Ir arriba

Cuesta la Guardia (1.042 m)

remove-icon
Hugo Fernández
Fecha Alta
13/05/2013
Modificado
27/10/2017
7

Cumbre que se eleva sobre el despoblado de Oliván ( 868 m ), en el alto Valle del Jubera. La comarca recibe también la denominación de Las Alpujarras. Se trata de una cima modesta, pero suficientemente individualizada, emplazada en una estribación de Sierra la Hez.

De los siete valles que surcan La Rioja en busca del Ebro, el del Jubera es el que cuenta con menor número de habitantes. De hecho, en el entorno de la cumbre son numerosas las aldeas abandonadas. Posiblemente se trate del valle más desconocido de la Comunidad y, dicho sea de paso, injustamente olvidado.

El despoblado de Oliván ( 868 m ) bien merece una visita. Se encuentra enclavado en una zona de gran encanto y solo es accesible caminado, ya que el único acceso tiene lugar gracias a un estrecho, y bonito sendero, que discurre paralelo al río Jubera. Algunas de sus casas han sido restauradas, al igual que el precioso empedrado de parte de sus calles. Peor suerte ha corrido la iglesia, de la que apenas se intuyen los escasos restos que quedan de sus muros. En varias casas, en estado de ruina, se pueden apreciar en su interior sus hornos abovedados, típicos en la zona. A 200 metros al S. de Oliván se encuentra el Serbal (o Pomar) de Oliván ( WGS84 30T 556954 4675890) ( 855 m ). Está catalogado como Árbol Singular de La Rioja. Se trata de un ejemplar de unos 150 años de Sorbus domestica, una especie no demasiado frecuente. Para llegar a él, simplemente hay que seguir las marcas de pintura blanca que parten de Oliván.

Fray Mateo de Anguiano en Compendio Historial de la provincia de La Rioja (1703) asevera que Oliván aparece citado en un texto de Claudio Ptolomeo:

"En una parte dize Ptolomeo, las siguientes palabras: Sub Autrigonibus Beroberones habitant Civitatibus Tritium Metellum, Oliva et Varia. Esto es, en el territorio de los Autrigones, habitan los Beroberones en las Ciudades de Tricio de Metello, Oliva y Varea. Todas estas Ciudades, aunque oy Pueblos pequeños estàn en la Rioja y à corta distancia unas de otras: porque Tricio de Metello, està cerca de Varea, y Oliva se llama oy Olivàn, cerca de Robres, entre Ocon, y Munilla: y segun se vè, conservan mismos nombres antiguos, aunque con leve corrupción."

Henrique Flórez en La Cantabria. Disertación sobre el sitio, y extensión que tuvo en tiempo de los Romanos la Región de los Cántabros, con noticia de las Regiones confinantes, y de varias poblaciones antiguas. (1786) también recoge las palabras de Ptolomeo, aunque con cierta variación:

"Sub Autrigonibus vero BERONES In quibus Civitates
Tritium Metalum
Oliba
Varia"

En lo que no coincide este autor, es en hacer corresponder "Oliva" con el Oliván alpujarreño. Flórez basa su argumentación en lo siguiente: "[...] tenemos guía en el Itinerario que la pone en medio de Tricio (el de Nagera) y de Briviesca". Tras una serie de elucubraciones, llega a la conclusión de que debe de tratarse de Remelluri pero, si tal y como afirma, se encuentra al lado del río Tirón, claramente se refiere a Herramelluri, no a Remelluri, una preciosa granja y bodega de La Rioja Alavesa. Otros autores afirman que Oliba/Oliva se corresponde con la actual villa de Leiva.

Desde La Llosa (LR-261) (T2)

