Ir arriba

San Kristobal (733 m)

remove-icon
Luis Astola Fernández
Fecha Alta
23/04/2021
Modificado
23/04/2021
4

San Cristóbal es probablemente el santo más montañero del santoral cristiano. Sólo en la geografía alavesa y sin agotar el inventario, se registran alrededor de una decena de cimas bajo la advocación de San Cristóbal o de su versión euskaldún, San Kristobal, repartidas en su mayoría por la mitad sur del territorio, entre las comarcas de Rioja, Montaña Alavesa y Kanpetzu; el número de ermitas enclavadas en zonas de montaña dedicadas a este popular santo, patrono de caminantes y viajeros en general, o la huella toponímica dejada por antiguos templos ya desaparecidos, resultan también abundantes.

El San Kristobal (733 m) que traemos a colación es un cerro boscoso con cierta presencia en alguno de sus frentes, situado al final de un apéndice que se estira al sur desde el modesto macizo culminado por la cumbre de Millau (743 m), entre las localidades de Maeztu y Atauri, aunque ya en terrenos dependientes de este último concejo; a pesar de su cercanía a los límites del Parque Natural de Izki, la cumbre queda fuera del espacio protegido.

En la cima del cerro se conserva un tumulillo muy rebajado, donde aún se aprecia el contorno de un reducido recinto cuadrangular, unico resto visible de la ermita dedicada a San Cristóbal que ocupaba la cumbre al menos hasta la primera mitad del siglo XVIII. José Ignacio Vegas Aramburu, en su obra "Románico en Álava. Itinerarios para su visita y conocimiento" (Eusko-Ikaskuntza. Donostia, 1985), comenta al respecto: "San Cristóbal. En el documento de 1731 se cita junto con la de San Martín. Debió estar situada en un cerro cercano a la de la Soledad."

Gerardo López de Guereñu, en su minucioso trabajo "Álava. Solar de Arte y de Fe" (Vitoria, 1962), aporta algún dato más sobre la fecha de extinción de la ermita: "San Cristóbal, en Atauri. Estuvo enclavada en un cerro cercano a la ermita de la Soledad que todavía se conserva. En la visita efectuada en 1731 se cita esta ermita, pero ya en 1760 no la encontramos entre las visitadas, por lo que es lógico suponer que para esta fecha había desaparecido".

Por el contrario, ni los mapas toponímicos editados por el ayuntamiento de Arraia-Maeztu ni la diversa cartografía oficial la mencionan ni incluyen símbolo alguno al respecto. Aún más sorprendente resulta, en cualquier caso, que el Departamento de Cultura del Gobierno Vasco no haya incorporado este vestigio patrimonial, que corresponde a un templo de montaña humilde pero mínimamente documentado y con algunos restos visibles, entre las zonas de presunción arqueológica del municipio.

Próxima a levante de San Kristobal se alza la graciosa Ermita de la Soledad, que conserva el ábside semicircular del primitivo templo románico (s.XIII). En las jambas de la sencilla portada son visibles algunos grabados, entre ellos un pez esquemático con cruces incisas, de datación indeterminada, que algunas fuentes interpretan como un icono del cristianismo primitivo.

Un panel de la Red de Itinerarios Verdes de Álava colocado en el entorno del templo, junto al trazado del Vasco Navarro, describe las características más notables de esta ermita (la referencia en el texto al río Berrón, como se ha denominado erróneamente al Ega de Azazeta en los últimos 50 años, es una muestra de lo hondo que ha calado este error toponímico y de lo mucho que queda por corregir para subsanarlo):

"Está situada en un pequeño llano, a la derecha del río Berrón y de la carretera, poco antes de llegar a Atauri. Es una pequeña construcción románica; de su estructura medieval conserva el ábside semicircular de buena sillería y algunos canecillos en la parte exterior. La nave rectangular con cubierta de madera es posterior. En la fachada Sur del presbiterio se abre una ventana del siglo XIII, con dos arquivoltas sin decoración. En el mismo frontis quedan restos de capiteles románicos. La portada, al Sur del templo, es sencilla con arco de medio punto. Es la parte añadida al templo sin interés artístico. La Virgen de la Soledad, probablemente del siglo XVII, se encuentra sobre una peana construida con sillares a la derecha del altar. Se celebra alguna misa en mayo, el 15 de agosto y el 8 de septiembre".

Desde Maeztu

Hay que circular por la tranquila carretera entre Maeztu (645 m) y Korres durante 1,5 km, punto en el que surge a la izquierda (NE) un camino de parcelaria que corre entre campos de labor al pie de la frondosa fachada sur de Millau (743 m); al frente se muestra la airosa elevación de San Kristobal (733 m), culminando el extremo meridional de un apéndice desprendido desde el cuerpo principal del relieve.

La pista asciende suavemente entre el arbolado hasta un collado cultivado, donde efectúa un ángulo recto a la derecha y se orienta al sur por el borde de una parcela, rematada por un promontorio cubierto de quejigos, pinos, matas de boj y enebros donde se localizan, tras un corto tramo por una desdibujada trocha, los vestigios de la ermita desaparecida en el siglo XVIII que dan nombre a la cima de San Kristobal (733 m).

Tras descender por el mismo camino, merece la pena tomar, 350 metros antes de llegar a la carretera de Korres, la pista que se desgaja a la izquierda (SE) para, tras dejar atrás la colina de Solarte (711 m) y el término de Isuastea, rodear por buenos caminos de parcelaria el cerro San Kristobal y enlazar junto a la Ermita de la Soledad con la Vía Verde del Antiguo Ferrocarril Vasco Navarro, coincidente en este tramo con el PR-A 61 "Ruta circular por la Montaña Alavesa".

El relajado camino señalizado, ilustrado con paneles informativos sobre los elementos relacionados con el extinto ferrocarril, nos devuelve por la pasarela sobre la carretera A-132, junto al cauce del Ega y el parque de Zumalde, hasta el núcleo de Maeztu (2,00).

Acceso: Maeztu (40 min)

Catálogos

Imágenes

Tracks

Comentarios