Ir arriba

Castro, Peña del (1.353 m)

remove-icon
Javier Urrutia
remove-icon
Roberto Gil Alonso
Fecha Alta
14/04/2009
Modificado
14/05/2016
2

Al pie del Bistruey ( 2.002 m ), frente a los Picos de Europa, se elevan algunas de las cumbres más atrevidas y arrogantes de Cantabria. No se trata de cumbres secundarias, ni mucho menos, pues se elevan con absoluta claridad, muchas veces de 100 metros por encima de los collados que las unen al macizo. Sin embargo, han sido ignoradas durante mucho tiempo, tal vez porque no parecen contar con rutas de acceso sencillas o, al menos, evidentes: Peña de Dobres o el Cabezo ( 1.398 m ), dominando la margen izquierda de la Hoz de río Frío, es una cumbre abrupta, significativa e impresionante, especialmente la silueta que proyecta desde La Vega, Peña del Castro ( 1.353 m ), que divisado desde Cucayo ( 986 m ) muestra la figura del legendario Urriellu, Peña de Diego ( 1.611 m ), exhibiendo una arista erizada sobre el cielo de Bárago ( 630 m ), Peña Camponuera ( 1.697 m ), una gran laja hincada al NW de Caloca ( 1.060 m ), Peña Cigal ( 1.532 m ), impresionante cumbre sobre Vendejo (770 m ), Peña Ciquera ( 1.629 m ), vigilando la ruta del valle de Valdeprado al puerto de Piedrasluengas ( 1.356 m ), y,..., hay otras...

La Peña del Castro ( 1.353 m ) es una de las alturas más características de las que dominan el valle de Cereceda. Rocosa y elegante, forma una arista espectacular entre el río de Entreovejas y el arroyo de la Sierra, que la separa de la Peña de Diego ( 1.611 m ).

Hoz de las Retuertas

Hasta la construcción de la actual carretera, a mediados del s.XX, el acceso a Dobres y Cucayo se realizaba por la llamada Hoz de las Retuertas, denominación que hace referencia a las cerradas curvas que realizaba el camino para superar la fuerte pendiente por encima del río de Entreovejas. Hoy en día, todavía es posible recorrerlo, pudiendo iniciar la marcha tanto en Bárago ( 630 m ) como en Cucayo ( 986 m ).

Desde Bárago ( 630 m ) un camino (SW) pasa frente a la iglesia y se dirige mirando hacia la Hoz de Río Frío. Luego reafirma la dirección S. y penetra en la contigua Hoz de las Retuertas, abierta por el curso del río de Entreovejas. Tras cruzar el torrente, se alcanza la parte más abrupta del desfiladero, apretado entre las estribaciones de la Peña del Castro ( 1.353 m ) y Cadovo o Peña de las Ánimas ( 1.038 m ).

A la derecha, arrancan las Retuertas. Una sinuosa y bella ascensión que permite elevarnos por encima del río hasta alcanzar el collado de las Ánimas ( 923 m ), donde existe un hito que alberga una pequeña representación religiosa. Para obtener una impresionante visión de esta subida y del entorno que nos rodea es interesante apartarse unos minutos del camino para alcanzar con facilidad la cumbre de la cota ( 946 m ), que se ha mostrado impresionante durante la ascensión. La vista que proporciona esta atalaya sobre la Peña de Dobres ( 1.386 m ) es prodigiosa.

De vuelta al collado, el camino rodea la Peña de las Ánimas ( 1.038 m ), cruza un pequeño tramo de bosque y se ensancha al aproximarnos a Cucayo ( 986 m ), al que se llega tras vadear por un puente el Río Frío.

Desde Bárago

En Bárago ( 630 m ), parte un camino-pista que se adentra en el barranco de la Sierra, al pie de la Peña del Castro ( 1.353 m ). Tras dar con el arroyo, sigue por la orilla derecha hasta la base de la hoz que separa las Peñas del Castro ( 1.353 m ) y Diego ( 1.611 m ). Entonces gira al W. ganando altura a media ladera hasta alcanzar la abrupta abertura del collado del Castro ( 1.096 m ), que separa la Peña de una singularizada aguja ( 1.113 m ). Hasta este lugar sube un sendero más directo que puede ser utilizado para acortar el acceso al collado del Castro.