Si conducimos, sentido Sur, por la carretera LR-261, nada más pasar el desvío a Valtrujal ( 883 m ), que dejamos a la izquierda (E), un cartel nos advierte del "Fin de Carretera Autonómica". No debe preocuparnos, ya que en adelante la vía sigue estando asfaltada. Lo que no son tan alentadores son los restos de desprendimientos que estrechan la carretera, justo al rebasar el citado cartel. Superado este punto, proseguimos por la carreta hasta la confluencia del río Jubera con el Barranco del Sepulcro. En el lugar ( 797 m ), conocido como La Llosa, hay sitio para aparcar. Un puente, de reciente construcción, nos permite cruzar el barranco del Sepulcro. El sendero, que se encuentra señalizado con marcas blancas de pintura blanca (sirven de guía para visitar el Serbal de Oliván), asciende en primer lugar por el espinazo, para posteriormente conducirnos a media ladera, sobre la orilla derecha del río Jubera. Enseguida veremos, advertido con un aspa de pintura blanca, que el sendero se encuentra cortado por un desprendimiento. Un nuevo trazado evita el hundimiento por la izquierda (E), desembocando unos metros más adelante en el trazado original. Sin más novedad, llegamos tras 1,5 km al despoblado de Oliván ( 868 m ). Dada su cercanía es interesante la visita al Serbal, por lo que proseguiremos guiados por las marcas de pintura hasta el árbol ( 855 m ). Tras la visita, retornamos al despoblado. Deberemos tomar como referencia la construcción más elevada del mismo, ubicada al E. Ascendemos hasta a ella ( 890 m ). Se trata de una pequeña caseta con una era anexa. Desde allí, proseguimos subiendo (ESE) entre la jara, sin senda alguna. Son tan solo unos metros, ya que en breve accedemos a terreno desbrozado y poco después nos toparemos con una pista. Podemos seguirla, pero resulta más cómodo atajar por la pendiente y posteriormente desviarnos hacia la derecha (SE), hasta alcanzar un collado ( 983 m ). Desde ese lugar ascendemos (S.S.W) por la ladera, pero justo antes de alcanzar la cumbre nos topamos con un último obstáculo; un inoportuno alambre de espino. Posiblemente, el mejor modo de pasarlo sea reptando bajo el. El punto más adecuado (por tener más holgura) se encuentra a unos 25 m al SE de la cima, es decir, a la izquierda en el sentido de subida. Franqueada la misma, ya podemos disfrutar de la amplia panorámica que nos ofrece la cima de Cuesta la Guardia ( 1.042 m ).

Para el retorno resulta interesante volver al punto de partida por el barranco del Sepulcro. Para ello, hay que retroceder desde la cumbre al collado ( 983 m ) y proseguir de frente (N) hasta encontrar una pista ( 1.005 m ). Giramos a la derecha (E) y descendemos, tras unas cuantas curvas, hasta el cauce del Barranco del Sepulcro ( 846 m ). Hay un viejo sendero que discurre por la margen izquierda del barranco, pero más adelante se encuentra interrumpido, por lo que la opción más recomendable, aunque nos pese, resulta descender por el asfalto algo más de 1 km, hasta llegar a la confluencia con el río Jubera, punto de inicio de la ruta ( 797 m ).

Accesos: La Llosa (LR-261) ( 50 min ).

Catálogos

Imágenes

Tracks

Ruta por los despoblados de Buzarra, Ribalmaguillo, La Monjía y Oliván y ascenso a la Cuesta la Guardia calendar-icon05/10/2015
distance-icon22,141 Km duration-icon07:27 elevation-gain-icon901 m elevation-loss-icon901 m calendar-icon11/03/2015
user-imageRoberto Gil 18,64 Kb.
LR-261-Oliván-Serbal (Ábol Singular)-Cuesta la Guardia-Barranco del Sepulcro-inicio calendar-icon19/04/2013
distance-icon6,105 Km duration-icon02:00 (estimada) elevation-gain-icon373 m elevation-loss-icon373 m calendar-icon09/01/2016
user-imageHugo Fernández 8,12 Kb.

Comentarios

  • item-iconJoseba Astola Fernandez
    El 20 de octubre de 2016

    Señalar que, una vez alcanzado el elevado corral o caseta que se eleva dominante sobre la aldea, junto al que se encuentra una hermosa era empedrada (ambos elementos se citan en la reseña) encontramos una senda que parte justo del extremo meridional de la era, discurriendo cómodamente entre el jaral antes de alcanzar, en breve, la vieja y naturalizada pista (también citada). Este agradable camino conduce a las cercanías de la cota 1012, al norte de Cuesta la Guardia, desde donde se alcanza la cima tras un breve descenso al collado de cota 983.

    Por otra parte, si continuamos el viejo camino que pasa junto al serbal, alcanzaremos, tras cruzar el cauce seco del joven Jubera, la ermita del Rosario, ubicada en un paraje no exento de belleza. Podemos visitar, además, su sencillo y maltrecho interior.