Ir arriba

Acebedo (1.068 m)

remove-icon
Luis Astola Fernández
arrow-iconFecha Alta
13/05/2011
arrow-iconModificado
23/01/2017

Interesante cima integrada en el Parque Natural de Valderejo, empequeñecida por la mole de Vallegrul (1226 m), que le cierra completamente el horizonte por el norte y con la que le une el herboso collado de Acebedo (1017 m); este paso comunica, a través de senderos casi perdidos entre la vegetación, el antiguo camino de Herrán a Ribera por el desfiladero del río Purón con la ruta que asciende a los Altos del Bardal, a poniente de la cima de Vallegrul, desde Rufrancos y la ermita de la Virgen de Calleros por el Barranco Palacios.

Injustamente olvidada y escasamente concurrida, quizás por resultar invisible desde la propia cima de Vallegrul, Acebedo adquiere relevancia desde el SE como culminación de la alargada y atractiva cresta que arranca en el cauce del Purón, prácticamente sobre los tejados de la aldea burgalesa de Herrán; desde el barranco Palacios, vía de acceso desde el valle de Tobalina (Rufrancos, La Prada o Las Viadas) por la ermita de Calleros al lomo de la sierra, Acebedo presenta una afilada silueta, rematada por otra cresta rocosa que emerge sobre la densa vegetación que tapiza sus laderas.

Desde Rufrancos

El acceso más sencillo a la cima de Acebedo se inicia en Rufrancos (670 m). Una amplia pista de tierra, normalmente transitable por todo tipo de vehículos, asciende hasta la ermita de la Virgen de Calleros (780 m), sobrio edificio a la sombra de una chopera que cobija algunas mesas. Continuando en dirección al monte, tras cruzar dos puertas metálicas sucesivas, un cartel anuncia la entrada en el PN de Valderejo.

Se toma en este punto por la derecha un empinado camino que asciende, por la vertiente alavesa, junto a la alambrada que marca el límite provincial. Tras diez minutos de pendiente sostenida por la vaguada, se alcanza un collado herboso (1005 m) donde el camino, convertido en sendero, tiende a rodear por el sur, mientras asciende ligeramente, el cono terminal de Acebedo, cubierto por un cerrado matorral de coscoja y boj.

Ante lo tupido de la vegetación es preferible salir a la ladera norte, más despejada, para trepar por una empinada canal a la reducida cima (1068 m), coronada por un pequeño hito de piedras. La proximidad de la mole de Vallegrul limita la visibilidad a las vaguadas que descienden desde el inmediato collado de Acebedo hacia el barranco Palacios, por un lado, y hacia el cauce del Purón, por el otro.

Para el regreso es aconsejable deslizarse por pedreras y rastros de sendero hasta el mencionado collado de Acebedo (1017 m), para descender hacia una u otra vertiente por enmarañados senderos, o bien para continuar la línea de hitos que ascienden, por terreno mucho más limpio que el seguido hasta aquí, hacia el vértice de Vallegrul (1226 m), buscando luego el marcado camino que, desde los Altos del Bardal, regresa a la ermita de Calleros por el barranco Palacios.

Accesos: Rufrancos (1h 15 min); Ermita Calleros (45min)

catalog-iconCatálogos

images-iconImágenes

comment-iconComentarios

  • item-iconFelipe Moral Martín
    El 22 de enero de 2017

    La pista desde Las Viadas hasta la ermita de la Virgen de Calleros no es practicable para un turismo si ha llovido mucho en los días previos de invierno: en la parte más baja por la que discurre la pista se forman charcos de barro profundos y largos.

  • item-iconJoseba Astola Fernandez
    El 26 de enero de 2016

    Atravesado Rufrancos encontramos una maltrecha señal de Stop. De la misma señal de tráfico, obviando las pistas que de ella parten (la que desciende a la derecha es la que permite el acceso rodado a la ermita de la Virgen de Calleros), se puede tomar un viejo camino que, inmerso en un bosque de encinas, se dirige a la ermita (N.E.). En algún tramo atraviesa, sin problema y sin perder el trazado, algunos sembrados y, tras cruzar el Barranco del Arroyo Palacios (breve descenso, vegetación de ribera a la vista), desemboca en la pista de acceso a la ermita de la Virgen de Calleros, cerca ya de este bonito paraje.