Ir arriba

Jentilbaratza (465 m)

remove-icon
Santi Usabiaga Elgarresta
remove-icon
Javier Urrutia
arrow-iconFecha Alta
27/04/2010
arrow-iconModificado
27/04/2010
Situados en Ataun San Martín (205 m) , en la vertiente este del barrio, se encuentra el desfiladero de Arrateta que conduce a los pastos de Enirio (Aralar). Sobre la ladera izquierda, norte, se sitúa el torreón que nos ocupa sobre una cantera hoy en desuso. Frente a ella, en la vertiente contraria, S., se encuentra la Sierra de Itaundieta.

A finales de 1971, se reanudaron las excavaciones dirigidas por D. José Migel de Barandiarán con resultados espectaculares en cuanto a los hallazgos prehistóricos y posteriores de la Edad Media, estas excavaciones las había iniciado el propio D. José Migel en 1916

Centrándonos en las descripciones de D. José Miel, describo en unas pocas notas la importancia de esta Torre Defensiva.

Los restos de la fortaleza se encuentran sobre la cumbre cortada a pico en todas sus vertientes salvo en la W. la cual contaba con una muralla hoy algo deteriorada, esta edificación, data de la Edad Media y cuenta además con una cisterna de la cima y dos cuevas bajo el torreón calizo orientadas respectivamente al S.SE y la N. conformando así un fortín inexpugnable. La cueva S.SE con sus peldaños labrados de acceso y su cámara de 15 m2 con ventana al vacío, completan una imagen bélica del paraje incuestionable.

La situación del recinto en la cima del peñón junto a los restos de las construcciones comentadas anteriormente, nos dan fe de que existió en el lugar un fortificación en la Edad Media.

Bastante después de las primeras excavaciones en 1925, se halló de forma casual por unos canteros que extraían material y a una profundidad de tres metros a los pies de la torre de Jentilbaratza, en la vertiente W. , restos humanos y una sortija de Oro, esta fue entregada al museo arqueológico de San Sebastián.

Documentación histórica sobre el lugar aparece por primera vez en la obra del arzobispo D. Rodrigo Ximénez de Rada que en su obra De Rebus Hispaniae cita el Castillo de Athavit (Athagun en el códice complutense) como una de las fortalezas que se entregaron al Rey Alfonso VIII de Castilla el año 1200. De ser cierto esto, según Pablo Gorosabel, la fortaleza podría datar del s.IX.

El libro Rubro de Iranzu, documento del siglo XIII, relata la compra venta de varias fincas de Itolatza (d´Itolatca) junto al castieyllo…. Todavía hoy se conocen con la misma denominación la ladera W. de Arastortz junto a Jentilbaratza.
Del archivo de la Cámara de Comptos de Pamplona publicó Arturo Campión y posteriormente Julio Altadill diversas noticias interesantes ….

Unas pinceladas….. en 1265 el alcaide percibía del tesoro Navarro su salario 50 cahices anuales de trigo; En 1277 siendo entonces Navarro el castillo, el alcaide Roy Peritz solicita ayuda económica a los Reyes para la reparación de este; Los reyes D. Felipe y Doña Juana en 1294 designan como alcalde del castillo a Diego Sanchiz de Garriz; En 1335 conquista el castillo el Señor de Lazcano, finalmente en 1390 por orden del Rey es derribado el castillo por inútil.

Gracias a los estudios de Iñaki Sagredo, en su publicación denominada “Navarra Los Castillos que defendieron el Reino” podemos añadir otros datos interesantes de nuestra cumbre…

Se trataba de un castillo típicamente roquero asentado en una peña inaccesible con auténticas paredes de roca en todas sus vertientes y tres garitas dos de las cuales estaban orientadas a Guipuzcoa (W) y una hacia Navarra (E). Dado el tamaño reducido de la fortaleza, la guarnición era reducida, aproximadamente de unos diez soldados. Según los documentos, en 1328 se reparan los muros por haberse caído; 1334 se construyó una garita y se reparan las otras dos; 1.335 los de Lazcano toman en castillo; 1343 se reparan las garitas; 1346 se hacen ocho canales de agua, etc…

