Ir arriba

Manguilla, Alto de la (1.095 m)

remove-icon
Javier Urrutia
Fecha Alta
08/01/2013
Modificado
08/01/2013
5
Pequeña cumbre sobre el monasterio de Suso.

El pastor anacoreta Aemilianus ( Millán ) oracticó la vida eremítica en el valle del Cárdenas. Según los escritos que quedan sobre su vida, escritos en latñin por el obispo de Zaragoza en el año 635, tuvo una larga vida alcanzado la edad de 101 años. El monasterio de Suso se edificó entorno a la cavidad que habitó el santo. El primer cenobio visigodo dataría de los s.VI y VII. En el año 954, el rey de Navarra, García Sanchez I, construiría el monasterio de estilo mozárabe, que fue destruído por Almanzor en el año 1002. En el año 1030, el minarca Sancho III el Mayor, restauraría el monasterio.

Antes de penetrar en el monasterio, en el llamado Portatiello, se encuentran los sarcófagos de los siete infantes de Lara y de las reinas de Navarra: Toda, Ximena y Elvira. En el interior se descubren las tres grutas sobre las cuales se realizó la edificación. En la situada en la parte oriental se piensa que es la que habitó San Millán. Aunque fue enterrado aquí, en el año 1053 se trasladaron sus restos al monasterio de Yuso. El cenotafio que aquí puede verse, y donde se representa una estatua yaciente del ermitaño, data del s.XII.

Desde San Millán de la Cogolla (T2)

No está permitido el acceso en vehículos particulares al monasterio de Suso ( 845 m ). Iniciamos la marcha en el monasterio de San Millán de la Cogolla ( 753 m ), disponiendo de dos opciones según el itinerario a realizar.

La primera alternativa seguiremos la carretera que sube al monasterio de Suso para enlazar, tras una cerrada curva, con un camino ( 810 m ) que se dirige a Villar de Torres. Es la llamada Cañada de la Cruz del monte. Dejando algunos ramales forestales que penetran en el bosque a la izquierda se alcanza un cruce ( 790 m ) con una pista que proviene de Berceo ( 705 ). Tomar a la izquierda y despreciar un camino que parte a la derecha para avanzar sobre la loma (SW) hasta el alto de la Manguilla ( 1.095 m ). encontraremos una pista justamente arriba, pero la cima queda entre el arbolado, a un lado de la misma, sin posibilidad de panorámica.

La segunda opción remonta el sendero que sube al monasterio de Suso ( 845 m ) y que discurre bajo la carretera de acceso al mismo. Una vez en él, nos dirigiremos a la parte trasera para cruzar una alambrada por un paso específico para ello. La pista va rodeando el monte y a los 500 m. enlaza con un amplio cortafuegos que conduce de forma inevitable (NW) en la cima del Alto de la Manguilla ( 1.095 m ).

Existen opciones similares que permiten recorrer el cortafuegos de la loma S.

Enlace con la Fonfría (T2)

La ascensión es corta pero se puede prolongar coronando al paso la cumbre de la Fonfría ( 1.304 m ), culminación de los Montes de Suso.

Desde la cima principal ( 1.095 m ) podemos dirigirnos a la despejada antecima occidental ( 1.087 m ), cruzada por un cortafuegos. Descender al NW ( 1.061 m ) y seguir la pista que conduce sin dificultad alguna a la cima de la Fonfría ( 1.304 m ), donde existe una gran torreta de vigilancia y un vértice geodésico.

Descender (S) en dirección a Pazuengos ( 1.161 m ), ganando ligeramente altura hasta la aplanada cota del Escarrón ( 1.256 m ), que queda ligeramente a la izquierda de la pista. Dirigirse hacia su cima (SE) cruzando los pastizales de El Rigüelo para salir a un camino que nos aproxima (E) hacia el fondo del barranco Calabanzares, orientados por un muro en ruinas. Al llegar a él ( 920 m ) se descubre que no son los restos de un corral abandonado sino que se acompaña de otras edificaciones derruídas. Se trata de los restos de la aldea de Ollora. El tiempo ha ido carcomiendo la estructura del pueblo y las enrredaderas se han ido apoderando del entorno, incluyendo de la vieja iglesia de San Miguel.

Aunque hay documentos históricos que mencionan esta aldea del término de Pazuengos, no es difícil imaginar, como en tantas otras, las razones para su abandono. Las almas que en ella habitaban soñarían con un futuro mejor alejados de los oscuros días grisáceos y de las largas y frías noches de invernada. Las crisis existen y han existido siempre, las han originado las guerras, el cólera, las hambrunas y, porque no, el tambaleo estrepitoso de los sistemas socioeconómicas. Pero, al pasear entre las piedras caídas y las junglas de zarzas, resulta más humando preguntarse: ¿ Y Dónde fueron ? ¿ Y que tal les iría ?...

Un sendero, desciende entonces al fondo del barranco Calabanzares cuya regata vadearemos por un pequeño puente, para salir a un camino que muy embarrado de lodos y deshechos animales nos coloca en unas vaquerías, para terminar en la carretera del Lugar del Río, a 1,5 Km. del monasterio de San Millán de la Cogolla ( 753 m ).

Accesos: San Millán de la Cogolla ( 1h ).

Catálogos

Imágenes

Tracks

Comentarios