Ir arriba

Pendilla, Peña (597 m)

remove-icon
Javier Urrutia
Fecha Alta
05/09/2020
Modificado
18/10/2020
5

De la parte más occidental de la sierra de Toloño, desciende un barranquillo hacia el Ebro dejando en su margen izquierda la localidad de Labastida/Bastida. Sobre esa vaguada, que es el accidente más relevante del terreno, se encuentra la pequeña lagunilla de Las Truchas. Sobre la margen derecha se establecen, como no puede ser de otra manera, viñedos, salvo sobre un pequeño altozano donde emergen las areniscas. Pese a su modesta altitud ofrece una buena panorámica que se extiende desde la cercana sierra de Toloño hasta las cumbres de La Demanda con su punto culminante, San Lorenzo, aproximadamente en el centro. Desde Labastida podemos realizar un pequeño paseo hasta ese otero que ofrece bellas puestas de sol al ocaso.

Desde Labastida/Bastida (T1)

Salir de Labastida (536 m) hacia la carretera asfaltada que se dirige a la ermita de San Ginés. Caminamos 100 m sobre ella y tomamos un camino de parcelaria a la izquierda (N). Este camino conduce de Tabuérniga pasando por el lugar llamado Tres en Raya, donde los pastores se entretenían practicando ese juego. Caminaremos por la pista durante 1,5 km aproximadamente hasta un desvío a la izquierda (W) con un indicador "Mirador de las Truchas". Ese vial pasa por encima de la balsa de las Truchas y cambia de margen para finalizar en un viñedo (585 m).

Seguimos hacia la cumbre que queda visible a la izquierda (SW). En el camino, que discurre entre parras, hay un par de bancos y pasamos sobre una roca hincada que parece ejercer funciones de mojón. Girando hacia la derecha y luego a la izquierda dejamos los viñedos al contactar con un borde rocoso de arenisca sobre el que debemos alzarnos. Ahora sólo resta caminar hacia la cima por terreno de monte muy cómodo hasta el punto culminante de la Peña Pendilla (597 m).

Labastida/Bastida

Es una de las localidades más importantes de Rioja Alavesa con unos 1500 habitantes, aunque en verano la población se multiplica considerablemente.

El nombre Labastida es ya, de por sí, suficientemente elocuente del pasado de la localidad, ya que fue una villa amurallada a los pies de la sierra de Toloño.

La Calle Mayor concentra varios edificios nobles de la villa realenga y señorial con abundantes escudos blasonados luciendo las fachadas, destacando, entre todos ellos, el palacio de Paternina del s.XVI. Parece ser que Napoleón Bonaparte lo tomó como residencia durante dos noches. En la plaza de la paz podemos ver la casa consistorial declarada monumento nacional de Euskadi, al igual que la cercana iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, construida entre los s.XVI y XVII, y que llama la atención por sus dimensiones. Destaca por disponer uno de los mejores retablos barrocos de la provincia, con sus características columnas salomónicas.

Accesos: Labastida/Bastida (45 min).

Catálogos

Imágenes

Comentarios