Ir arriba

Zarandona (322 m)

remove-icon
Luis Astola Fernández
Fecha Alta
22/05/2021
Modificado
23/05/2021
1

Zarandona (322 m) es una pequeña pero aparente colina situada en tierras ayalesas, a media distancia entre el concejo de Murga y la villa de Respaldiza, capital administrativa del municipio de Aiara/Ayala; el límite entre ambas localidades corre por la cumbre del cerro.

La colina, cubierta de pinos, robles, carrascas y fresnos, se alza sobre un típico paisaje cantábrico de prados cercados donde pastan yeguas y pequeños grupos de ovejas; un revoltoso rebaño de cabras mantiene limpio de zarzas el propio monte y su sotobosque.

Podemos aprovechar el breve paseo a Zarandona para callejear por Respaldiza y conocer su notable patrimonio arquitectónico, representado por su parroquial de la Asunción (s.XVII-XVIII), con hermosa portada tardorrománica de un templo anterior; la Casa Consistorial (s.XVIII), voluminoso edificio barroco con amplios soportales que sirven de pórtico a la iglesia y trabajado escudo nobiliario de los Ayala sobre el balcón corrido de la fachada; el conjunto del Palacio Atxa (s.XVII-XIX) y sus anexos, de aspecto maltrecho y necesitado de obras urgentes; el barroco Palacio Cerragería (s.XVII); o la remozada Torre de Txabarri (s.XV-XIX), fuera ya del casco urbano, primitivo solar del linaje ayalés de los Atxa.

Desde el cruce de Los Olmos (A-624)

La situación aislada de Zarandona entre carreteras y la profusión de alambradas en torno al monte, sin sendas claramente transitables, no animan a aventurarse más allá de un simple ascenso hasta la cima por el camino forestal que nace en la propia carretera A-624, a 300 metros del cruce de Los Olmos (235 m) en dirección a Respaldiza, pasada una señal de peligro por fauna; desde la propia capital ayalesa (310 m), la entrada al camino dista 1,3 km de osada travesía por los estrechos arcenes del vial.

El camino en zanja, encajonado bajo sendos taludes y sombreado por la vegetación, trepa rápidamente por el espinazo meridional del monte hasta alcanzar unas portillas metálicas cerradas, que habrá que superar mediante un delicado ejercicio acrobático.

Una vez traspuesto el obstáculo, la senda asciende por un pastizal entre pinos mantenido por una manada de inquietas y curiosas cabras; los numerosos restos de plástico diseminados entre el arbolado afean el espacio y le dan un lamentable aspecto de abandono y suciedad, que alguien debiera corregir.

La cima de Zarandona (322 m), recorrida por una alambrada y sin señal que la identifique, se alcanza por senderillos difuminados entre hierbas altas, a la sombra rala de algunos robles trasmochos.

Acceso: Los Olmos (15 min); Respaldiza (25 min)

Catálogos

Imágenes

Tracks

Comentarios