Ir arriba

Peña Iñurbe (529 m)

remove-icon
Luis Astola Fernández
Fecha Alta
06/12/2020
Modificado
06/12/2020
1

Advertencia importante: Peña Iñurbe es, hoy por hoy, una cumbre "prohibida"; la normativa del Parque Natural de Gorbeia no permite el acceso a la cima ni a su entorno inmediato.

Estribación oriental de la cumbre de Zorrobarro (709 m), situada en el interfluvio de los arroyos Aranguren y Jaundia, ambos subsidiarios del río Altube, la Peña Iñurbe (529 m) emerge por sorpresa del espléndido hayedo-robledal, integrado en el Parque Natural de Gorbeia, que se extiende entre la línea ferroviaria Bilbao-Miranda de Ebro y la autopista A-68 (Bilbao-Zaragoza); se trata de terrenos situados en su mayor parte en el término municipal de Urkabustaiz y, en menor medida, en el de Zuia. Una suave cuesta trepa a la Peña Iñurbe por su vertiente occidental desde el collado con el altiplano de Urkabustaiz; al N, E y S, en cambio, la peña se desploma en un imprevisto acantilado de roca caliza bastante descompuesta, que llega a alcanzar alrededor de 12 metros de altura en la vertical de la cima.

En el interior de esta extensa superficie forestal, compuesta por varios montes públicos propiedad de los concejos de Izarra, Beluntza, Oiardo, Gujuli, Inoso y Unzá, no existe ningún núcleo de población ni edificio habitado; las antiguas construcciones relacionadas con el aprovechamiento del bosque y de sus recursos (molinos, caleros, ferrerías, tejeras), o las dos ermitas documentadas, Santa Isabel y Santa Marina de Paternabur, construidas en torno a 1550, sucumbieron al paso del tiempo y al abandono hasta llegar a mimetizarse con el entorno.

La creación en 1994 del Parque Natural de Gorbeia incluyó este rico ecosistema dentro de sus límites, contribuyendo a la conservación y protección de las interesantes especies de flora y fauna que alberga. Entre las especies presentes en el entorno de Peña Iñurbe destaca por su interés y rareza el Picamaderos negro o Pito negro (Dryocopus martius) (Okil beltza), el mayor de los "pájaros carpinteros" europeos, incluido como "raro" en el "Catálogo Vasco de Especies Amenazadas de la Fauna y Flora Silvestre y Marina"; una presencia que, sin duda, justificaría por sí sola la especial protección del enclave. En un trabajo técnico realizado para la Diputación Foral de Alava por el ingeniero forestal Olivier Gleizes, durante los meses de julio y agosto de 2011 en estos hayedos de Urkabustaiz, titulado "Estudio de la cantidad de madera muerta en un hayedo", su autor comenta:

"Esta abrumadora preferencia del Pito negro por el sector forestal de Urkabustaiz tiene que ver con las características de sus bosques: grado de madurez, edad y altura del arbolado y complejidad estructural. El área de la Reserva Integral se revela como crucial para la conservación del Pito negro. Recordar que al Pito negro, le gustan las zonas en las que se encuentran:
- Árboles de grandes dimensiones sin ramas bajas que ofrecen altos fustes en los que pueden instalar los nidos;
- Árboles con corteza lisa (haya, álamo temblón) que dificultan más el acceso de carnívoros a la entrada del nido (Martinez-Vidal);
- Abundancia de madera muerta en descomposición, tanto en pie (tocones, árboles muertos, estacas,…) como en el suelo (ramas, troncos y árboles caídos de todo tipo);
- Condiciones de relativa tranquilidad y ausencia de perturbaciones (Notamos que la zona del Altube es la menos turística del Parque y así, la más tranquila, especialmente en la Reserva Integral donde no existe explotación forestal)."

Algunas razones para NO ascender a Peña Iñurbe

En este vasto territorio forestal, desprovisto de cimas relevantes y escasamente conocido salvo por los propios lugareños y por los recolectores de setas en temporada, la Peña Iñurbe (529 m) es una cumbre singular y un tanto insólita por las especiales connotaciones que le confiere su declaración como Reserva Integral dentro del PORN (Plan de Ordenación de los Recursos Naturales) del Parque Natural de Gorbeia. Este documento define las reservas integrales como:

"...zonas que por su diversidad forestal o por su pureza merecen su declaración como tales, con el fin de conocer su evolución o dinámica sin intervención humana. Una de ellas se ubica en el corazón del bosque de Altube (Peña Iñurbe) y constituye una mezcla de hayedo y robledal. Su límite viene dado por el polígono que se define con los siguientes puntos o coordenadas U.T.M. (en metros):

COORDENADA X COORDENADA Y
507964 4760307
507959 4760199
507948 4760101
507940 4760080
507814 4760006
507731 4759959
507884 4759826
508058 4759830
508190 4759769
508343 4759851
508385 4760108
508296 4760174
508236 4760189
508169 4760286
508110 4760331
507964 4760307

La otra se sitúa en la ladera sur del barranco del Bortal y está constituida por manchas de bortal, marojal y robledales de roble albar y pedunculado."

