Ir arriba

Pagogaña (482 m)

remove-icon
Javier Urrutia
arrow-iconFecha Alta
11/02/2006
arrow-iconModificado
11/02/2006
La cumbre de Pagogaña ( 482 m ) forma parte de los altos que se encaraman sobre la orilla izquierda del Bidasoa antes de su desembocadura en la bahía de Txingudi. Pese a su apaciguado relieve forman parte del entorno natural y paisajístico de Aiako Harria ( parque natural ).

El collado Erlaitz ( 444 m ), por donde tiene su paso la carretera que une Irun y Oiartzun por el Castillo del Inglés y el collado Elurretxe ( 498 m ), separa nítidamente las lomas de Erlaitz ( 497 m ) y Pagogaña ( 482 m ), que convierten las ascensiones en cortos pero entretenidos paseos. Tanto Erlaitz como Pagogaña exhiben en sus cimas restos de las fortificaciones militares que se levantaron a finales del s.XIX para la defensa del territorio ante la posibilidad de una nueva ( aunque no eminente ) invasión francesa. El fuerte de Erlaitz, que se empezó a construir en 1.891, se abandonó inconcluso al año siguiente. Este vendría susutituir la, algo más antigua, instalación de Pagogaña.

En el collado Erlaitz ( 444 m ) podemos observar, en un montículo, la piedra de la deserción citada en la obra de Pío Baroja "El País Vasco". Desde la piedra son suficientes unos pocos minutos para ganar la despejada loma de Pagogaña. Desde el puente de Endarlatsa ( 18 m ) parte un camino que remonta la loma hasta la cumbre de Pagogaña ( 482 m ).

Accesos: Collado Erlaitz ( 10 min ); Puente de Endarlatsa ( 1h 20 min ).

catalog-iconCatálogos

images-iconImágenes

comment-iconComentarios

  • item-iconJosé Riofrío Aizpurua
    El 1 de julio de 2016

    El terreno movido de la cumbre de Erlaitz es producto de los trabajos iniciales para erigir un fuerte. Su fin era tratar de contener un nuevo levantamiento carlista. Por tanto, nada de ello tenía que ver con una posible invasión francesa.

     

    Las instalaciones de mayor porte, como la proyectada en Erlaitz, se encuadraban dentro del denominado “Campo fortificado de Oyárzun” al que pertenecen los fuertes del Txoritokieta, San Marcos y Guadalupe. Al poco de inicar la construcción del fuerte de Erlaitz, se abandonó su erección al ser descartado un nuevo levantamiento carlista.