Ir arriba

Tudején (571 m)

remove-icon
Rafael Bartolomé
Fecha Alta
06/02/2009
Modificado
05/12/2017
20

El Tudején ( 571 m) es una cumbre bien individualizada y de cónico y elegante aspecto, interesante como complemento de la ascensión a las Peñas de las Roscas ( 594 m ). El hecho de que posea en la cima unas ruinas de fortificación o castillo, hace que bien merezca la pena perder unos minutos en su ascensión, que queda muy cercana si estamos realizando el itinerario circular de las Roscas, por el S.L. NA-216. Si vamos con niños probablemente sea una de las pocas cumbres que permita un ascensión familiar, a diferencia de los Blancares / Peña Roya ( 649 m ) o Las Roscas ( 594 m ).

Es conocido que buscando curarse de la tuberculosis, Gustavo Adolfo Bécquer estuvo bastante tiempo en el sanatorio del Moncayo y el monasterio de Veruela, así como en los Baños de Fitero. El poeta se acercó a esta zona y se inspiró en el castillo de Tudején y en la denominada cueva de la mora, que está cercana, para una de sus leyendas. He aquí un conocido pasaje:

-¡Penetrar en la cueva de la Mora! -me dijo, como asombrado al oír mi pregunta-. ¿Quién había de atreverse? ¿No sabe usted que de esa sima sale todas las noches un ánima?
-¡Un ánima! -exclamé yo, sonriéndome-. ¿El ánima de quién?
- El ánima de la hija de un alcaide moro que anda todavía penando por estos lugares, y se la ve todas las noches salir vestida de blanco de esa cueva, y llena en el río una jarrica de agua.

En tiempos de la reconquista, refiere el poeta, hubo en el castillo una feroz batalla en la cual cayó herido y prisionero de los árabes un famoso caballero cristiano. Conducido a la fortaleza, que suponemos la de Tudején, estuvo algunos días en el calabozo luchando entre la vida y la muerte, hasta que, curado casi milagrosamente de sus heridas, sus deudos le rescataron pagando un rescate. Durante el cautiverio  logró ver a la hermosa hija del alcaide y se enamoró perdidamente, por lo que volvió y conquistó el castillo en ausencia del titular, aprovechando la sorpresa, obteniendo el amor de su amada. Tras la vuelta del señor se enzarzaron en combate recibiendo ambos heridas mortales. Usando un subterráneo secreto el caballero y su amada bajaron a la cueva, donde la mora intentó darle de beber usando el casco, pero al salir al río fue acribillada por las saetas de los soldados. Logró arrastrarse hasta la cueva donde fallecieron ambos.

cueva de la moraAsí termina la leyenda:

-¿Quieres ser cristiana? ¿Quieres morir en mi religión y, si me salvo, salvarte conmigo?
La mora, que había caído al suelo desvanecida con la falta de sangre, hizo un movimiento imperceptible con la cabeza, sobre la cual derramó el caballero el agua bautismal invocando el nombre del Todopoderoso.
Al otro día, el soldado que disparó la saeta vio un rastro de sangre a la orilla del río, y siguiéndolo entró en la cueva, donde encontró los cadáveres del caballero y su amada, que aún vienen por las noches a vagar por estos contornos.

Desde Fitero por el S.L. NA-216 y el camino de la Vega (T2)

Iniciamos el recorrido en Fitero ( 420 m ) junto al puente sobre el río Alhama que tiene el cartel de S.L. NA-216 del circuito de las Roscas. Tras recorrer unos metros de la carretera de Valverde, salimos a la derecha por una pista de tierra, que discurre entre árboles frutales y huertas, siguiendo las estacas verdes y blancas. Aunque pronto hay una bifurcación con pintura a ambos lados, seguimos la pista por la derecha (W) del llamado camino de la Vega, ya que el camino de la izquierda enlaza con la ruta de bajada del S.L.. Tras pasar junto a la casa del soto y la cueva de la Mora, que apreciamos cegada, tras unos 2,8 km de pista llegamos al cruce, con señales de advertencia y de S.L. 

Giramos a la izquierda (SE), para entrar a la Dehesa del Castillo, denominada así por la antigua fortificación de nuestra cumbre. La pista asciende a la izquierda, para llegar al collado ( 515 m ) donde se encuentra la nave de explotación ganadera. Giramos a la izquierda para ascender la empinada ladera SE y, tras contornear el espolón rocoso por la derecha, entramos a la izquierda en la brecha que permite ascender a las ruinas del pequeño castillo de la cima. Será muy recomendable proseguir a las cumbres de Los Blancares / Peña Roya ( 649 m ) y sobre todo visitar las espectaculares Roscas ( 594 m ), para completar la circular del S.L.

Desde Baños de Fitero (T2)

Opción algo más corta pero con menos interés paisajístico. En la carretera de Fitero a los Baños, unos 350m antes del balneario, desciende a la izquierda una pista de tierra que lleva a una explanada donde se puede aparcar. Otra opción más sencilla es aparcar en los Baños ( 440 m ) y recorrer estos metros por el paseo peatonal. Desgraciadamente en este punto hay que atravesar el río Alhama y no siempre es fácil en invierno y tras lluvias recientes, aunque no presenta gran profundidad y suelen atravesarlo en 4x4 los vecinos y cazadores. La pista discurre ahora bajo la cara E. de la Peña del Saco ( 519m ) hasta llegar a un cruce con marcas verdes y blancas de S.L. a ambos lados. Tomamos las de la izquierda (E) que llevan al cruce de la señal de advertencia de la ruta anterior.

Si vemos problemático cruzar el río, existe un carretil asfaltado que sale a la izquierda (S), nada más cruzar el puente a Ventas del Baño (La Rioja) y que bordea la Peña del Saco por el W. hasta alcanzar un cruce, donde queda a la izquierda el acceso a esta cumbre. Seguimos por la pista de la izquierda (E) hasta el cruce de la pista anterior.

Accesos: Fitero ( 1h ); Baños de Fitero ( 30 min ).

Catálogos

Imágenes

Comentarios