Ir arriba

Caniego (736 m)

remove-icon
Luis Astola Fernández
Fecha Alta
24/07/2020
Modificado
24/07/2020
1

El Alto de la Mina (782 m) se proyecta hacia el norte en dos ramales bien diferenciados, rematados por la cuerda de Socolonio (713 m) y por una extensa loma amesetada con dos cotas gemelas denominadas Orbón o Santa Lucía (731 m) y Caniego (736 m), rotulado como Canigo o Canego en otras fuentes. Bajo la ladera NE de Caniego se extiende el pintoresco paisaje del Valle Salado de Añana, con sus eras para la extracción de sal, de tradición milenaria, aterrazadas en torno al río Muera y a los tres manantiales salobres que las alimentan: Fuente Arriba, Fuente Mayor o de Santa Engracia y Fuente Chica.

En las lomas de Caniego y Santa Lucía, dedicadas aún de manera parcial al cultivo de cereales, se ubicaba la minúscula aldea de Orbón, uno de los seis núcleos establecidos durante la alta edad media alrededor del valle salado para la explotación de la sal, nombrados en documentos de mediados del siglo X, aunque probablemente existentes ya desde el siglo VIII. Las aldeas de Fontes, Terrazos, Villacones, Villanueva, Iesares y Orbón (este último, creado en fecha más tardía, se documenta solo a partir de 1065) se asentaban en las faldas y sobre los cerros que cercan el valle, dejando los terrenos más productivos para el cultivo, aunque su dedicación fundamental era la extracción de sal, materia prima fundamental en la época como conservante de alimentos, como condimento y para el curado y posterior curtido de las pieles.

Las aldeas tuvieron una corta vida, pues sus habitantes fueron absorbidos por la villa fortificada de Salinas de Añana, creada sobre los núcleos de Fontes y Villacones a instancias de Alfonso I de Aragón en 1114, y dotada por Alfonso VII de Castilla, en 1140, del primer fuero concedido a una villa alavesa. Además de las salinas de Añana, que fueron las más productivas en su época, en estos territorios norteños en permanente litigio entre los reinos de Castilla y Navarra durante la edad media, se extraía sal en Poza de la Sal, Salinas de Rosio, Herrera de Miranda, Salinillas de Buradón y Salinas de Leniz.

La importancia estratégica y comercial de la sal convirtió a las salinas en objetivo codiciado por los poderes señoriales y feudales, hasta el punto que la propia Corona creó en la edad media el Monopolio de la sal, adjudicándose la propiedad de las salinas, fijando el precio del producto y utilizando los ingresos como fuente de financiación para sus propios gastos y campañas, situación que perduró hasta el año 1866.

Los mínimos restos de la iglesia de Orbón, una pequeña ermita dedicada a Santa Lucía, son aún visibles en el interior de un bosquete cercano a la senda que conduce a la cumbre de Caniego; el Dpto de Cultura del Gobierno Vasco incluye la Ermita de Santa Lucía y el Poblado de Orbón en la relación de Zonas de Presunción Arqueológica de Añana. Alberto Plata, en su tesis doctoral (de consulta muy recomendable) titulada "Génesis de una villa medieval. Arqueología, paisaje y arquitectura del valle salado de Añana (Álava)" (Eusko Jaurlaritzaren Argitalpen Zerbitzu Nagusia. Vitoria-Gasteiz, 2008), comenta al respecto:

"En el siglo XVII todavía se conservaba en pie una ermita dedicada a Santa Lucía en este lugar. Concretamente, hemos localizado una referencia documental fechada en 1646, en la que se recoge cómo el ayuntamiento de Salinas de Añana cedió durante nueve años a Juan Hortiz de Urtaran la heredad que rodeaba el templo a cambio de que reparara el edificio".

A la cima de Caniego desde Salinas de Añana/Gesaltza Añana

En la iglesia de Santa María de Villacones, parroquia de Salinas de Añana (565 m), se inician varias rutas balizadas que sirven de aproximación hacia las lomas de Orbón y de Caniego: el "Sendero Histórico" GR 1, etapa 12 entre Salinas y Fontecha; el SL-A 35 "Senda del Lago y Peña La Uña"; la Ruta "Lago de Caicedo-Yuso" del Centro Nordic Walking de Añana; e incluso una ruta de BTT.

El trazado coincidente de todas ellas cruza el puente de madera sobre el arroyo Muera y asciende con fuerte desnivel inicial ganando altura sobre las eras del Valle Salado, con hermosas perspectivas de este pintoresco enclave declarado Conjunto Monumental. En el extremo meridional del complejo salinero, la senda deja a la izquierda el desvío al Convento de San Juan de Acre y continúa a la derecha hasta una amplia pista, que tomamos de frente en dirección a Villambrosa.

Más o menos a la altura de un tendido eléctrico, el sendero local y la ruta de NW se desvían a la izquierda por unos peldaños, rumbo al Lago de Caicedo Yuso y Arreo; seguimos pista adelante, acompañando la traza del GR 1, hasta una cercana bifurcación, donde cambiamos las marcas rojiblancas, que siguen de frente, por las tablillas de la ruta NW procedente del Lago de Arreo, que nos orientan en ascenso a la derecha.

Apenas 300 metros más arriba, abandonamos la ruta balizada (que continúa rumbo al collado La Muera y la cumbre de Socolonio), por un camino agrícola a la derecha, que cruza bajo el tendido eléctrico (bifurcación derecha) y serpentea por el altiplano cultivado rodeando la colinilla de Orbón o Santa Lucía (731 m), señalada por una torre eléctrica. En la siguiente bifurcación tomamos inicialmente a la izquierda, pero abandonamos enseguida este camino (luego descenderemos por el) y seguimos de frente (N) una rodadura, por terreno herboso sembrado de los canutos verdes de una repoblación.

Por lo más alto del yermo, bajo la mata arbolada donde se camuflan los escasos restos de la ermita de Santa Lucía de Orbón, alcanzamos las ruinas de una vieja cabaña al pie de un talud con encinas. Si el cereal estuviese aún sin cosechar, conviene rodear hacia la izquierda los campos cultivados, por terreno algo incómodo a causa de las piedras y los brezos, hasta ganar el pequeño promontorio cimero de Caniego (736 m); un puesto de caza de piedra invadido por las zarzas corona la solitaria cima.

De vuelta a la bifurcación señalada más arriba, podemos tomar el camino que desciende en rápido zigzagueo por la ladera occidental del monte, pasa junto a una alargada cabaña, ya en la vaguada, y se desliza entre campos de cereal hasta la parcelaria (ruta nordic walking), que seguimos en suave ascenso a la derecha para bajar luego a la Salinera Añana (este recorrido a la inversa, desde la fábrica de sal, sería la ruta más breve para alcanzar la cima de Caniego); la carretera A-2622 nos devuelve luego, en 700 incómodos metros por el asfalto, hasta el inicio de la ruta en Santa María de Villacones (2,00).

Acceso: Salinas de Añana (55 min); Salinera Añana S.L. (40 min)

Catálogos

Imágenes

Tracks

Comentarios