Ir arriba

Trinidad (847 m)

remove-icon
Itziar Lazurtegi Mateos
Fecha Alta
29/03/2010
Modificado
29/03/2010
62
Desde Ilunberri/Lumbier

Partiendo de las piscinas municipales (435 m), al S. del puente medieval de Sielva sobre el río Salazar, se sigue el tradicional camino de subida a la ermita de la Trinidad, jalonado con grandes cruces de piedra que marcan las estaciones del vía crucis. Una vez en la ermita (733 m)(0,45), se continúa hacia el E.SE por un sendero estrecho que transcurre cerca del borde superior de los Acantilados de La Piedra o Cresta de la Trinidad. Esta zona está declarada Reserva Natural y es un importante lugar de nidificación para aves rupícolas, destacando la colonia de buitres. El sendero, marcado con pintura roja y cairns, parece a veces perderse entre el matorral pero continua, siempre próximo al borde del roquedo, hasta alcanzar el vértice geodésico de Trinidad de Lumbier (847 m)(1,15). El vértice está rodeado de vegetación por lo que no se distingue hasta estar a pocos metros de distancia del mismo.

Desde el parking de la Foz de Lumbier/Ilunberriko arroila

Un recorrido más interesante, aunque más largo, consiste en realizar un itinerario circular por las Reservas Naturales de la Foz de Lumbier (Ilunberriko Arroila) y los Acantilados de La Piedra y San Adrián.

La Foz es una profunda garganta tallada por el río Irati en el extremo W. de la Sierra de Leire, al S. de Lumbier. En sus impresionantes paredes calizas de 120 m de desnivel, anidan numerosas especies de aves, como buitres leonados, alimoches, vencejos, chovas, grajillas, roqueros solitarios y aviones roqueros.

Los Acantilados de La Piedra y San Adrián están situados en la estribación occidental de la Sierra de Leire y forman dos alineaciones separadas por el barranco de Korzarana, La Piedra orientada hacia el Sur y San Adrian orientada hacia el Norte. En La Piedra llaman la atención varios ojos naturales en el roquedo, producto de la erosión, que se conocen popularmente como Los Arcos o Los Puentes de Lumbier.

El recorrido comienza en el parking (de pago) situado a la entrada de la Foz ( 430 m), siguiendo el S.L.-NA-113 balizado el blanco y verde. El Sendero Local transcurre por el antiguo trazado del ferrocarril maderero del Irati, actualmente desmantelado. Inaugurado en 1.911 fue el primer tren eléctrico de la Península y unía Pamplona con Sangüesa. El camino sigue la orilla izquierda del río entre paredones verticales atravesando dos túneles, uno en cada extremo de la Foz. Tras pasar el segundo túnel podemos desviarnos a la derecha para contemplar las ruinas del Puente de Jesús (o del Diablo, ya que según la leyenda fue el Diablo quien lo construyó), situado a la salida de la Foz. El acceso a las ruinas del vertiginoso puente, destruido en 1.812 durante la Guerra de la Independencia, es algo expuesto, por lo que hay un indicador avisando del riesgo de caída.

Volviendo al camino, se continúa recto (E) unos 800 m y se toma después un desvío a la izquierda (427 m)(0,40). Siguiendo siempre las señales del S.L.-NA-113, el sendero llega hasta un campo de frutales y gira (N) ascendiendo hasta entroncar con una amplia pista, en la que se continúa por la izquierda. Más delante de deja a la derecha un desvío a un camino de acceso restringido, cerrado con una cadena. El sendero se va aproximando a una línea de alta tensión que nos puede servir de referencia pues, justo cuando nos hallamos situados bajo la misma, hay que abandonar el S.L.-NA-113 que vuelve hacia el parking de la Foz, para continuar por un desvío a la derecha (E). Desde este punto (611 m)(1,40), ya se distingue el arco oriental en los acantilados, que por su forma, puede recordar a un arbotante contrarrestando el empuje de la muralla rocosa. El camino asciende suavemente hacia el E. paralelo a la cresta aunque alejada de la misma. En menos de diez minutos, éste se abandona para tomar un senderillo a la izquierda (marca amarilla) que nos lleva por el límite del coscojar hasta estar situados en perpendicular al arco oriental (cairn). El sendero, estrecho pero bien definido, se adentra entonces entre el matorral hacia los cantiles. Las marcas de pintura amarilla y roja y algunos cairns nos guían sin problemas hasta el primer arco natural de piedra (824 m)(1,40).

Desde este arco, sin atravesarlo, podemos ascender a la parte alta de los Acantilados de la Piedra y seguir por el borde hacia el W. para llegar al vértice y a la ermita de la Trinidad, aunque es más interesante seguir hasta un segundo arco por un sendero a nivel inferior antes de subir a la cresta. Para ello, se pasa bajo el arco oriental y se continúa hacia el W., siguiendo los cairns, hasta el arco occidental.

Un sendero asciende desde este segundo arco hasta el borde superior del roquedo (marcas rojas y cairns), por donde continuamos hacia el oeste. Un poco más adelante, el sendero desciende ligeramente y describe una curva siguiendo el perfil del borde del acantilado. Hay que estar atentos en esta zona (Cairn y pintura roja) para dirigirnos hacia el interior (NE) y salvar un paso en la roca antes de llegar al vértice geodésico de la Trinidad de Lumbier. Hay un cable puesto como ayuda aunque no parece muy fiable. La roca es buena y con una sencilla y corta trepada se supera el escalón sin problemas. El vértice parece estar escondido y no se descubre hasta estar muy cerca (847 m) (2,20).

Para el retorno, seguimos (WNW) hasta la ermita de La Trinidad y descendemos por el recorrido del vía crucis. Una vez abajo y antes de cruzar un paso canadiense en el camino que va a las piscinas y al puente de Sielva, giramos a la izquierda (S) para volver al punto de inicio en el aparcamiento.

Accesos: Ilunberri/Lumbier (1h 15 min); Parking de la Foz (2h 20 min ) (3h 30 min la vuelta completa).

Catálogos

Imágenes

Comentarios

  • item-iconPatxi De Eguarats
    El 2 de julio de 2010
    Interesante travesía desde las piscinas y visitando los Ojos, el vértice y la ermita. Hemos llegado al coche, con todo el fragor de la tormenta que se preparaba. No nos hemos mojado. Patxi Desguaze Mendi Taldea.