Con el objetivo de "conocer la evolución de la zona sin ningún tipo de intervención humana", el documento propone "realizar el amojonamiento o marcaje de estas zonas y proceder a su vallado si fuera necesario" y redacta una normativa bastante rigurosa de cara a su protección:

"Se prohíbe todo tipo de actividades, realización de trabajos de construcción o mantenimiento de infraestructuras y edificaciones o cualquier otro tipo de actuaciones humanas. Se exceptúa lo siguiente:
– Paso para la vigilancia.
– Labores de extinción de incendios.
– Mantenimiento manual de las pistas.
– Circulación de vehículos por motivos de seguridad e incendios.
– Todas aquellas actividades permitidas expresamente por el Organo Responsable de la Gestión del Parque en función de su excepcionalidad, siempre que no atenten contra el objetivo de estas zonas."

En una lectura minuciosa de los documentos que regulan la gestión de este espacio natural protegido (PORN y PRUG del Parque Natural de Gorbeia), así como de la normativa de ámbito europeo relacionada con la protección y conservación de la ZEC "Gorbeia", no encontramos una prohibición literal al tránsito de personas por el interior de las zonas declaradas reserva integral.

Pero en la comparación con el párrafo referido a las "Zonas de Reserva", definidas como "...zonas de muy alto valor ecológico o singulares, en las cuales se permiten sólo actividades destinadas a la mejora y conservación natural", entre las excepciones a las prohibiciones que establece la normativa (el párrafo de prohibiciones tiene idéntica redacción en los dos casos), se menciona expresamente: "a) Paso para vigilancia. b) Paseo siempre que ello no conlleve el empleo de vehículos a motor...". El hecho de que las excepciones en la Reserva Integral no incluyan esta posibilidad de "paseo" induce a pensar que incluso esta actividad, aparentemente inocua y, en principio, respetuosa con el medio, no estaría permitida en dichas zonas.

El Anexo III al PRUG del Parque Natural y ZEC Gorbeia, en el apartado que hace referencia de manera genérica a las actividades deportivas organizadas en el interior del ENP, sí incide expresamente en evitar las zonas de protección especial para la práctica de estas actividades:

"Cualquier tipo de evento deportivo organizado cuya actividad se desarrolle, en parte o en su totalidad, en el interior del ENP (carreras de montaña, de orientación, marchas montañeras, marchas BTT o ecuestres y otros), deberá contar con la autorización del Órgano Gestor (...). El trazado de las actividades podrá condicionarse a los requerimientos de los elementos clave del ENP y a su zonificación, evitando las zonas de protección especial (Reserva Integral, Reserva, Protección u otras específicas de protección de especies)".

Esta actitud proteccionista, que restringe de manera explícita las actuaciones a realizar en el espacio natural, nos había planteado durante mucho tiempo dudas sobre la posibilidad de penetrar en el territorio acotado como reserva integral para acceder a esta cumbre tan sugerente como poco conocida a efectos montañeros; para que no quedase ninguna duda al respecto, una consulta al guarda forestal de la zona nos confirmó la prohibición absoluta de practicar senderismo o de recolectar setas u otras especies vegetales en este espacio, además de realizar actividades cinegéticas o forestales de cualquier tipo.

En definitiva, nos encontramos ante una cumbre bien definida, Peña Iñurbe (529 m), zonificada como Reserva Integral por el PORN del Parque Natural de Gorbeia y, por tanto, de acceso no permitido. La conveniencia o no de incluirla en el catálogo de Mendikat también nos planteaba serias dudas, por el posible efecto llamada que pudiera suponer su divulgación en una web de montaña con multitud de seguidores ávidos de nuevos objetivos. Finalmente, la decisión de incorporarla al catálogo de cimas alavesas de Mendikat, que puede resultar controvertida, responde, por un lado, a criterios puramente físicos y orográficos: es necesario dejar constancia de su existencia; y, por otro, a la voluntad de informar a los aficionados sobre su singularidad ambiental y legal que, por contradictorio que parezca, desaconseja en todo caso su visita.

Desde el puente de Jaundia al collado W de Peña Iñurbe

Entre los caseríos Oñate y Eskartegi, en torno al km 28,6 de la carretera A-624 de Altube a Ziorraga existe un ensanchamiento a la izquierda del asfalto para aparcar media docena de vehículos junto al asfalto, bajo el cual se inicia un camino forestal descendente hacia el río Jaundia (375 m).

