Ir arriba

Socolonio (713 m)

remove-icon
Luis Astola Fernández
Fecha Alta
18/07/2020
Modificado
24/07/2020
1

Estribación septentrional de la sierra de Turiso a partir de las alturas que cierran la cubeta del Lago de Caicedo Yuso y Arreo (Altos de la Mina o de la Revilla), Socolonio (713 m) es una montaña agreste y bastante asilvestrada por falta de uso. Su oscura mole cubierta de quejigos, coscojas, pinos y enebros se alza sobre el barranco La Muera, en el límite occidental de la ZEC "Lago de Caicedo Yuso y Arreo" y del "Biotopo Protegido del Diapiro de Añana", pero fuera de la superficie protegida por ambas figuras.

Monte interesante, poco conocido y menos aún visitado, situado en el entorno del Valle Salado de Añana, uno de los parajes más atractivos y potenciados de cara al desarrollo turístico de la comarca desde las administraciones autonómicas y forales, por los indudables valores geomorfológicos, paisajísticos, culturales y etnográficos que atesora; en el año 2013, el "Paisaje Cultural del Valle Salado de Añana" fue calificado como Bien Cultural, con la categoría de Conjunto Monumental, por el Dpto. de Cultura del Gobierno Vasco. Las personas interesadas en ampliar la información al respecto pueden consultar en este enlace el DECRETO 185/2013, de 26 de marzo, publicado en el BOPV.

En cualquier caso, a pesar de la singularidad y espectacularidad de este paisaje milenario de eras superpuestas para la extracción artesanal de la sal, con su ingenioso y complejo sistema de canales que distribuyen la muera desde los manantiales salinos, el "Biotopo Protegido del Diapiro de Añana" y la Zona Especial de Conservación "Lago de Caicedo Yuso y Arreo" de la Red Natura 2000 son mucho más que las populares salinas; el mejor documento para profundizar en el conocimiento de los múltiples ámbitos que este espacio natural aspira a proteger es el propio DECRETO 85/2016, de 31 de mayo, publicado en el BOPV por el Dpto.de Medio Ambiente y Política Territorial del Gobierno Vasco.

Desde otro punto de vista, llama poderosamente la atención el topónimo "Socolonio" que denomina al monte que estamos a punto de visitar. La curiosidad nos ha llevado a indagar para descubrir el posible origen de este término tan bizarro, completamente inusual en nuestra geografía, que parece tener reminiscencias latinas, probablemente en relación con la presencia romana en Añana a partir del siglo I a.n.e. para la explotación de la sal, producto de enorme importancia comercial y estratégica desde la antigüedad.

Las únicas referencias de algún interés localizadas sobre tan curioso término tienen que ver con un tal Stanislao Socolonio (Stanislaus Socolonius), predicador y canónigo de la catedral polaca de Cracovia durante el siglo XVI, nombrado en varias obras de carácter religioso publicadas entre los siglos XVII y XIX. Dado lo improbable de la presencia de tal personaje en la comarca salinera, es posible que el topónimo Socolonio (Socolonius) provenga de un antiguo patronímico de alguien que habría habitado en el entorno del Valle Salado de Añana en época romana o posterior; una hipótesis, por supuesto, lanzada desde el terreno de la pura especulación, sin ningún fundamento científico ni documental que la apoye.

Circular a Socolonio desde Gesaltza/Salinas de Añana

El enlace de diversas rutas señalizadas a partir de la villa salinera (Ruta "Lago de Caicedo-Yuso" del Centro Nordic Walking de Añana; GR 1 "Sendero Histórico", etapa 12 entre Fontecha y Salinas de Añana; SL-A 35 "Senda del Lago y Peña la Uña") permite diseñar un recomendable itinerario circular, cuyo único tramo fuera de camino será precisamente el corto ascenso hasta la cima de Socolonio (713 m) desde el collado La Muera (665 m); existe la posibilidad de ampliar el recorrido propuesto visitando además la cumbre de Caniego (736 m) o prolongarlo algo más hasta el legendario Lago de Caicedo/Arreo, el más extenso estanque natural del territorio alavés.

