Ir arriba

San Bartolomé (579 m)

remove-icon
Javier Urrutia
Fecha Alta
25/05/2009
Modificado
25/05/2009
Cerca de los confines con Araba y formando parte del valle de Mena encontramos la cumbre de San Bartolomé ( 579 m ). Como las cercanas de Peñalba o Montenegro ( 692 m ) y San Miguel ( 654 m ), se trata de una montaña que posee el característico relieve disimétrico que define el sistema de altos que se prolongan paralelos a las sierras de Gorobel/Sálvada y Magdalena/Montes de la Peña, entre Amurrio ( 215 m ) y Nava de Mena ( 230 m ). Sin embargo, a diferencia de las cotas que se sitúan a un lado y otro de la misma, peñalba y San Miguel, esta no se encuentra incluida en el catálogo de los cien montes por lo que apenas resulta visitada, razón por la cual no cuenta con accesos demasiado practicables, en particular desde San Pelayo ( 217 m ), que es desde donde la montaña se muestra con su máximo relieve.

Desde Artieta

El nombre Artieta evoca los encinares que cubren conm profusión estos montes ( Artea = encina ). En el pueblo ( 460 m ) tomamos la pista que en pequeño descenso finaliza en Berrándulez ( 390 m ). Aquí tomamos un camino (NW) que cruza completamente la vertiente S. y comienza a ganar altura por el borde occidental alcanzando su punto más elevado ( 534 m ) a unos 250 m. al SW de la cima. Por tanto deberemos abandonar ya el camino, para ascender sin sendero firme en el encinar hasta alcanzar la cumbre de San Bartolomé ( 579 m ). En ella existen unas ruinas de una edificación, tal vez de la ermita que evoca al santo que da nombre al pico.

De retorno al camino ( 534 m ), perderemos altura por el borde oriental hasta alcanzar unas campas ( 528 m ) al NE de Berrándulez. Desde ellas parte un camino (SW) que nos devuelve nuevamente al pueblo ( 390 m ), continuando entonces hasta Artieta ( 460 m ).

Desde San Pelayo por el Barranco de Ayega

En San Pelayo ( 217 m ) una pista cruza el río Ayega y nos coloca junto a un granja, frente a la cual arranca el camino que cruzando prados se desliza por el fondo del barranco. Cuando el río forma un salto de agua más notable, lo cruzamos y subimos por un sucio bosque y en pendiente para intentar alcanzar unos prados ligeramente por debajo del camino-pista de Berrándulez. Tras conseguir este propósito, constinuamos por ella hasta su punto más elevado ( 534 m ), donde nos deviamos hacia la cima ( 579 m ).

Vertiente N. desde San Pelayo (T3)

El itinerario anterior es, tal vez, el más practicable desde San Pelayo. La vertiente N. posee oculta un cortado rocoso cortado en fajas y que no es observable al permaner oculto por el encinar. No obstante, alcanzar la base del escarpe es una tarea harto penosa y sólo recomendable a montañeros combativos.

Desde San Pelayo ( 217 m ), unos 75 m. antes del puente sobre el río Ayega, tomar a la izquierda el camino al collado Sorrantia ( 325 m ). Desde este punto nos dirigiremos directamente a la cumbre venciendo las dificultades que opone en cada momento la vegetación. Sólo las sendas abiertas por los jabalís suponen un ligerio alivio para cruzar la frondosa masa forestal bien provista de arbustos espinosos. Al llegar a la base del cogote cimero ( 500 m ), la vegetación deja de ser un obstáculo pues las encinas poseen ya cierto porte. Aparecen estonces una sucesión de escarpes, en los cuales es posible realizar maniobras esquivas, pero dado el esfuerzo realizado hasta aquí se pueden acometer algunos pasos directos (I) en los que las raíces de las encinas cobran papel imporante para la superación inmediata de los obstáculos hasta la cima de San Bartolomé ( 579 m ).

Accesos: Artieta ( 1h ); San Pelayo ( 1h 30 min ).

Catálogos

Imágenes

Comentarios