Desde Ataun

Para acceder a la cumbre, debemos tomar la carretera asfaltada que partiendo de las inmediaciones del Restaurante Víctor (205 m) y en dirección este, asciende progresivamente hacia el desfiladero de Arrateta. Una vez sobrepasada la cantera en desuso y bajo la cumbre que nos ocupa, nos desviaremos a la izquierda (N) varios metros por la pista que nos lleva a la reja metálica de una Villa (Dostollo). Sin cruzar la reja, tenemos al N. , izquierda, una sendero que nace con varios escalones (280 m) y en fuerte pendiente se eleva por una plantación de pinos. Una vez alcanzada la pared (E) del pico, nos encontraremos una canal (445 m) que nos lleva al collado N. de la cumbre… si nos parece demasiado pronunciada, podemos optar por la siguiente canal un poco más arriba (465 m) , cinco minutos, desde la que tras un descenso de diez metros, de paseo, nos depositará en el collado comentado anteriormente bajo la cumbre.

Desde este collado (455 m) bordearemos la cima por la derecha (W) ascendiendo sin problemas a la cumbre, deberemos sobrepasar los restos de una muralla que la defendía como única vía vulnerable. Las vertientes S. y E., están surcadas por innumerables vías de escalada, en el Restaurante Víctor, existe a disposición del montañero un libro en el cual cada escalador relata sus experiencias en las paredes de la zona….

Las vistas desde lo alto son insuperables, dominan perfectamente los pasos del valle teniendo al sur la sierra de Itaundieta , al este el circo formado por Arastortzeko gaña (813 m), Intzartzu (811 m), Aizkoate (774 m) y la propia Jentilbaratza (465 m) en la vertiente contraria del circo (S), Agaotz (974 m) y Leitzadi (921 m) y, por último, al W. sobre la margen izquierda del rio Agauntza tenemos las cumbres de Dorrontsorogaña (773 m), Arantzazumendi (783 m), Atxartiko gaña (744 m) y Andrelorriaga (725 m).

Arista E. (D-)

La arista E. constituye la manera más impresionante de llegar a la cima. Le falta continunidad pero el primer largo y el que ataca el torreón final antes de la cresta que conduce a la cima merecen la pena.

Saliendo de Ataun/San Martín, antes de llegar al vértice de la arista se observa una antigua cantera que mella la montaña por esta vertiente. A la izquierda del carril que conduce a Arrateta se puede advertir un portillo que cierra el paso a al misma. Iniciamos la corta aproximación es este punto, tomando el camino que prosigue al otro lado de ese portillo para desembarcar en la instalación canterera. De frente, se accede, junto al río al inicio de la arista de Jentilbaratza.

Ascender los primeros metros fáciles en ligera diagonal hacia la izquierda, y al iniciar el bosquecillo encordarse para iniciar el primer largo de la escalada.

El primer largo aborda, en su inicio una fisura, sin muchos agarres que se supera con algo de adherencia (IV+). Proseguir luego por una placa con mejores agarres en ligera tendencia hacia la izquierda (IV) para alcanzar una primera reunión a unos 25 m. del suelo. El rozamiento de las cuerdas hace aconsejable no proseguir más allá de este punto. El segundo larga realiza una travesía hacia la izquierda (III) para tomar una bavaresa (III+) que nos introduce en una oquedad a modo de diedro en ángulo recto. En la grieta que rompe en dos el diedro aparecen algunos viejos clavos que no conviene utilizar por el rozamiento. Debemos abordar la panza de la derecha proveista de un buen sólido agarre en forma de afilada laja en su parte superior (IV+). Unos metros más arriba se encuentra la reunión.

El siguiente tramo es muy sencillo, pues aborda una placas tumbadas muy sencillas (III) que van perdiendo poco a poco inclinación (I) hasta situarnos al pie de un amplio canalizo tumbado defendido por dos parabolts (III+) para situarnos bajo el imponente torreón cimero. Montando reunión en un parabolt que hay en su base, abordar una primera placas sencillas (III+) para dirigirnos a la chimenea que se abre en su centro. Un último paso difícil (IV) nos lleva al extremo de la arista final (III) que conduce a la cima de Jentilbaratza ( 465 m )(D-).

Accesos: Ataun ( 45 min ).

catalog-iconCatálogos

images-iconImágenes

comment-iconComentarios