Ir arriba

Torre de Pamparroso Norte (2206 m)

remove-icon
David Atela
Fecha Alta
17/08/2020
Modificado
17/08/2020
1

Las torres de Pamparroso se elevan sobre la Garganta de Hoyo Grande, en mitad de la Canal de Dobresengros, elevando una almena con cuatro cimas. Al margen, de la primera de estas elevaciones (2188 m), las otras tres poseen similar cota y suelen designarse como Norte (2206 m), Central (2214 m) y Sur (2207 m). La cumbre principal del conjunto es un torreón en ruinas por lo que el acceso resulta peligroso. No se debe confundir ninguna de estas cumbres con otra más al S (2218 m), identificada como Torrezuela en los mapas del IGN.

Desde Caín por la Canal de Dobresengros y la vertiente Este (F+)

En Caín (440 m), sin cruzar el puente hacia la margen izquierda del Cares, por donde se entra a la localidad de Caín, tomamos a la derecha una pista que entra en unas majadas ya la que siguen sendos discretos senderos con esa misma dirección (valle abajo). Evitamos perder altura y seguimos una traza principal que empieza a ascender (NE) por la gravera de esta margen derecha. Vamos ganando altura en esta media ladera sobre el núcleo de Caín y aparece una discreta bifurcación: evitamos a la izquierda una traza que continúa a media ladera sin ascender y seguimos, justo por encima de ella, la traza más marcada que gana unos metros a la vez que avanza por esa misma ladera, pero aproximándose a los contrafuertes rocosos que hay encima de nosotros. Se pasa junto a una aguja y la traza decide subir directamente entre pasos sobre roca firme que enlazan las terrazas existentes.

Más a la izquierda, el circo no ofrece salida posible, y así se descubre una fisura oblicua hacia nuestra derecha que es la vía de salida hacia la zona superior. Trepamos por ella hasta salvar el escarpe, y luego retornamos a la izquierda por el hombro que da entrada a la canal de Dobresengros. Es el paso del Sedo Mabro (700 m)(0,40). Ahora avanzamos sobre una traza quebrada que cruza la ladera de matojos y roquedo en dirección (SE) al centro de la canal de Dobresengros. Se entronca con la senda principal que sigue el fondo del valle en esta misma margen izquierda (765 m)(0,55)y ya ascendemos por una traza común, que supera este mismo peldaño del valle y antes de cuyo término transita junto a la fuente del Collado Torno (825 m)(1,05). Culminamos luego el repecho en un discreto hombro (Collado Torno) que da entrada sobre el eje de la canal. Allí, la traza pasa a la margen derecha y sube unos metros hasta el espectacular cierre entre farallones rocosos que constituye el Hoyo de San Ligiesto (1050 m)(1,45).

Nada más entrar en él, evitamos le huella de paso que entra hacia el fondo de esta vaguada y seguimos a nuestra derecha las trazas que enfilan, en duro ascenso, una grieta transversal que se abre paso en esa línea (SSW). Ascendemos con tramos de gravera y peldaños rocosos por el lecho de una canal pedregosa hasta una salida bastante evidente a nuestra izquierda que coin-cide con una mata boscosa en ese lado. Par allí sigue la senda, que pronto abandona el bosque y sale a media ladera en busca de la zona más central de la canal de Dobresengros, sin dejar de ganar altura en ningún momento. Luego empezará a retorcerse en quiebros cortos sobre las canchaleras y pendientes rocosas que bajan de la divisoria con el valle de Moeño. La traza empieza a desdibujarse (S, hitos y traza de paso) y se alcanza un mínimo rellano con posibilidad de vivac a nuestra derecha, en pequeñas balmas de piedra que dan escaso cobijo. A partir de aquí hay dos trazas, una más próxima a la base del roquedo (se vislumbra mejor a la bajada) y otra enfrente (hitos), sobre los resaltes que secundan la canal. Ambas opciones confluyen (SE) para ganar la boca de entrada al Hoyo Grande Bajero, o Gargantada de Hoyo Grande (1905 m)(4,00), bien reconocible una vez que empezamos a descender en su otra vertiente y se abre el panorama en el circo Torre de la Palanca-Tesorero.

