Ir arriba

Montaña de Gáldar (434 m)

remove-icon
Victor Luis De Pedro Goiri
Fecha Alta
03/06/2021
Modificado
05/06/2021
1

La Montaña de Gáldar es un emblemático cono volcánico del noroeste de la isla de Gran Canaria, situada en los municipios de Gáldar y Guía. En la cima se encuentra la divisoria de ambos municipios.
Es un volcán de tipo estromboliano, situado en una amplia plataforma ligeramente inclinada hacia el norte, que se eleva 248m. sobre su base, alcanzando una altitud de 434 m. sobre el nivel del mar.
La cima se encuentra coronada de antenas de telecomunicación y también está el vértice geodésico nº 109823, con la denominación de Pico de Gáldar. Se construyó una carretera al pico con el propósito de poner un mirador, como en la Montaña de Arucas, pero se abandonó desde el principio por problemas de solidez.
Esta montaña si se observa desde la costa norte o desde la misma playa de Las Canteras, en la capital, se asemeja a la silueta del Teide dando la sensación de que el Teide es su sombra en el horizonte. En las antiguas guías de turismo le denominaban como el Teide de bolsillo.
Desde su cima se observa hacia el norte toda la costa, en la que hay un buen número de plataneras, hacia el este la Montaña de Arucas y hasta la Isleta, hacia el norte (El Cabezo ) la Montaña de Guía (612 m) y el Pico Viento (836 m) y hacia el oeste algo de Tamadaba, Roque Faneque (1027 m) y el Monumeto Natural Protegido del Macizo de Amagro (502 m).
Desde siempre en las laderas de La Montaña ha existido una gran actividad minera de donde se extraía el picón además del bloque dorado y el canto de Gáldar. La extracción de cantos dejaba grandes huecos en el terreno que luego eran utilizados como depósitos de agua para el riego, principalmente de las abundantes plataneras. En la vertiente de poniente es donde se encuentran más estanques procedentes de Las Canteras (Los Cabucos).
Entre las principales cabe destacar la Cantera de Santiago, las cuevas de Diego Herrera, la de Tricornia y muy cerca de la cumbre la piconera de Pepe Ojeda.
La ciudad de Gáldar fue la capital del primer reino (Guanartemato) de la isla y parte de su pasado más antiguo, se muestra en el Parque Arqueológico de la Cueva Pintada. Destacar también la Iglesia de Santiago de estilo neoclásico. Gáldar fue la más antigua sede jacobea fuera de territorio continental europeo en 1482. El camino de Santigo de Gran Canaria une los dos templos jacobeos de la isla, la iglesia de San Bartolomé de Tirajana, en Tunte y Santiago de los Caballeros, en Gáldar. Los peregrinos que realicen este camino, también denominado, Ruta entre Volcanes, gozan desde 1993, de los mismos privilegios jubilares que los del camino Compostelano.
Montaña de Gáldar, Pico de la Atalaya y Montaña de Ajódar, son los topónimos por los que se le conoce y que aparecen en los mapas con estas denominaciones.
Según datos extraídos del articulo titulado “El nombre de la Montaña de Gáldar” de Domingo Oliva Tacoronte, publicado en InfoNortDigital.com, la denominación de La Montaña de Gáldar parece que es la que tiene más referencias históricas y es la más clásica.
Gáldar proviene de la denominación aborigen Agáldar, que era el nombre que tenia la población precolonial que estaba situada en la base de La Montaña.
El nombre de Pico de la Atalaya comienza su uso en las últimas décadas del siglo XX y en 2004-2005 (escala 1/20000) aparece este nombre junto al de Pico de Gáldar en los mapas de Grafcan. A finales del siglo XVI se estableció en La Montaña una atalaya para vigilancia de la costa y a continuación el barrio perteneciente a Santa María de Guía que se creó en la ladera este, se denominó La Atalaya.
El nombre de Montaña de Ajódar es consecuencia de situar erróneamente la batalla de la fortaleza de Ajódar junto a la población de Gáldar. Se desconoce el emplazamiento de Ajódar y en estos momentos el arqueólogo Julio Cuenca, apunta que pueda estar ubicado en la Mesa del Junquillo (869 m). Justo en la limite de la Caldera de Tejeda entre el Barranco Grande de Tejeda y el Barranco de Siberio.
En Ajódar las tropas castellanas sufrieron la mayor derrota en los cinco años que duró la guerra de Gran Canaria. El ejército de Pedro de Vera, (este sujeto destacó por ser un cruel asesino y esclavista), guiado por Fernando Guanarteme (Tenesor Semidan), penetra desde La Aldea en la gran Cuenca de Tejeda para acabar con el principal foco de resistencia de la isla.
La primera compañía en atacar la fortaleza de Ajódar es la del capitán Miguel de Mujica y Lazcano. Éste era natural de Ordizia y años antes había sido el encargado de llevar prisionero a Fernando Guanarteme a Calatayud ante los Reyes Católicos. Después le encargaron enrolar a ballesteros vascongados, gascones y gallegos (delincuentes a redimir penas), para llevarlos a batallar a Gran Canaria. Miguel de Mujica tenía orden de Pedro de Vera de esperar para atacar, pues querían hacerlo por dos frentes, pero al verse al pie de la fortaleza con el deseo de venganza por los daños recibidos en el Bentayga y en Tasarte, donde había sido maltratado por los canarios, empezó a trepar por el cerro con su cuerpo de ballesteros hasta alojarse en primer andén, sin que los canarios se opusiesen. Cuando vieron que en el segundo andén los atacantes no podían ser socorridos, salieron los canarios en tropel y dando gritos desaforados, echaron a rodar sobre los cristiano, troncos y peñascos tan disformes que no les valía huir porque se habían de desricar por unos despeñaderos, ni tenían con qué ampararse de las piedras que eran muchas y grandes. La carnicería fue tal, que corría la sangre en arroyos por aquellas laderas. Miguel de Mujica y casi todos los ballesteros quedaron allí muertos. Sino llega a ser por la intersección de Fernando Guanarteme que convenció a los canarios para que pararan la batalla, ningún castellano hubiera salvado la vida.

