Ir arriba

Mendia Encimera (983 m)

remove-icon
Luis Astola Fernández
arrow-iconFecha Alta
04/08/2011
arrow-iconModificado
18/06/2016



Conocidos popularmente en el entorno de las aldeas del valle de Basabe (Kuartango) como "Los Mendías" o "Las Dos Tetas", Mendia Encimera o Grande (983 m) y Mendia Bajera o Pequeña (942 m) cierran por el N una elevada llanura cultivada asentada al pie de los cortados rocosos de Peña Erea (1110 m), Repiko (1191 m) y Peña Colorada (1131 m), que dan cobijo a su vez a los umbríos hayedos del Rincón de Luquillo. Los Mendias forman un contrafuerte de la Sierra de Arkamo o Arkamu a la altura de Peña Erea, alargándose perpendicularmente en dirección W-E y actuando como nexo de unión con la Sierra de Gibijo, en un espacio de transición que se suele denominar como Sierra de Gillarte/Gilarte.

En la ladera N de los Mendias, entre otras muchas cavidades de interés, se abre la sima Txiripi, con importantes hallazgos paleontológicos referidos al extinto uro (Bos taurus primigenius), antecesor del actual ganado vacuno; estos hallazgos están ampliamente descritos por el desaparecido Mario Laurino en la correspondiente memoria de excavación (Instituto Alavés de la Naturaleza, 1986), trabajo que mencionamos porque en él se documenta también el topónimo de Mendia Encimera asignado a la elevación que nos ocupa, confirmado además por fuentes de la zona.

Junto a una trabajada y herrumbrosa cruz de hierro con aspecto de contar con una relativa antigüedad y de la que no hemos podido reunir más datos, la cima de Mendia Encimera soporta un ostentoso buzón-cruz de acero inoxidable colocado en 1993 por la Sociedad Beko-Iturri; en la placa identificativa se asigna a esta cota una altitud errónea de 818 m y se la nombra como Erea Basterra, topónimo que los habitantes de la zona no identifican en este lugar, aunque se documenta en los mapas topográficos referido a un término relativamente próximo, situado en plena Sierra de Arkamu y que en ningún caso se corresponde con la cima.

Desde Luna

Desde las últimas casas de Luna (746 m) una ancha pista desciende suavemente hasta el cauce habitualmente seco del arroyo Vadillo. En la primera bifurcación tomamos el ramal de la derecha, que asciende junto al arroyo hasta alcanzar, tras cruzar una langa, el pintoresco puente de Zubibarri, recientemente remozado. Tras atravesar el puente, el camino se orienta con tendencia al NW hasta enlazar con la desproporcionada pista que recorre las extensas planicies de Gilarte-Gibijo. En la siguiente bifurcación continuamos por el ramal de la izquierda, que se dirige entre llanos pastizales repletos de ganado hacia la silueta cónica de Mendia Encimera, con su característico aspecto aterrazado que recuerda levemente al cercano Pico Marinda. Un rectilíneo muro de lajas, elemento constructivo típico de la zona (recordemos las loberas presentes en estas sierras), sirve como referencia para atravesar las parcelas cultivadas y ascender por senderos de ganado hasta el collado entre los dos Mendias, recorrido por otro muro similar. Alcanzado sin dificultad el vértice donde se unen las dos rústicas paredes de mampostería, se corona en breve la cima de Mendia Encimera (983 m) y sus dispares cruces.

Descendiendo al collado W (927 m), un leve sendero trepa por el espolón de hierba y roca que contornea el Rincón de Luquillo, permitiendo alcanzar sin excesivas fatigas el vértice de Peña Erea (1110 m).

Accesos: Luna (55 min)

catalog-iconCatálogos

images-icon Imágenes

comment-iconComentarios