Situados en el paso de la gargantada de Hoyo Grande (1905 m), remontamos la ladera de roca rota en dirección a los bastiones de la Torre del Pamparroso, pero en lugar de enfilar una canal angosta y vertical que se dibuja a la derecha del pico, rodearemos en balcón hacia la izquierda (SSE rampa colgada), justo por encima de un primer resalte que domina la bajada hacia el Hoyo Grande Bajero. Se va ganando altura a la vez que rodeamos la torre en sentido horario, en balcón sobre el circo de cumbres que rodean el Hoyo Grande Bajero.

La rampa finaliza en un argayo que nos enlaza con la quebrada vertiente E de la Torre del Pamparroso (se cruza en su extremo superior, atención a este punto en el descenso, zona muy confusa). Ahora remontamos la ladera sobre la otra margen de este argayo-corredor, con cierta tendencia hacia la izquierda para así evitar las salidas más directas hacia la cima N del Pamparroso (alguna es también practicable, aunque con fuerte pendiente terminal). Lo más común es virar un poco a la izquierda y coronar el paso (2188 m)(4,50) abierto justo a la izquierda de la cima Central del Pamparroso, o Torrezuela (2214 m), cota más elevada del macizo pero de acceso más difícil y desagradable.

Desde este paso si podemos coronar, a nuestra izquierda, la cima Sur del grupo (2207 m)(5,00) mediante una subida por terreno inestable que acaba en una brechita y en las estrecheces cimeras (I+, algo expuesto y roca rota).

De regreso al paso (2188 m), resulta ahora sobrecogedor entrar en la vertiente W y flanquear hacia la derecha (I+, roca rota, expuesto y en descenso) por una cornisa dibujada al pie de la cima Central del Pamparroso. Debemos alcanzar un hombro a ese lado (NW), que ya da paso a la vertiente entre esta cota y la cima Norte de la montaña, bastante más practicable. Con todo, nos obliga a un descenso por terreno áspero para así enlazar con las pendientes rocosas más asequibles que la cima Norte del Pamparroso ofrece al W. Despreciamos alguna brechita en la cresta y directamente abordamos esa ladera W del pico, que va a conducirnos sin especial complicación a la cumbre N del grupo del Pamparroso, o Torre del Pamparroso (2206 m)(5,15)(F+).

Desde Caín por Moeño y la vertiente SW (F+)

En la carretera de acceso a Caín, y antes de cruzar el puente sobre el Cares (440 m) que da entrada al pueblo, tomaremos a la derecha una pista que entra en unas majadas. Allí debemos buscar, inmediatamente a nuestra derecha, una senda que sube entre el bosque en revueltas y regresa encima de la carretera (SE), para elevarse en las pendientes al pie de la canal de Arzón. Se avanza en diagonal más a la derecha, sobre buen camino antiguo, aunque sin balizar, y coronamos entre prados la Collada del Pando (570 m)(0,20), justo a la vera de una peña rocosa sobre cuya cima resalta una cruz. Este paraje también se puede alcanzar desde un aparcamiento contiguo a una fuente que encontramos 700 metros antes en la carretera de Cordiñanes a Caín. Allí surge un camino entre los prados de Castro que, con tendencia a la izquierda (N, algo cerrado en el llano), viene a coronar la collada del Pando en su otra vertiente.

La ruta hacia la canal de Moeño sube ligeramente en la ladera por encima de la apilada del Pando, en su vertiente Sur (SE), y pronto entra sobre unos rellanos por encima de los prados de el Castro, donde se ubican las majadas de Arnao (625 m)(0,30). Recorremos esas majadas hacia la derecha, y en su parte alta, entre prados sin segar, surge el camino que continúa montaña arriba (SE). Se sube entre cárcavas terrosas y nos asomamos a la entalladura inferior de la canal de Moeño en el collado la Camba (695 m)(0,40). Ahora avanzamos en horizontal hacia el centro de esa canal (SE, paso de la Cruciada), que alcanzamos en una zona cómoda donde aparece una vetusta fuente. Comenzamos a remontar la canal en su margen derecha (el verdadero curso de aguas se esconde sobre una entalladura mucho más profunda, al sur de la canal) y aparece una bifurcación poco perceptible. Una traza (Las Correntías, difícil de encontrar en subida y fácil en descenso; de hecho, es preferible para el descenso) sigue la margen derecha y se eleva sobre laderas inclinadas de derrubios, en una senda bien hollada pero incómoda para la subida. El otro camino pasa a la margen izquierda y allí gana altura con dificultad entre laderas de roca firme (La Matiella, SSE, luego SE, hitos, traza muy difusa).

