Ir arriba

Torre, Peña de la (638 m)

remove-icon
Rafael Bartolomé Resano
remove-icon
Javier Urrutia
Fecha Alta
11/12/2010
Modificado
11/12/2010
7
Estas curiosas y espectaculares peñas se encuentran en la cara S. del Iguste (881 m), y son visibles desde el collado entre San Quiriaco (659 m) y Txapardia / Camporredondo (706 m), en la carretera que accede de Alloz / Allotz al puerto de Guirguillano / Girgillano, por lo que sin duda llamarán nuestra atención si paramos el vehículo para tomar fotografías. De las tres peñas, la SE (638 m) es la principal, pero la que parece más atractiva es La Torre (616 m), en el extremo NW, que se aprecia como un atractivo colmillo. El acceso a la cima principal es sencillo, bien por la cara N., bien por el extremo oriental, pero advirtiendo que requiere pelearse con algunas incómodas coscojas, por lo que sólo está reservado a montañeros acostumbrados a estos terrenos. El resto se contentarán con aproximarse a La Torre (616 m) para obtener algunas fotografías, motivo principal de escribir esta reseña.

Los naturales denominan a esta cumbre, Peña de la Torre (638 m), precisamente por la afilada aguja adosada en la parte occidental. A sus pies llegan los jóvenes olivares que alcanzan sólo pequeñas extensiones aunque en los últimos años ha presentado cierta expansión. La variedad Arróniz, también llamada Hembra o Vidrial, es autóctona de Nafarroa y la dominante en las parcelas. Su cultivo ha sido practicado desde épocas milenarias, aunque tradicionalmente se ha relegado su producción fundamentalmente al consumo familiar. En la actualidad, no obstante, la producción anual de aceite en la comunidad foral ha superado los dos millones de litros, y el "aceite de Arróniz" está presente en las estanterías incluso de la grandes superficies.

Las tres peñas que están presentes en el paisaje de esta zona son, por tanto, San Quiriaco (659 m), la Peña de la Torre (638 m) y, finalmente, las Peñas de Aizibita o Aitzibita (642 m), esta últimas entorno a los lindes con Zirauqui. Todas ellas han sido estimadas para la recolección del "té de roca" que en ellas cría.

Desde la carretera de Alloz al Puerto de Guirguillano (T3)

El itinerario arranca en el collado de San Quiriaco (578 m), en el amplio y definido collado entre Txapardia / Camporredondo (706 m) y la Peña de San Quiriaco (659 m), por la que discurre la carretera que separándose del monasterio de Alloz se encarama a la ladera en dirección al portillo de Arradia (628 m).

Descendemos ahora por la pista de la izquierda, el denominado camino de Cirauqui/Ziraukibidea, pasando por el acceso al campo de San Quiriaco llegando a la entrada del campo que está al W. bajo las peñas. Si no está embarrado se atraviesa el campo, en caso contrario es impracticable por lo que lo bordeamos por los incómodos matojos de la izquierda. Una senda sale al otro lado del campo y va paralela al regacho hasta encontrar el paso al NW de la cumbre. Se gira ahora a la derecha (SE) y se remonta entre los matorrales. Hay incluso una zona despejada con arcilla roja que es una opción razonable si no está mojada. Nuestro objetivo es llegar al collado N. (613 m), siguiendo trazas de paso abiertas por el ganado ovino que suele dejar la lana enredada en las coscojas a modo de cintas naturales.

En el collado la cima parece cercana pero el acceso es muy penoso desde aquí. Es mejor descender unos metros buscando un pequeño hito que inicia unas trazas de senda al menos razonables para ascender (S) hasta el hombro oriental de la cumbre. Por el filo rocoso o por las altas coscojas, con más paciencia que el santo Job en los escasos 20 m. que nos faltan, se alcanza ahora la cima junto a los arbolitos, aunque la recompensa será asomarse a la bonita repisa rocosa de la izquierda.

Otra posibilidad, es separarse del camino de Zirauqui para tomar un camino (E) que finaliza en una finca, en el collado S. de la cumbre (544 m). A la izquierda puede localizarse una traza que discurre entre cerradas y ralas coscojas, que si se aprovechan permiten una paroximación razonable al roquedo cimero. No obstante la senda no se mantiene en todo el itinerario más que de forma intermitente, por lo que se deberá resolver el matorral para alcanzar la cumbre de la Peña de la Torre (638 m).

La Torre (AD)

Antes de hablar de esta aguja afilada, escarpada y desafiante, hemos de dejar claro algo que desconocíamos hasta que realizamos la primera ascensión en 2011. Durante los meses de invierno hace nido en su misma cima una paraje de buitres. Otra pareja también cría en una repisa situada a media altura. También tiene morada en este entorno una paraje de buho real. Por lo tanto, siguiendo los protocolos bien conocidos por los escaladores, la ascensión no debe ser practicada durante los meses que dure los períodos de nificación y cría, que podemos extender entre los meses de enero a agosto. Por tanto, el último cuatrimestre del año puede ser el más adecuado para la escalada del vigoroso pitón.

Situados en la cima del Peña de la Torre (638 m), descendemos por la arista NW Entre La Torre (616 m) y nosotros sólo se interpondrá un pequeño resalte que constituye la cota central (626 m) y que puede escalarse de frente (II) o superando un pequeño muro (II) que permite situarnos sobre una repisa. Tras este obstáculo se desciende a la brecha (605 m) que nos separa de La Torre (616 m).

La escalada que ofrece desde este lugar es evidente pero presenta algunas dificultades en su primer tramo. El primero muro se supera mediante una fisura transversal que ofrece un agarre invertido y que permite acceder a las presas superiores (IV). Se alcanza así un tramo fácil que nos sitúa bajo un arbolillo, que utilizaremos para rapelar en el descenso. A la izquierda se accede a una chimenea (III) que enlaza con una canal con matojos (II) que desemboca en la estrecha cima (II), recubierta de caca de buitre (616 m)(AD).

Accesos: Carretera de Allotz a Girgillano (35 min).

Catálogos

Imágenes

Comentarios