Desde la iglesia de Santa María de Villacones, parroquia de Gesaltza (565 m), hay que seguir la carretera A-2622 en dirección a Espejo durante 700 metros, hasta alcanzar los pabellones y las albercas de la Salinera Añana S.L., dedicada a la extracción industrial de la sal; la pista a seguir cruza entre las instalaciones y, una vez superadas, continúa a la derecha (W) en suave ascenso entre campos de cereal.

Un ligero descenso nos sitúa en la vaguada abierta entre las laderas de Caniego (736 m) y Socolonio (713 m), donde se separa a la izquierda un primer camino de tractor, que descartamos; tras un corto repechillo, tomamos al S/SE (hay tablilla del sendero NW, que estamos siguiendo en dirección contraria) el ramal que continúa entre cultivos por la tendida loma N de Socolonio, con el cono boscoso de nuestro objetivo a la vista. Transitamos por un buen camino de tractor que más adelante se naturaliza, con algunos tramos donde crecen altas hierbas, pero siempre cómodo de seguir y con la tranquilidad que proporcionan las oportunas balizas de la ruta Nordic Walking.

El camino, con hermosas vistas hacia Gaubea y las peñas de Batxikabo y Carrias, circunvala la falda oriental de Socolonio hasta su collado S, denominado La Muera (665 m), topónimo salinero que se repite con tozudez en la comarca aplicado a los diversos manantiales por donde aflora el acuífero del diapiro con su densa carga de salitre. Es el momento de encarar la cerrada ladera meridional de Socolonio, para lo cual damos la espalda al camino balizado y seguimos a la derecha una difusa traza ligeramente descendente, para introducirnos enseguida entre la tupida maraña de vegetación, persiguiendo rastros de paso imaginarios por la empinada cuesta del monte.

El ascenso es breve y, a pesar de las molestas ramas bajas de los árboles, en ningún momento se hace intransitable; los mejores pasos se apoyan en el canto occidental, sobre un cortado rocoso, donde incluso se insinúa un amago de trocha abierta por bestias, por cazadores o por ambos. La cima de Socolonio (713 m), a la sombra de jóvenes quejigos, coscojas y enebros, se sitúa sobre un breve talud de conglomerado abierto a la vaguada oriental, frente a las verdes laderas de Caniego (736 m); en nuestra visita levantamos un mínimo hito de piedras para identificarla.

Retrocedemos sobre nuestros pasos, con algún inevitable zarpazo en la piel, hasta recuperar en el collado la ruta de Nordic Walking. Para el descenso, conviene advertir que la senda dibujada en los mapas por la ladera W de Socolonio, por donde se encajona el barranco de La Muera, está muy perdida entre la vegetación y, al menos desde el collado, presenta un aspecto bastante intransitable en la actualidad, por lo que decidimos descartarla.

Para no regresar por el mismo camino, podemos optar por completar hasta el Valle Salado la ruta NW balizada, siguiendo a partir del collado la sombría senda que asciende entre pinos hasta desembocar en un ángulo de la parcelaria entre Villambrosa y Salinas por el convento de San Juan de Acre; poco después de tocar la pista, es posible desviarse hasta la cota de Caniego (736 m) y la más modesta de Orbón o Santa Lucía (731 m) por un camino agrícola a la izquierda. Nuestra parcelaria, balizada en cada bifurcación con las tablillas del Centro Nordic Walking, enlaza más abajo con el GR 1 en un camino rural asfaltado y, siempre en descenso, coincide luego con las señales del SL-A 35, que se desvían a la derecha en busca del Lago de Arreo y de la pintoresca Peña La Uña.

Un poste tricolor (blanco, rojo, verde) nos separa de la pista por un buen camino a la izquierda, hasta alcanzar el sendero señalizado que circunvala el Valle Salado: a la derecha, volveremos a Salinas de Añana por el Convento de San Juan de Acre (s.XIV), mientras que a la izquierda, con buenas vistas sobre el entramado salinero, la senda desciende rápidamente para cerrar el círculo junto a la iglesia de Santa María de Villacones (en torno a 3 horas, con desvío a la cima de Caniego).

Acceso: Salinas de Añana/Gesaltza (1 h)

Catálogos

Imágenes

Tracks

Comentarios