Finalmente este segundo camino sube unas vaguadas herbosas, casi por el fonda de la canal, para unirse a la más marcada traza del otro lado, una vez que ésta atraviesa a la margen izquierda, con el fin de culminar ambas una collada lateral en esta margen izquierda, y en coincidencia con el lomo que nos separa del encajonamiento por donde fluye el verdadero curso de aguas (1155 m)(1,45). Ahora ascendemos ese lomo a la izquierda, por una traza que aborda la extensa rampa inclinada donde ya son visibles las majadas de Moeño. Se sube hacia ellas (SE, notable pendiente) por una traza que nuevamente se dispersa entre la pendiente que alberga estos curiosos asentamientos barridos por las avalanchas en invierno. Sólo una de las majadas de Moeño (1270 m)(2,00) ofrece un abrigo útil contra las inclemencias y a malas se puede pasar la noche. La fuente de la Llevinca, un poco más arriba y sobre la otra margen del valle, ofrece agua durante todo el año (1280 m)(2,05).

Tomamos la traza que se acerca desde las majadas a la fuente de la Llevinca y, sin cambiar a la margen donde se encuentra la fuente, subimos junto a la canal principal (SE). Se atraviesa más arriba sobre la margen izquierda, al inicio de una rampa que escapa a ese lado (SW, traza de paso), justo en la base de un escarpe que cierra el circo y hace angosta la canal. Sin embargo, abandonamos la traza de paso y remontamos (izquierda, SSW) directamente esta rampa herbosa, con idea de salvar el escarpe por una vaguada secundaria ubicada a la derecha de la canal principal y por donde suele discurrir un tímido hilo de agua. Se retorna a la izquierda por encima del escarpe y seguimos una traza en la margen derecha de esta vaguada secundaria que arriba alcanza una canal en la ladera, momento en que toda traza de paso más o menos evidente desaparece. Debemos ascender un poco hacia la derecha por toda esta vasta rampa que conforma aquí la canal de Moeño. Más arriba, el panorama se abre y retornamos progresivamente a la izquierda (SE, algún hito), con el telón de fondo de las torres del Hoyo de la Llera y la Celada, para aproximarnos hacia el centro de la canal. No lo haremos todavía en una traza casi descendente que escapa a la izquierda para luego seguir en la otra margen una sucesión de viras y repisas que cortan de derecha a izquierda la vertiente W del Pamparroso. Estamos en el llamado sendero de las Ovejas(1900 m)(3,30). Aquí se alcanza el inicio del corredor rectilíneo que va a conformar la zona terminal de acceso a las puertas de Moeño.

El sendero de las Ovejas y un corredor oblicuo por encima de éste constituyen los dos pasos hábiles para alcanzar la cómoda terraza colgada que ofrece en el W toda la zona cimera del Pamparroso. Escogemos el segundo de ellos, a fin de coronar esta cumbre y permitir la travesía sobre la cuenca de Dobresengros.

Nos aproximamos hacia el centro de la canal justo por encima del siguiente escarpe al camino de las Ovejas y al inicio del corredor rectilíneo que va a conformar la zona terminal de acceso a las puertas de Moeño (1900 m). Nos desviamos ahora de la ruta de Moeño y cruzamos a la izquierda sobre la otra margen del canalón que baja desde ese destino.

Buscaremos, más a ese lado (NNE), un corredor pedregoso escondido entre el farallón terminal del grupo de cumbres del Pamparroso y unas agujas que se desprenden a la izquierda, ya desgajadas sobre esta vertiente de Moeño. Este corredor no se aprecia en toda su extensión hasta que no nos aproximamos a su base, y nos permitirá remontar su fondo, con un resalte importante hacia el centro de su lineal trazado (II-, roca rota, mucho peligro de caída de piedras}, hasta coronar la callada que enlaza estas agujas con el resto de cumbres del grupo de Pamparroso. El tramo final de subida hasta ese callado resulta algo más cómodo, y a su término se entronca una traza que proviene de otra collado más a nuestra derecha y que tiene difícil salida. Una vez en el primer collado citado, se asciende hacia la derecha por la otra vertiente (E, terreno cómodo de roca suelta y firme} y hasta que se presentan ciertas barras rocosas que protegen el acceso a la zona somital. Se salvan algo a la izquierda y se continúa la rampa por el roquedo terminal de la Torre del Pamparroso (2206 m)(4,30)(F+).

Accesos: Caín (4h 30 min).

Catálogos

Imágenes

Tracks

Comentarios