Ir arriba

Picota (239 m)

remove-icon
Javier Urrutia
Fecha Alta
01/01/2001
Modificado
27/07/2020
88

El estuario del río Pas, a pocos kilómetros al Oeste de Santander, es uno de los paisajes singulares de la costa Cántabra, constituyendo el parque natural de las dunas de Liencres. El estuario recibe el nombre de Ría de Mogro. Antes de entregar, El Pas, sus aguas al mar describe un bello meandro en las inmediaciones de Boó de Pielagos (35 m) tras el que se forma una especie de laguna cerrada parcialmente a los embates del oleaje por una barra de arena. Esta lengua de arena, que forma parte de la playa de Valdearenas, posee una interesante área dunar que ha sido objeto de protección.

Además de las Dunas, el paisaje se completa con un pinar y una pequeña loma bicéfala que recibe el nombre de La Picota (240 m), cuya altitud es realmente modesta, aunque destaca claramente entre las elevaciones costeras de las inmediaciones: Peñacastillo (142 m), mucho más baja pero de inconfundible silueta rocosa al lado de Santander, el Cueto de Mogro (171 m), al lado de la población homónima.

Se trata del mejor biotopo dunar del Cantábrico, aunque la extracción de arena lo llegó ha amenazar seriamente. Los pinares han servido para afianzar algunas dunas, aunque otras siguen presentando la dinámica que les otorga la fuerza del viento. La declaración de parque natural en 1986 permitirá conservar los frentes dunares aunque el resto del entorno sigue amenazado por la excesiva presión inmobiliaria en forma de urbanizaciones y campos de golf. Por si fuera poco, se pensó en instalar un radar en la cumbre de La Picota, aunque al final se desestimó el proyecto.

El debacle medioambiental más reconocible contra el entorno es, sin duda, la urbanización El Cuco, un trapecio de unas 20 ha arrasado por la desidia inmobiliaria y que afecta al extremo más oriental de la montaña, sobre el Alto del Cuco (146 m). La urbanización de 400 viviendas proyectas de lujo ya fue declarada ilegal en el año 2007 por el Tribunal Superior de Justicia de Cantabria. La sentencia fue gratificada por el Tribunal Supremo en 2011. En cumplimiento de la misma, se debe proceder al derribo de la misma. La constructora, que inició las obras con toda la documentación en regla, deberá ser indemnizada y las costas de la operación de demolición, que podría ascender a más de 4 millones de euros, asumida por el bolsillo de todos los cántabros.

La ascensión al monte La Picota (240 m) permitirá disfrutar de una panorámica sobre este entorno natural no carente de intervención humana.

El Castillo de Liencres

Asentado sobre la estribación más septentrional de La Picota, sobre una colina a 153 metros de altitud y al Sur del casco urbano Liencres, domina la rasa litoral entre la río de Mogro, estuario del río Pas y Cabo Mayor. Formaba parte de los dominios feudales del señorío de La Vega, en la parte más oriental de las Asturias de Santillana.

El castillo es citado en el año 1338, seguramente levantado entre los s.XIII y XIV por el señor de la Vega Garcí Lasso I. Poseía foso y una torre almenada sobre matacanes como se desprende de un dibujo esquemático del año 1520, ya que hoy en día no conserva ninguna estructura arquitectónica visible.  Junto con las fortificaciones de Cabo Mayor y San Martín de la Arena, constituirían la defensa de la línea litoral de esa parte de las Asturias de Santillana. Se sabe a finales del s.XVII ya estaba en un estado de abandono.

Desde Boó de Piélagos

Desde Boó de Piélagos (35 m) se sale por la carretera a Liencres y tomar la pista frente al cementerio. Debemos dirigirnos a un pequeño collado (163 m) con una caseta. Aquí se nos une otra pista que sube de Mortera (74 m). Sin dificultad se prosigue la marcha hasta el vértice de La Picota (240 m), con restos de la guerra civil en la misma cumbre. Desde el alto (78 m) en la carretera de Boó a Liencres se puede subir fácilmente tomando el carretil asfaltado que sube hacia las últimas casas edificadas en la ladera (136 m). Antes de la última subiremos por una campa herbosa hacia el collado (182 m) que separa La Picota (240 m) de la cumbre más septentrional (229 m). Desde este collado un pequeño sendero nos guiará hasta la cumbre. La subida más directa desde la carretera es factible aunque la vegetación puede dificultar el acceso. Las pequeñas fajas rocosas que la defienden no representan en cambio dificultades. Otro punto de ascensión sencillo es desde el referido pueblo de Mortera (74 m).

La corta ascensión debería completarse con el recorrido de la playa de Valdearenas con objeto de visitar la zona dunar y la desembocadura de Mogro.

Accesos: Boó de Piélagos (45 min); Mortera (45 min).

Catálogos

Imágenes

Comentarios

  • item-iconJavier Vecino
    El 21 de agosto de 2016

    Monte sencillo e ideal para iniciar a los mas pequeños en la afición a la montaña. Posee bonitas vistas hacia la desembocadura del rio Pas y la playa de Valdearenas, la cual se puede visitar una vez terminada la excursión