Ir arriba

Santakuruzgana (709 m)

remove-icon
Javier Urrutia
Fecha Alta
01/01/2001
Modificado
03/09/2018

La cima más popular de Gasteiz ( 528 m ) y de la cadena montañosa que cierra su horizonte por el S., los Montes de Vitoria/Gasteizko mendiak, conocidos administrativamente como Montes Altos de Vitoria. No sería demasiado aventurado asegurar que no hay Gasteiztarra que alguna vez no halla hollado su plana y pacífica cumbre dominada por una gran cruz de piedra característica, visible desde algunos puntos de la zona S. y E. de la ciudad: La Cruz de Olaritzu ( 709 m ), especialmente el 12 de septiembre, día en el que se celebra una animada romería en las campas situadas al N. bajo la cumbre : Las Campas o dehesa de Olaritzu ( 550 m ).

En las inmediaciones del lugar llamado Puente Alto u Olaranbe, existió un poblado que ya aparece citado en el año 1025 con el nombre de Hollarruizi. Más adelante se documenta Hollarruizu. En el s.XIX es ya Olharizu, quedando del pueblo su iglesia de Santa María de Olharizu. Entre Vitoria y esta aldea, existió otra, Adurzaha, coincidiendo en la actualidad con los barrios de Adurtza y San Cristóbal. San Cristóbal fue precisamente el nombre de la iglesia de este pueblo, quedando posteriormente en ermita.

El nombre real de la cumbre es de Kutzemendi, Alto o Castillo de Santa Cruz o Santakuruzgana, mientras que Olaritzu u Olarizu, corresponde, más bien, a las campas antes mencionadas: La dehesa de Olaritzu ( Dessa de Olariçu, como se cita en el 1600 ). El origen de la denominación no tiene relación con la cruz actual, sino con la una antigua ermita cuya existencia ya aparece constatada en el año 1465. Así en 1593 se cita "Santa Cruz de lo Alto", y en 1632 "Santacruzgana", "Santa Cruzgana" en 1714, Alto de Santa Cruz ( 1848 ), etc, conviviendo las formas castellana y eusquérica del término.

Hay que decir que en Olaritzu se han llevado acabo excavaciones arqueológicas localizándose un castro prehistórico, por lo que parece afirmarse como uno de los primeros lugares donde se afirma presencia humana permanente en el actual municipio de Vitoria-Gasteiz. También existió castillo ( Castillo de Santa Cruz ). La Cruz de 10 m. de altura fue colocada en el año 1952 por la Santa Misión Vitoriana. En su base se citan una serie de sacerdotes del bando requeté muertos durante la guerra civil.

La romería de Olarizu se celebra desde el s.XIX. Durante la misma mañana, la corporación municipal realiza una visita a alguno de los tramos que delimitan el término de Vitoria, verificando la situación de sus mojones. Aunque la romeria es más reciente, la revisión del amojonamiento se viene realizando, al menos, desde el s.XVI.

La cruz de Olaritzu

Para conocer la historia de la cruz, nos referiremos al "Informe técnico sobre los vestigios de la Guerra Civil y la dictadura franquista en Vitoria-Gasteiz" de la Dra. Virginia López de Maturana de la Universidad del País Vasco/Euskal Herriko Unibertsitatea, pp.11-14:

"En la cima del monte Olárizu existe una cruz de gran tamaño erigida en los años de la dictadura. Dicha cruz recuerda la Santa Misión celebrada en Vitoria-Gasteiz entre el 4 y el 18 de noviembre de 1951, convocada en el marco del Jubileo Universal de 1950.

Tras el fin de la Santa Misión los vitorianos Emilio Apraiz, Gerardo López de Guereñu y Luis Sáenz de Olazagoitia –en representación de diversas entidades deportivas locales– propusieron al Ayuntamiento de la capital la erección de una cruz en el monte Olárizu que perpetuara el recuerdo del acto religioso. La Comisión de Fomento del Ayuntamiento aprobó la propuesta de Apraiz el 26 de marzo de 1952. Hay que destacar por tanto que la iniciativa de la construcción de la cruz, con un sentido religioso y no político, partió de representantes de la sociedad civil vitoriana. Además, algunos de ellos pertenecían a familias vinculadas al nacionalismo vasco y a las izquierdas antes de la Guerra Civil.

Tres días más tarde se reunió el Consejo Provincial del Movimiento de Álava, presidido por Luis Martín-Ballestero –gobernador civil y jefe provincial del Movimiento–, que dispuso que en el basamento de dicha cruz debía realizarse una inscripción en la que figuraran los nombres “de los sacerdotes alaveses caídos por Cristo y por nuestra Patria durante la Cruzada de Liberación llenándose así el vacío que se dejaba sentir de consignar los nombres de quienes fueron mártires por la Cruz de Cristo”. El acta de la reunión indicaba que el Consejo Provincial del Movimiento sufragaría los gastos de dicha inscripción, tratando así de aprovechar en propio beneficio la conmemoración de un acto exclusivamente religioso para introducir otro elemento con una carga simbólica de fuerte contenido político, aunque los asesinados seleccionados fueran todos clérigos.

