Ir arriba

Montehano (186 m)

remove-icon
Alberto De Las Heras
Fecha Alta
04/08/2009
Modificado
04/08/2009
22
Hace ya muchos años que la zona costera cántabra dejó de estar poblada por el encinar cantábrico y parte de los vestigios que quedan de ese encinar residen en la cumbre perfectamente cónica de Montehano ( 186 m ). Este monte se haya prácticamente rodeado por la reserva natural de la Marisma de Santoña, espacio protegido junto a las Marismas Victoria y Joyel, y es un más que excelente mirador sobre las mismas que sirven de desembocadura del Río Asón. En estas marismas, las más grandes de todo el espacio protegido, es interesante divisar con prismáticos todo tipo de aves acuáticas desde los puestos de observación existentes, sobre todo en período de migración, donde destacan la garza real, la garceta común y sobre todas ellas la espátula. También debe citarse la existencia de molinos de marea como el de Cerroja existente en Escalante ( 7 m ).

Montehano ( 186 m ) ha sido desde siempre una cima muy importante para los moradores de la zona desde tiempos inmemoriales. Se cree que era un monte sagrado y que pudo existir un castro de los antiguos cántabros que en su cima habitaron. Sobre el mismo es posible que se construyese el castillo o fortaleza del S. XIII cuyas ruinas aún se pueden ver en la cima y que, de planta rectangular, fue mandada construir por Diego lópez de Haro. Se debe citar también la existencia de dos cuevas con yacimientos prehistóricos, La Mosolla y La Doncella, en las cuales se encontró principalmente arte funerario. Actualmente se hayan cegadas. Por último y como muestra negativa de esa humanización no debemos dejar de citar la cantera que explota la dolomía de Montehano ( 186 m ).

Cercanos a la cima, se pueden observar restos de baterías y trincheras de la Guerra Civil Española, pertenecientes a las líneas de defensa que los republicanos montaron tras su retirada y derrota en el frente vasco y por último debemos citar que en su cima existe una cruz metálica que sirve de guía a los peregrinos del Camino de Santiago y que antiguamente era de madera. Actualmente ( 2009 ) esa cruz se haya derribada en la cima y de la vieja de madera sólo que en alto el poste y aunque ambas están prácticamente tapadas por la foresta, no tardarán en ser alzadas de nuevo.

Desde Escalante ( 7 m ) debemos dirigir nuestros pasos sobre los muros de contención de la marisma hasta alcanzar la base de la cumbre cuya verdadera ascensión comienza en la misma cantera situada enfrente del convento de capuchinos de San Sebastián de Haro. Tras cruzar la valla de acceso a la misma tomamos un sendero en fuerte pendiente que asciende entre juncos hasta internarse en el bosque. El sendero es claro y está marcado con marcas verdes y blancas y tras bordear la cantera se interna en el encinar para ganar la cima con facilidad.

Aprovechando que nos encontramos en un área natural protegida con algunos puntos de interés sobre la marisma, no podemos dejar de visitar el molino mareal de Cerroja, de cuya existencia existe constancia en 1047, por lo que se tiene como la ocnstrucción más antigua de Europa en su género. Con ayuda de unos prismáticos y de alguna guía o mejor de alguno de los expertos ornitólogos que podemos encontrar en los observatorios podremos avistar, según la época y hora del día en que nos movamos, una gran cantidad de aves acuáticas: Ánades, Fochas, Gallinetas, Choritejos, Porrones y Zambullines, sin olvidar las elegantes Garzas Real e Imperial. En el propio núcleo de Escalante podremos detenernos a contemplar la arquitectura popular y la ermita románica de San Román de Escalante (s.XII).

Accesos: Escalante ( 1h 30 min ).

Catálogos

Imágenes

Comentarios