelta la haremos siguiendo un camino poco marcado (S), pasando por medio de un pastizal, donde abundan los tomillos y las ollagas, y alcanzamos el pintoresco puente de piedra de San Calaveris. Cruzamos el barranco de Apardués y seguimos por el viejo camino de Induráin (ESE), transformado en sendero, hasta situarnos al N de San Vicente, próximos al pueblo.

Acceso: San Vicente (20 min)

 

Catálogos

Imágenes

Comentarios