Ir arriba

Talos Somos (1.409 m)

remove-icon
Javier Urrutia
Fecha Alta
01/01/2001
Modificado
27/06/2016
56

Esta cumbre de los Montes Obarenes se encuentra muy próxima a su punto culminante: El pico Humión o Umión ( 1.434 m ). Si bien es esta cima, coronada por su gran cruz, la que atrae a los montañeros, es Talos Somos ( 1.406 m ) la que concede a la montaña cierto explendor exhibiendo una vistosa cresta rocosa 900 metros por encima del valle de Tobalina, bañado por el Ebro. Si bien, este sector montañoso se descubre como una vasta meseta inclinada entre Flor ( 1.340 m ) y Umión ( 1.434 m ), la punta que aquí describimos presenta un relieve mucho más espectacular y accidentado, ofreciendo una panorámica diferente de la zona en la que se sitúa.
El nombre de este monte me lo proporcionó un habitante de Cubilla de la Sierra ( 1.021 m ), desde donde este monte y el Umión ( 1.434 m ) cuentan con cómoda subida.

Nos hallamos en la vertical de Santa María de Garoña ( 525 m ), población de Tobalina que alberga la central nuclear de Garoña donde, posiblemente, se ubico una aldea en la edad del hierro. Construída entre 1.966 y 1.970, pertenece a la denominada primera generación. Posee una potencia de 460 MW. y una producción entorno a los 1.300 GWh, muy superior a la de los actuales parques eólicos. Desde que se puso en marcha en 1.971 han sido multitudes de voces las que han clamado por su cierre. En los albores del s.XXI se impone el uso de las energías renovables y se empiezan a proyectar infraestructuras eólicas a lo largo y ancho de la comarca de Merindades. Tampoco se han librado, los parques eólicos de la denuncia de los ecologistas y monteñeros que ven transforman los delicados espacios naturales más emblemáticos en industrias de la energía. El conflicto está sobre la mesa y tal vez la clave este en que no prevalezcan interes particulares, expeculativos o productivos sobre el impacto ambiental que conllevan estas instalaciones. Mientras tanto, lo que se que nos concierne a todos es la economía de los recursos energéticos en nuestra vida diaria….

Desde Cubilla de la Sierra (T2)

Desde Cubilla de la Sierra ( 1.021 m ) se toma a la salida del pueblo una pista que nos sitúa en el collado ( 1.063 m ) que desliga al S. la Peña San Pedro ( 1.084 m ), una cima que exhibe un característico corte rojoso por encima del pueblo. Se halla coronada por una antena. Desde el collado se sigue al N. en busca del amplio portillo de Jarrillas ( 1.269 m ), una gran depresión que supone el punto más bajo del cordal entre los picos Umión ( 1.434 m ) y Flor ( 1.340 m ). Por la izquierda vamos a remontar la despejada ladera hacia Umión ( 1.434 m ). No es necesario ganar esta cima, ya que algunas veredas de cabras permiten rodear la cima por la vertiente meridional, sin embargo no deberíamos evitar ganar con un poco más de esfuerzo el Umión ( 1.434 m ). Desde aquí seguimos por la cresta buscando la senda que nos lleva al collado ( 1.389 m ) donde arranca la cresta, más fácil de recorrer de lo que parece. Llegamos así a la primera de las dos cimas ( 1.409 m ), y en algún minuto más, a otra algo más baja ( 1.407 m ) pero con más panorámica hacia Valderrama. Al SE se observa el barranco que baja hacia Cubilla, por cuyo fondo discurre una pista y que constituye una alternativa directa a la ruta aquí explicada. En este barranco, además, anida un bello hayedo.

