Ir arriba

Las Ripas (755 m)

remove-icon
Luis Astola Fernández
Fecha Alta
08/05/2021
Modificado
08/05/2021
5

La sierra de Narvaja / Narbaxa mendilerroa, estribación paralela a la sierra de Urkilla en transición a las tierras de la Llanada, forma una amplia media luna entre las localidades de Zalduondo y Narbaiza. Presenta un relieve suave con cobertura de hierba, aprovechado como zona de pasto para el ganado de los pueblos que se asientan a sus pies, pertenecientes a los términos municipales de Donemiliaga/San Millán, Asparrena y el propio Zalduondo. A lo largo de nueve kilómetros, su cumbrera se mantiene en torno a la cota de 700 metros, donde sobresalen varias cimas de fisonomía dulce, prominencia contenida y altitud pareja: Beitia (768 m), Korrosparri (756 m), Las Ripas (755 m), Gorpidaran (754 m),...

El tramo central de la sierra, donde la línea se comba y dibuja un arco abierto al sur, pertenece a los concejos de Arriola y Gordoa, un sector del municipio de Asparrena, encastrado en terrenos del de San Millán, que prolonga sus límites hacia el norte hasta tocar tierras oñatiarras en la sierra de Urkilla, entre las alturas de Milpiribil (1277 m) y Zurkurutz (1214 m).

Los dominios de la junta administrativa de Arriola en el propio eje de la sierra de Narbaxa cuentan con tres cotas destacadas: Batiz (735 m), El Montico (732 m) y Las Ripas (755 m), esta última compartida con la junta de Gordoa; el orónimo "ripa", emparentado etimológicamente con términos como "ribera" o "ribazo", hace referencia a un terreno en declive, descripción que casa a la perfección con la apariencia de estos montes, de suaves pendientes en la falda meridional y caída más brusca hacia la vertiente norte.

La aproximación a la sierra desde el llano se realiza por medio de pistas y buenos caminos, en algunos casos señalizados, como el PR-A 3013 que asciende desde Gordoa hasta el paso abierto entre Gorpidaran y Las Ripas; en este mismo collado se enlaza con el sendero GR 25 "Vuelta a la Llanada a pie de monte", en su etapa entre Zalduondo y el monasterio de Barria, que en esta ocasión trepa a la montaña y recorre toda la cuerda entre las cimas de Las Ripas (755 m) y Bokario (690 m).

Desde Gordoa

En el concejo de Gordoa (630 m), arracimado en un pequeño promontorio, llama la atención su parroquial de la Asunción, con fábrica del siglo XVI sobre restos del primitivo templo románico, como su espléndida portada, con arquivoltas ricamente decoradas con estrellas o frutas y capiteles donde destacan un rostro de dama con el típico tocado alavés y un enigmático personaje masculino con serpientes saliendo de su boca.

En el siglo XVIII se adosa a la iglesia una airosa torre, motivo de chanza en la zona por su atípica ubicación en la fachada oriental, en la cabecera del templo, en lugar de situarse a los pies, como es habitual. Según el dicho popular, la iglesia de San Román de San Millán carece de torre porque el fuerte viento solano que suele soplar en la zona la arrancó un día y la llevó hasta su actual emplazamiento en Gordoa; en la variante que nos contó con retranca una paisana del pueblo, fueron los pájaros quienes se llevaron volando un día de viento sur la torre de San Román, pero no acertaron a colocarla en el lugar correcto de la iglesia de Gordoa.

A la salida del pueblo hacia Galarreta, junto a las siluetas oxidadas de un pastor con sus cabras y ovejas, seguimos la indicación del PR-A 3013, que enlaza Gordoa con el hayedo y las campas de Iturrigorri, cercanas al santuario de Arantzazu, en un recorrido de 9,5 km por los hayedos de Urkilla. Al otro lado del asfalto, una amplia parcelaria corre entre campos de labranza hasta trasponer una barrera metálica; la abandonamos en este punto para seguir de frente el camino que se adentra en el barranco del arroyo Gordoa, donde continúan algunas desvaídas marcas blancas y amarillas del PR.

En el lecho de roca erosionado por la erreka, orlado en primavera por variedad de preciosas orquídeas, se escurre apenas un hilillo de agua; durante el grato paseo por la vaguadilla de Gordoa erreka, anotamos como elementos más singulares una fuente de exiguo caudal con hermosa aska de piedra y las antiguas rodaduras del paso de los carros por las margas calizas del camino. Tras cruzar una vieja cancela metálica, se enlaza de nuevo con la pista poco antes de un collado hitado con un poste de señales del GR 25; las marcas del PR se pierden hacia los bosques de la otra vertiente.

Un camino descarnado a la izquierda, con pintura roja y blanca del GR, asciende por la verde loma hasta una primera cota. Tras salvar una alambrada provista de caballete, se alcanza la despejada cima de Las Ripas (755 m), señalada por un taco geodésico y dotada de vastas panorámicas hacia las tierras de la Llanada oriental y hacia las cumbres de Altzania, Urkilla y Elgea.

La prolongación del paseo por la agradable loma herbosa al W alcanza otra cota lastrada por taco geodésico antes de un descenso más pronunciado hasta el collado Arriolate, cruzado por una desproporcionada pista y provisto de aparcamiento y banco panorámico hacia la boscosa vaguada norte. Un rótulo informa que los terrenos se explotan cinegéticamente como "zona industrial de caza", es decir, como coto intensivo de caza "sembrada".

Es posible regresar a Arriola y Gordoa en rápido descenso por la pista o, mucho más interesante, continuar navegando las lomas de la sierra por las cumbres de El Montico (732 m), Batiz (735 m) y Bokario (690 m), pudiendo interrumpir la ruta a voluntad para descender por caminos evidentes a Arriola o Narvaja/Narbaiza; las rectilíneas parcelarias permitirán luego alcanzar el núcleo de Gordoa, prácticamente sin tocar asfalto (2,00 el recorrido circular propuesto en el mapa a partir de Gordoa, por Las Ripas, El Montico y Batiz, y regreso por las pistas desde Arriola).

Acceso: Gordoa (40 min)

Catálogos

Imágenes

Comentarios