Tras cambiar de vertiente, nos mantenemos un poco más sobre la pista, pero la abandonamos enseguida para subir por veredas de ganado al collado S. de la Peña del Castro ( 1.251 m ). Nos encontramos ya frente al risco que pretendemos subir. Dos itinerarios se antojan, entonces, los más sencillos.

La vía más directa desde el collado, consiste en aproximarse a una chimenea-diedro situada a la derecha de la cima. Se puede escalar ésta o en diagonal por las placas de la derecha, hasta una pequeña canal que permite desembocar en la arista (II). Una vez sobre ella, no se plantean dificultades para ganar la airosa Peña del Castro ( 1.353 m )(PD).

Otro itinerario más sencillo consiste en cruzar la pared bajo la cumbre para enlazar con una cornisa diagonal que desemboca con facilidad en la arista occidental. Una vez sobre su filo, sólo queda seguirlo hasta la cumbre de la Peña del Castro ( 1.353 m )(F+).

Hay una tercera vía bastante sencilla para acceder a la cumbre. Desde el collado seguimos las trazas de senda que se dirigen hacia la chimenea-diedro de la vía directa, pero llegando al pie de la pared rectificamos y nos vamos hacia la izquierda buscando la vertical de la cumbre. Aparece entonces la entrada de una cueva. Atravesarla es fácil y se hace en un santiamén pues es muy corta. De esta manera nos colocaremos casi sin darnos cuenta en la parte superior de la chimenea-diedro. Sólo quedará trepar el muro de 3-4 metros que nos separa de la cresta. Este último es precisamente el paso más difícil. Si lo acometemos directamente desde la salida del túnel es más difícil pero menos expuesto, si nos vamos hacia la derecha (E) veremos huella de paso en la roca, que hace una travesía expuesta sobre el final de la chimenea (apoyos un poco precarios, dos o tres pasos), hasta dar con un tramo que se sube recto, fácil y con buenos apoyos (F+).

Por la Retuertas

El itinerario más bello para alcanzar la Peña del Castro consiste en tomar el antiguo camino a Cucayo hasta la Hoz de las Retuertas ( 750 m ). Al otro lado del arroyo podemos ver una profunda canal jalonada por imponentes agujas calcáreas y que desemboca en el collado del Castro ( 1.096 m ). Por tanto, cruzamos la regata y comenzamos a remontarla sin dificultad aunque acusada pendiente. Al llegar un falson collado ( 950 m ) al pie de una vertical aguja ( 1.009 m ), descubrimos a la izquierda un gran ojal que horada la montaña. Tras visitar este bello paraje continuamos por la ladera hasta salir al collado del Castro ( 1.096 m ), donde nos únimos al itinerario anterior.

Accesos: Bárago ( 1h 45 min ).

Catálogos

Imágenes

Comentarios

  • item-iconRoberto Gil Alonso
    El 12 de junio de 2012
    Hay una tercera vía bastante sencilla para acceder a la cumbre. Desde el collado seguimos las trazas de senda que se dirigen hacia la chimenea-diedro de la vía directa, pero llegando al pie de la pared rectificamos y nos vamos hacia la izquierda buscando la vertical de la cumbre. Aparece entonces la entrada de una cueva. Atravesarla es fácil y se hace en un santiamén pues es muy corta. De esta manera nos colocaremos casi sin darnos cuenta en la parte superior de la chimenea-diedro. Solo quedará trepar el muro de 3-4 metros que nos separa de la cresta. Este último es precisamente el paso más difícil. Si lo acometemos directamente desde la salida del túnel es más difícil pero menos expuesto, si nos vamos hacia la derecha (este) veremos huella de paso en la roca, que hace una travesía expuesta sobre el final de la chimenea (apoyos un poco precarios, dos o tres pasos), hasta dar con un tramo que se sube recto, fácil y con buenos apoyos.