Pasados siete meses Martín-Ballestero se dirigió a Emilio Apraiz mediante un “durísimo escrito recordándole la obligación de grabar en la Cruz los nombres y apellidos de los sacerdotes alaveses fallecidos en la guerra civil”. No obstante, José María Bueno Monreal –el prelado de la diócesis– intervino indicando que el obispado aprobaba el proyecto de erección de la cruz del monte Olárizu “que nos ha sido presentado, redactado por los arquitectos don Jesús Guinea y don Emilio de Apraiz y mandamos que la obra se ajuste totalmente a dicho proyecto”. Es decir, el obispo apoyaba a los promotores civiles de la iniciativa, en contra del intento del gobernador civil de modificar el significado del monumento.

El gobernador dirigió una carta a Apraiz extrañado de que, a pocos días de la inauguración, aún no se le hubiera informado sobre la marcha de las obras de la cruz. El gobernador, “con espíritu ciertamente autoritario”, exigió en la misiva el cumplimiento de una serie de condiciones que se debían acatar inminentemente, como que para la inauguración “estén grabados en el basamento de la Cruz de Olárizu los nombres de los sacerdotes alaveses muertos por Dios y por España”. A pesar de que el 23 de noviembre de 1952 concluyó la erección de la cruz del monte Olárizu con la inscripción relativa a los sacerdotes alaveses muertos en la guerra por el bando republicano, el monumento nunca llegó a inaugurarse, como consecuencia de las imposiciones de Martín-Ballestero . De este modo, el franquismo utilizaba a los sacerdotes asesinados –que nunca habían hecho públicas sus preferencias políticas–, convirtiéndolos en mártires de su propia causa. En este caso, una iniciativa religiosa (levantar una cruz en recuerdo de una Misión popular) fue reconvertida en un memorial –político, y no religioso– de los sacerdotes asesinados durante la guerra".

De la misma historiadora, puede leerse "La reinvención de una ciudad. Poder y política simbólica en Vitoria durante el franquismo (1936-1975)", Bilbao, UPV/EHU, 2014, pp. 278-279.

Desde Vitoria-Gasteiz (T1)

El acceso tradicional parte desde Vitoria-Gasteiz ( 528 m ). Si iniciamos la marcha en el centro de la ciudad, cruzaremos el ferrocarril para llegar a los barrios de San Cristóbal y Adurtza. Siguiendo la calle de Heraclio Fournier llegaremos a la rotonda de la Venta de la Estrella ( conocida a veces como "esmaltaciones", por la factoria que allí se situó durante años ). Heraclio Fournier fue un maestro litógrafo originario de francia que se asentó en 1868 en la ciudad para instalar una fábrica de naipes, que ha ganado muchos méritos y premios a lo largo de sus 150 años de historia.

Tomando a la derecha la Avenida de Olaritzu se llega a las famosas campas de La Dehesa. Los antiguos establos acogen hoy en día el centro de información del "Anillo Verde" y las dependencias técnicas del Centro de Estudios Ambientales. Desde este lugar, se gana la cima directamente remontando la cuesta que nos separa de la cumbre.

Desde Castillo/Gaztelu (T1)

Sin apenas desnivel se alcanza la cumbre desde Castillo/Gaztelu ( 665 m ). Una pista parcelaria se dirige (N.NW) hacia ella, cruzando el GR-25 en el término de Iturzar ( 671 m ). El camino bordea ligeramente por la derecha un promontorio anterior y nos coloca en la cruz ( 709 m ).

Desde Mendiola (T1)

Saliendo de Mendiola ( 573 m ) por la calle de Santa Cruz (W) se abandona el carril asfaltado que se dirige al caserío de Meako, para remontar directamente la ladera oriental hasta la cima de Santakurutzgana ( 709 m ). Este camino se ha conocido y es conocido aún hoy en día como Santakurutzbidea.

Desde Gardelegi (T1)

Salir de Gardelegi ( 571 m ) hacia la carretera del Puerto, y enlazar con el sendero GR-25, antes del vertedero municipal. Este nos dirige a la derecha de la cumbre, a Iturzar ( 671 m ), donde abandonamos el balizaje para coronar en pocos minutos la cima.

Hay quienes señalan que la colina en la que se asientan Aretxabaleta y Gardelegi, y por extensión, quizás, el monte Olaritzu, se han ido levantando hasta nuestros días...

Accesos: Vitoria-Gasteiz ( 30 min ); Mendiola ( 20 min ); Gardelegi ( 30 min ).

Catálogos

Imágenes

Comentarios