Ir arriba

Padarraran (846 m)

remove-icon
Fernando Zabaleta
remove-icon
Javier Urrutia
Fecha Alta
26/06/2020
Modificado
28/07/2020
6

Desde Ajarte (T1)

Unos 800 m antes de Ajarte (813 m), a la izquierda de la carretera, en una curva, parte un camino (N) que cruza el paso de Peña Arrate (875 m) y penetra en la boscosa cabecera del barranco del Bardal. Más adelante se llega a un desvío hacia el puerto de la colada de Peña Betoño (863 m), pero en esta ocasión no lo tomamos, sino que seguimos nuestro camino (W) que discurre sobre la vertiente S de Azkorri (895 m), muy cerca de su cimas. Tras cruzar un hayal se llega a un cruce junto a la lomita de Mendiguri (847 m). Por la derecha se llega a Azkorri.
Tomar un camino entre el que llevamos y el desvío a Azkorri, para alcanzar el colladito de Butarrate (818 m) y ascender por el amplio camino hacia la cumbre. La cota más elevada se encuentra unos metros a la derecha, algo enmarañada en el bosque (846 m).

Desde San Vicentejo (T1)

Nos dirigimos por una parcelaria hacia Imiruri hasta llegar a un pabellón agrícola.

Aquí giramos a la izquierda por la pista que dirección Norte sube hacia lo alto. A media altura aproximadamente observamos a mano derecha un sendero que se dirige a la cota ( 821) al E de la cima de Padarraran (846 m) , aunque nosotros seguiremos por la pista principal, herbosa y muy agradable, para acceder a la cima por el Oeste. Desde el pabellón agrícola el camino descrito va derecho hasta escasos metros de la misma cima. Una vez en lo alto iremos en descenso unos 10 ó 15 metros para buscar el acceso, en el que hay un cairn, más cómodo a la cima a la que llegaremos por terreno bastante limpio en un par de minutos.

Ermita de La Concepción de San Vicentejo de Treviño

Situado a tan solo 20 km de Vitoria-Gasteiz, en el término municipal del Condado de Treviño en Burgos, nos topamos con una joya románica.

Enclavada en el pueblo de San Vicentejo, la ermita de la Purísima Concepción abre sus puertas al misterio. Debido a lo enigmática y extraña que fue su construcción, la ermita de San Vicentejo, también así conocida, alberga muchas incógnitas a quienes la han estudiado, un auténtico interrogante del románico burgalés.

Junto con la cercana aldea abandonada de Otxate se cuenta que es frecuente observar de vez en cuando de fenómenos externos como: avistamientos de ovnis, psicofonías, presencias de seres extraños, desaparición del magnetismo terrestre ( no funcionan las brújulas en algunos momentos ), etc.

Recordar que en las aldeas de Otxate (pueblo fantasma abandonado en el año 1934) y San Vicentejo discurre parte de la novela de Eva García Saénz de Urturi “ El silencio de la ciudad blanca”.

Accesos: Ajarte (1h); San Vicentejo (55 min).

Catálogos

Imágenes

Comentarios