Desde La Atalaya
El barrio de La Atalaya está situado en la vertiente este de La Montaña. Se puede acceder desde Las Palmas de G.C.en la guagua 105. Desde la parada hay que dirigirse hacia el norte hacia la iglesia de San Pedro o hacia el campo de fútbol.
En esta zona de la ladera este, es cuestión de ir ascendiendo con mucho cuidado hasta el Mirador (260 m). Hasta este punto también es posible subir en vehículo por carretera que viene de La Atalaya. A continuación es de tierra la pista que sube a la cumbre por toda la vertiente norte.
Desde el Mirador se puede continuar ascendiendo campo a través más o menos por la derecha . Hay que tener en cuenta que se trata de una rampa con bastante pendiente pero sin dificultad, si exceptuamos algunos resbalones en el picón.
En la cima se encuentra, además del vértice geodésico, unas cuantas cruces de mayo que ascienden desde La Atalaya por la vertiente noreste e innumerables antenas de telecomunicación. También hay algunos canales y cazoletas excavados en la toba que pudieron formar parte de algún almogarén y restos de cerámica, pero todo ello muy deteriorado por las obras de las antenas.
El descenso es recomendable hacerlo por la pista, para poder observar a 370 m de altitud, la monumental cueva, donde se encontraba la cantera de picón de Pepe Ojeda. Parece que esta cueva fue ocupada y tallada en época prehispánica, pero en la actualidad es arriesgado entrar, pues se producen muchos desprendimientos del techo y de las paredes.
Se continúa bajando y al llegar a la vertiente oeste donde la pista de tierra gira a la derecha, se puede abandonar ésta y descender por la ladera hacia la zona de Las Canteras de Gáldar. Cerca de donde comienzan las edificaciones hay que tener precaución, pues se encuentra la cantera de la Cueva de Diego Herrera, con dos grandes tajos a cielo abierto y sin ninguna protección por la parte superior.
El descenso finaliza curiosamente en la calle denominada Ajódar. Es indistinto realizar la ascensión en sentido contrario. Comenzar en Gáldar y finalizar en La Atalaya.

Duración de subida y bajada : 1 hora 30 minutos

Catálogos

Imágenes

Comentarios