Desde Valderrama

Desde Valderrama ( 525 m ), un camino agrícola parte de la carretera que une la población con Frías, unos 150 m antes del cruce. Se dirige hacia los restos de la ermita de San Pedro, detrás de una primera bifurcación ( 596 m ). Seguir por la izquierda, dejando las ruinas "semi-ocultas" a la derecha. Más adelante seguir por la pista de la derecha que se eleva  sobre el Hoyo Becerril hacia la línea de conducción eléctrica. El camino la cruza, y lo seguiremos unos 800 m más hasta que empieza a subir hacia al NE. Entonces se toma una senda a la derecha (hitos) que conducen al portillo de los Jabalíes ( 1.064 m ), dejando a la izquierda una alargada laja calcárea que delimita por ese lado la vaguada. Luego dando la espalda a la referida laja, nos elevamos entre matorral siguiendo la pisada senda (SSE). Arriba se cruzan algunas praderas de cierta extensión y zonas con más matorral antes de apoyarnos sobre el contrafuerte S ( 1.367 m ). Luego nos dirigiremos hacia las rocas cimeras que se suben fácilmente por la derecha. Un poco antes de la misma, existe una roca, bien visible incluso desde lugares algo alejados que asemeja una especie de perro patas arriba y que acoge una hornacina con una talla de madera de la virgen de Umión.

Cara Norte (AD)

Itinerario directo que recorre la cara N hasta la cima partiendo de Garoña ( 548 m ). Aproximación compleja y larga.

Desde Garoña ( 548 m ) salir por un camino en dirección S, cruzar la carretera a Cuezva y seguir de frente hasta un primer cruce ( 620 m ). Seguir por la izquierda, y a los 450 m, tomar un nuevo camino a la derecha que contornea una primera finca agrícola. Luego se rodea una segunda y una tercera hasta alcanzar su rectilíneo lado S. Desde el extremo izquierdo, penetrar en el denso boscaje siguiendo un trazado, poco evidente en su inicio que penetra en el barranco de los Casares. En el seno del bosque, la senda se hace a veces patente, aunque en la mayor parte del recorrido se encuentra desdibujada ( algunos hitos ). Luego se aproxima a una zona erizada de monolitos que apenas se pueden observar por la densidad de la vegetación. La senda se aproxima a una roca, dejándola a la izquierda y sale a una zona de pedrizas. Debe tomarse la pedriza de la izquierda. Desde ella ya se pueden ver algunas de las formaciones rocosas monolíticas que se elevan al pie de Umión. Subiremos con tendencia hacia la izquierda, cruzando a una nueva sección de pedriza y encaminándonos a una empinada canaleta que asciende muy empinada en ligera diagonal hacia la izquierda (I). La ascensión es ruda, requiere apoyar las manos y posee vegetación que no llega normalmente a dificultar la progresión. Esa canal conduce a un resalte aún más inclinado que conduce a una pequeña brecha ( 1.037 m  ). Frente a nosotros se encuentra un  agudo picacho, Zurito ( 1.073 m ), que se puede flanquear por la izquierda para situarnos en el collado ( 1.066 m ) que lo enlaza con el resto del macizo. Desde aquí subiremos recto hacia la cara Norte de Talos Somos. En su centro se puede observar un marcado corredor, por el que se sube con facilidad (I) aunque el terreno es empinado hasta situarnos a 100 m. bajo la cima. En la parte derecha se observan dos corredores. Tomaremos el situado más a la izquierda de los dos, que discurre muy encajonado bajo las agujas de Talos Somos. Tras superarlo (II) se desemboca en la arista final. Desde aquí existe la posibilidad de coronar las dos agujas de Talos Somos (III), una con un previo pequeño descenso. Desde aquí, la arista presenta un paso delicado (IV) (1 clavo) que se realiza buscando los escasos agarres de la izquierda. Superado, el breve tamo de cresta es fácil (II) hasta la cima de Talos Somos ( 1.409 m )(AD).

Accesos: Cubilla de la Sierra ( 1h 15 min ); Valderrama ( 1h 45 min ).

Catálogos

Imágenes

Comentarios