Ir arriba

Monte de Busto (747 m)

remove-icon
Luis Astola Fernández
Fecha Alta
28/05/2021
Modificado
09/06/2021
2

Entre las pequeñas pedanías treviñesas de Golernio, Busto de Treviño y Cucho se extiende una serrezuela formada por varias cotas perfectamente individualizadas, dotadas de prominencias relativamente importantes teniendo en cuenta las discretas altitudes que ostentan; se trata de cerros modestos, pero con destacada presencia en el sobrio paisaje agroforestal que caracteriza a este sector del anacrónico enclave castellano en territorio alavés.

De norte a sur, bien diferenciadas, se alzan las cumbres de Andoñana (694 m), Pusatos (721 m), Monte de Busto (747 m), Galzarra (729 m) y Llana de Cucho o simplemente Kutxo (694 m); sobre la cabecera del embalse de Arrieta, algo desgajados al E del macizo principal, se levantan el Alto del Cerro (647 m) y el más humilde San Esteban (643 m); de manera general se puede denominar al conjunto como sierra de Busto, en referencia a la localidad que se ubica en posición más elevada en el centro del relieve.

La cota más alta se conoce como Monte de Busto (747 m), denominación recurrente en la cartografía del IGN y confirmada sin ninguna duda por un paisano de Golernio, aparentemente bien informado, a quien pudimos preguntar sobre los topónimos de la zona; en algunas fuentes se insinúa para la cumbre el término Los Campetes. El topónimo Lejerán (Lejaran o Lexaran), rotulado en muchos de los mapas consultados, parece referirse a la amplia vaguada cultivada al pie de la ladera oriental del monte.

La mayor parte del Monte de Busto, bajo cuya fachada norte se agazapa el caserío de Golernio, aparece cubierta por un prieto bosque de quejigos, auténtica reserva de fauna donde medran corzos y jabalís y encuentran refugio tejones, raposos o ginetas, favorecidos por la espesura vegetal y por la escasa presencia humana. Por sus laderas se abren paso buenos caminos forestales y hasta una amplia pista de servicio que trepa hasta la balsa de agua que ocupa la mesetilla cumbrera del cerro.

El estanque, vallado en todo su perímetro para evitar accidentes, se llena con agua bombeada desde el embalse de Arrieta, destinada al riego de los sedientos campos de cultivo que cubren aún amplias superficies de la comarca y que dibujan en el paisaje un mosaico variopinto de colores, cambiantes en cada estación; sin duda la primavera, con su amplia paleta de verdes y la vistosa flora que albergan estos montes (a destacar la riqueza y variedad de orquídeas que adornan sendas y llecos), es la época más agradecida para recorrerlos.

Desde Golernio

A pesar de su modestia, o gracias a ella, la sierra se presta a interesantes y pacíficos itinerarios, prácticamente inéditos, por un territorio solitario y agreste. Junto al habitual tratamiento individual otorgado a cada cumbre en sus respectivas reseñas, en algunas de ellas proponemos rutas circulares, previamente realizadas, que posibilitan enlazar varias cimas en un único paseo; en esta ocasión, el recorrido desde Golernio permitirá ascender de manera opcional a las cotas de Andoñana, Galzarra, Monte de Busto y Pusatos.

Golernio (650 m) es una pequeña y tranquila localidad situada en la falda norte del Monte de Busto, con acceso desde la carretera BU-742, cerca de Doroño, por un ramal secundario (BU-V-7441) que la comunica, por Busto y Cucho, con la cabecera municipal del Condado de Treviño. Entre las casas del pueblo destaca la parroquial dedicada a la Asunción, sobria y compacta, fechada en el siglo XVI, con una torre maciza y achaparrada, adosada al pie de la nave, que apenas sobresale del resto del edificio; se conservan algunos restos románicos poco visibles y la sencilla portada muestra en su labrado dintel la fecha de ejecución (1905).

Se abandona el lugar junto a la iglesia por la pista agrícola que se dirige al E-SE entre campos de cereal, hasta alcanzar una bifurcación señalada por una rústica cabaña. Si se quiere visitar el cercano y visible cerrillo de Andoñana (694 m), el ramal de la izquierda trepa prácticamente hasta su cima (15 minutos, ida y vuelta). Se sigue el carretil junto a la cabaña, con el Monte de Busto cerrando el horizonte a la derecha, en suave ascenso hasta la proximidad de un collado en el cordal de Galzarra (729 m) (desde el collado, una difuminada trochilla trepa por la lomada y permite ganar la aplanada cuerda y la escondida cima de Galzarra (729 m) en un cuarto de hora algo trabajoso, con posibilidad de continuar la ruta hacia el Monte de Busto por la brecha trazada bajo una línea eléctrica, sin necesidad de regresar a este punto).

Antes del collado, tomamos el camino de tractor que sale a la derecha (W), cruza bajo dos tendidos eléctricos sucesivos y asciende con pendiente moderada hasta la alberca de riego que ocupa la árida cumbrera del Monte de Busto (747 m); en un pequeño promontorio cubierto de vegetación al norte del estanque, apilamos unas pocas piedras para señalar la cima. Buenas panorámicas hacia tierras treviñesas y hacia la fachada meridional de Gasteizko Mendiak, en el sector entre las Conchas de Arganzón y el puerto de Vitoria.

La pista de servicio de la balsa de riego baja en cuatro bruscas revueltas hasta la carretera, que tomamos a la derecha hasta un alto próximo; desde aquí se puede ascender a la izquierda, por las rodadas dibujadas por la maquinaria en los campos de cereal, hasta el Alto de Pusatos (721 m) (15 minutos, ida y vuelta), o regresar directamente por el asfalto hasta el apretado caserío de Golernio (2,00 el recorrido completo, con ascenso a las cuatro cumbres, teniendo en cuenta las previsibles dudas en algunos puntos del itinerario y sin contar paradas).

Acceso: Golernio (30 min)

Catálogos

Imágenes

Comentarios