Al llegar al río, se puede optar por vadearlo o tomar una senda a la derecha que conduce en breve al puente de Jaundia, construido por los canteros Agustín Ibarrondo y Francisco Antonio Arratia sobre la antigua vía de comunicación entre Vitoria y Bilbao por Altube en 1776, "...al año siguiente de las graves inundaciones que afectaron gravemente a muchos puentes de la comarca". El puente, de 40 metros de longitud y una calzada empedrada de 4,60 metros de ancho, salva el cauce con un elegante arco de medio punto de 12,40 metros de luz y 6,20 metros de flecha sobre la corriente. El libro de A.Azkarate y V.Palacios "Arabako Zubiak. Puentes de Álava" (Dpto.de Cultura - Eusko Jaurlaritza, 1996), de donde se han extraido los datos, completa la descripción del puente en estos términos:

"El puente responde a la tipología común que se extenderá en la cuenca cantábrica alavesa durante el siglo XVIII: único arco que voltea en medio punto mostrando una luz de generosas dimensiones, grandes dovelas bien escuadradas en las boquillas, sillarejo ordenado en hiladas regulares para la plementería y mampostería para el resto de la obra. Unas curiosas manguardias dispuestas a modo de aletas y una cuidada calzada completan el conjunto."

Al otro lado del puente, continúa un pisado sendero hasta una pista forestal, que se toma a la izquierda. En breve recorrido se enlaza, prácticamente junto al río, con la pista procedente del vado; el rodeo por el puente para no chapotear en el agua no ha consumido más de cinco minutos (0,10 desde el inicio). Seguimos a la derecha, dando la espalda al río, hasta una próxima bifurcación de pistas (0,13), donde elegimos el ramal de la derecha, dejando una chapa rotulada como reserva de caza clavada en una joven haya a la izquierda. Seguir la pista sin desviarse, inmersos en el hayedo, hasta que aparecen los primeros indicadores de la Reserva Integral (0,30), que tejen de poste a poste a la izquierda del camino una especie de cercado imaginario que no debemos traspasar.

La pista, bastante naturalizada, circunvala el área acotada bajo las empinadas laderas de Peña Iñurbe, con algún árbol caído cerrando el paso, y rodea el relieve por la derecha (N) hasta el collado que forma con la estribación procedente de la cima de Zorrobarro (0,45). A pesar del aislamiento del lugar, el rumor de la autopista es casi constante; de rato en rato, los pajarillos enmudecen ante el estruendo de los trenes que recorren la ladera sobre nuestras cabezas. Desde el collado, amplio y boscoso, hay que resistir la tentación de ascender la suave rampa de la izquierda, entre hayas y robles punteados de jóvenes majuelos, para no invadir la vetada cima de Iñurbe (529 m), donde predominan los robles. En el punto más elevado, situado cerca de un poste que recuerda que se trata de terrenos pertenecientes a una Reserva Integral del Parque Natural de Gorbeia, asomado al cantil rocoso, crece un roble puntiseco.

Desde el collado, último punto de acceso permitido, podemos optar entre retroceder por la misma ruta o cambiar a la vertiente SE, por donde se encajona en vaguada una senda semiperdida. En algún rincón de esta ladera, cubiertas de musgo, se esconden en el hayedo las viejas piedras de la desaparecida ermita de Santa Marina de Paternabur, fechada alrededor del año 1550. Gerardo López de Guereñu, en "Álava. Solar de Arte y de Fe", comenta al respecto: "Santa MARINA, en Altube. A la izquierda de la carretera en dirección a Bilbao, frente a los caseríos de Altube, aseguran existió una ermita dedicada a esta Santa". Salvador Velilla Córdoba, en el artículo "El Río Jaundia" (Revista Aztarna nº 40. Amurrio, 2010), apunta: "También se levantó en medio de estos tupidos bosques la ermita de Ntra. Sra. de Paternabur, donde se decía misa el día de la Visitación y de la que aún pueden verse restos de unos muros no lejos de las Ventas de Ugazi."

La senda, al principio delimitada a la izquierda por la barrera virtual que dibujan las balizas de la Reserva Integral, acabará convertida más abajo en camino forestal, que va girando en dirección N; abandonado definitivamente el límite de la zona acotada, con el cauce del Jaundia a la derecha, enlazaremos con la pista seguida a la ida, a corta distancia del vado y del puente, desde donde regresamos al punto de inicio en la carretera (1,30).

Las rutas fuera de senda por el bosque de Altube, en general bastante limpio pero rico en vaguadas y barrancos enrevesados, solo se aconseja a personas con buen sentido de la orientación y habituadas a caminar por este tipo de terrenos sin puntos de referencia evidentes. Dada la peculiaridad del enclave desde el punto de vista legal y ambiental, quizás sería conveniente en esta ocasión abstenerse de adjuntar a la reseña tracks y herramientas similares que faciliten en exceso la aproximación y propicien la proliferación de visitas a un lugar tan vulnerable; volvemos a recordar, asumiendo la contradicción que supone la publicación de esta reseña en una web de montaña, que Peña Iñurbe es una cumbre a la que NO hay que ascender.

Acceso: Puente de Jaundia, hasta el collado occidental de Peña Iñurbe (45 min)

Catálogos

Imágenes

Tracks

Comentarios