Ir arriba

Eperlanda (179 m)

remove-icon
Matilde Sanz Rebato
arrow-iconFecha Alta
25/09/2013
arrow-iconModificado
25/09/2013
Eperlanda es el nombre utilizado en Muxika para referirse a los Akelarres, es decir, a las reuniones que brujos y brujas celebraban, y a las que acudían gran número de herejes, y que estaban presididas por un Aker o macho cabrío. Esta modesta elevación, perteneciente al sector norte de Oiz, no es la única creencia mística que nos ofrece.

Según Aita Barandiarán, cerca de Eperlanda, en un paraje llamado Okanabaso, existieron dos castaños, conocidos como Peru y Mari. Ambos actuaban de testigos tanto en la celebración de casamientos como en el cierre de tratos de compraventa, que en la Edad Media se sellaban con un simple apretón de manos.

Aunque los viejos Peru y Mari ya han desaparecido, en el tranquilo barrio de Amona, muy cerca del caserío Okana, han plantado dos jóvenes castaños, junto a un rústico banco y un panel informativo, para que las jóvenes generaciones no olvidemos la importancia de sus ilustres antecesores.

Desde Ordorika (Muxika)

El Eperlanda tiene una fácil subida desde el cuidado barrio de Ordorika (Muxika), a donde podremos llegar con vehículo propio o en autobús de línea, con parada en Ariatza. Ya en Ordorika, nos encaminaremos a la parte alta del barrio y giraremos a la izquierda para seguir las tímidas marcas de la PR-BI 177 que nos guiarán hasta cerca del vértice geodésico. Abandonaremos la PR cuando el camino empieza a bajar, cogiendo entonces el cordal marcado con el aspa de camino equivocado.

En el corto tramo final no existe sendero; los helechos, el roble americano y las telas de araña son los dueños del lugar. Pero ya tenemos a la vista el vértice y un viejo mojón de arenisca que nos avisan de que hemos llegado.

También se puede acceder a la cima desde Amona, barrio que se encuentra muy cerca de la estación de tren de Muxika. Poco después de pasar el lugar donde se encuentran los jóvenes castaños citados (a pie de carretera), llegamos al caserío Okana. Más adelante, giraremos a la derecha, siguiendo las marcas de la citada PR-BI 177, hasta llegar a una pista de cemento que sale a nuestra derecha. Abandonamos la PR y continuamos unos pocos metros por la citada pista para coger enseguida, a la izquierda, un sendero de tierra. Lo continuamos hasta llegar al casi imperceptible camino entre helechos que lleva hasta el vértice.

Accesos: Muxika/Ordorika ( 40 min ); Estación de tren de Muxika ( 40 min ).

catalog-iconCatálogos

images-iconImágenes

track-iconTracks

comment-iconComentarios