Ir arriba

Cueto Cabrones (1.052 m)

remove-icon
Javier Urrutia
Fecha Alta
09/09/2009
Modificado
09/09/2009
11
Importante cumbre culminante de un cordal secundario del macizo de Porracolina ( 1.414 m ) que, desprendiéndose del Pizarras ( 1.496 m ) se dirige hacia San Roque de Riomiera ( 375 m ). Es una cumbre herbosa pero muy estética y muy bien diferenciada.

Desde Valdicio

Antes de entrar en San Roque de Riomiera ( 375 m ) desviarse a la izquierda por un carril, hormigonado en sus tramos más inclinados, que tras cruzar el río, se dirige hacia los barrios de Calseca ( 595 m ) y Valdicio ( 613 m ). Deberemos dirigirnos a este último para iniciar la marcha.

Al final del carril ( 754 m ) continuar por un amplio camino que se dirige hacia Brenacollado ( 933 m ). A los cinco minutos de marcah abandonar el camino principal, para continuar por un ramal que sale a la derecha. Este asciende en diagonal hacia la derecha por una ladera arbolada que desemboca en las primera cabañas situadas a lo largo del barranco que forma el Cueto Cabrones ( 1.052 m ) con los Picones de Calleja Albira ( 1.027 m ). Remontar esa vaguada, que de forma escalonada va superando las sucesivas brañas hasta desembocar en la divisoria en el collado ( 954 m ) que forman las dos cimas anteriormente citadas. Nos desviamos a la derecha y remontamos por el filo de la cresta herbosa en acusada pero cómoda pendiente la pirámide final del Cueto Cabrones ( 1.052 m ).

Desde esta cima puede seguirse sin dificultad al Pico de la Maza ( 998 m ), o, volviendo al collado ( 954 m ), remontar, en fuerte pendiente el desnivel que nos separa de la doble cima de los Picones de Calleja Albira ( 1.027 m ).

Accesos: Valdicio ( 1h 15 min ).

Catálogos

Imágenes

Tracks

Comentarios

  • item-iconJoseba Astola Fernandez
    El 22 de febrero de 2010
    Si los Picones de Albira (algo más txikitos que Cueto Cabrones) nos regalan una impresionante caída hacia el valle del Miera, su vecino Cueto Cabrones, atractivo y triangular como solo los niños dibujan las montañas es una delicia de monte. La nieve que lo cubría el sábado, al sol, lo hizo aún más atractivo. El cordalín que baja hacia el siguiente vecino (Pico de la Maza) es un obsequio para el alma, cuando las piernas ya están un poco tocadillas.