Ir arriba

Mendillas (573 m)

remove-icon
Luis Astola Fernández
Fecha Alta
09/03/2021
Modificado
10/03/2021
7

La presa de Urizar actúa como puente de unión entre las cotas simétricas de Urizar (592 m) y Mendillas (573 m), asomadas a las aguas del embalse de Ullibarri Ganboa entre el sector del islote de Orenin y las balsas que forman el Parque Ornitológico de Mendixur; ubicadas en posición elevada, en el corazón mismo de las "Colas del Embalse de Ullíbarri/Ullibarri-Gamboako Urtegiaren Muturrak", ambas cumbres constituyen miradores privilegiados sobre este espacio incluido en la lista del Convenio Ramsar sobre zonas húmedas de importancia internacional.

Denominado en otras fuentes como Alto de las Canteras, por las actividades extractivas, lejanas en el tiempo, que han dejado huella en forma de socavones en la cumbrera del cerrillo, el topónimo Mendillas viene recogido por José Antonio González Salazar en su "Toponimia Menor de Salvatierra" (Cuadernos de toponimia, vol.4 - Diputación foral de Álava. Vitoria-Gasteiz, 1987).

La "Ruta Verde Vuelta al Embalse de Ullíbarri Gamboa", y más concretamente la ruta sur por las colas del humedal, utiliza el senderillo que recorre la loma de Mendillas como breve alternativa a un tramo de pista entre Urizar y el Parque Provincial de Garaio. Un banco de madera colocado de manera estratégica en la cima permite disfrutar cómodamente de las vistas, de enorme calidad paisajística, hacia la lámina de agua y hacia el islote del desaparecido pueblo de Orenin, ocupado en la actualidad por una importante colonia de cigüeñas, que han construido sus nidos sobre las ruinas de la antigua parroquial de San Lorenzo.

Desde el aparcamiento del Parque Ornitológico de Mendixur

Se alcanza el aparcamiento de la zona de recepción del Parque Ornitológico de Mendixur (558 m) desde la carretera de acceso al Parque Provincial de Garaio, por una parcelaria a la izquierda señalizada con el logotipo de Mendixur.
Recorrido sencillísimo y de nulo desnivel, que complementaremos con la interesante visita al Parque Ornitológico de Mendixur, con la vuelta al embalse de Ullibarri o con el ascenso a cualquiera de las numerosas cotas que rodean su sector meridional: Urizar, Sarralde Gaina, San Miguel, Dendóriz, Muskurio, Gando, La Dehesa...

El amplio camino de parcelaria que se dirige al W desde el aparcamiento deja atrás el recinto vallado del parque ornitológico y alcanza enseguida, entre terrenos de cultivo, un poste de señales de la "Vuelta al Embalse", que indica 2,7 km a Garaio y 9,7 km a Nanclares/Langara Ganboa. Continuando en esta última dirección, en breve se llega a la base de la alargada loma, anecdótica desde el punto de vista montañero, salteada de quejigos y enebros; un corto senderillo remonta la mínima rampa y se encarama a la cima de Mendillas (573 m), con su banco panorámico.

La pisada senda prosigue por la loma al W hasta la cercana parcelaria, junto a tres mojones de término entre los municipios de Barrundia y Elburgo, y desciende luego al dique que represa las balsas de Mendixur, que en época de aguas altas desaguan al embalse el sobrante de los aportes del canal del río Alegría, procedente de las laderas de Azazeta.

Al otro lado de la presa se encuentra el solitario caserío de Urizar, único resto de la aldea anegada a finales de la década de los 50; en el extremo occidental del dique, a escasa distancia de la cubeta destinada al abastecimiento de agua potable a Vitoria-Gasteiz y Bilbo, un lamentable vertedero a los pies de una txabola cochambrosa y totalmente fuera de lugar espera que alguno de los organismos responsables de la salubridad y limpieza de este espacio (Amvisa, Diputación, Ayuntamiento de Barrundia...) tome alguna medida al respecto.

Acceso: Parque Ornitológico de Mendixur (15 min)

Texto sobre Orenin en el panel situado junto a la presa de Urizar
"ORENIN: antes un pueblo, ahora una isla para las zancudas.
El llenado del embalse a finales de los años 50 inundó varios pueblos: a su izquierda puede ver lo que queda de Urizar y en la isla que tiene frente a usted todavía se distingue la torre de la iglesia de San Lorenzo del pueblo de Orenin.
En esos años en Orenin vivían 62 personas repartidas en 15 casas, había una iglesia, una ermita y tierras para la labranza y el ganado. Hoy son otros sus habitantes. En estas 7 hectáreas conviven muchas y diversas especies de aves. Los nuevos vecinos cambian a lo largo de las estaciones, unos se asientan durante todo el año, pero otros son veraneantes o invernantes. La familia más conocida es la colonia de cigüeñas blancas y una de las más raras, la de los colimbos que llegan huyendo de las olas de frío del norte de Europa.
Así, Orenin se ha convertido, sin proponérselo, en una zona protegida y resguardada de la acción humana al estar rodeada de agua. Es la residencia ideal para estos vecinos emplumados que encuentran aquí un lugar seguro para la cría."

Catálogos

Imágenes

Comentarios