Ir arriba

Eskamelo Oriental (1.287 m)

remove-icon
Rafael Bartolomé
arrow-iconFecha Alta
05/05/2015
arrow-iconModificado
05/05/2015
Espectacular cumbre rocosa situada al oriente de Eskamelo ( 1.292 m ) del que le separa una fina y vertiginosa arista, lo que hace que sea poco ascendida y sea normalmente esquivada por su cara N., en la travesía hacia el collado de Recilla ( 1.267 m ). Montañeros con experiencia pueden afrontar la aérea arista que no ofrece grandes dificultades, salvo superar el vértigo.

Al no tener una denominación conocida usaremos la notación ya empleada en Palomares ( 1.443 m ), diferenciándola como Oriental.

Desde Pipaón por Eskamelo (F+)

Aunque podemos afrontar la ascensión desde diversos puntos, lo habitual es combinarla con la visita a Eskamelo ( 1.292 m ), si vamos a pasar por la arista oriental, dado que al ir después disminuyendo las dificultades, es poco lógico retroceder la arista.

Desde Pipaón ( 839 m ) se sale por la pista de tierra siguiendo las balizas del GR-1 que se abandona al llegar a una portilla metálica, debiendo seguir nosotros la pista de la derecha que va a llevar en larga travesía bajo las crestas, por un precioso hayedo. Alcanzado un refugio de cazadores ( 1.050 m ) el camino prosigue en el mismo componente hasta alcanzar el puerto de Pipaón ( 1.095 m ). Desde aquí es la ruta habitual a la cumbre principal, girando a la izqueirda (E) y esquivando la Peña del Cuervo ( 1.208 m ) por estrecha senda. De la cima de Eskamelo ( 1.292 m ), ascendida por su trepada (I+), no hace falta retroceder, ya que es más elegante, y sencillo, seguir la cresta, ya que cerca de la brecha tendremos unas sencillas gradas a la derecha (I).

En la brecha ( 1.252 m ) vemos la empinada y encajonada senda que desciende para esquivar la cresta por el N., pero la dejamos y nos enfrentamos a la arista, con buenos agarres en la pared (I+). Se camina por el filo y se llega al paso clave, donde pasamos en bavaresa, con los pies en la vertiente N. y las manos en el filo (II-), en un paso muy vertiginoso para los no habituados. La salida es más sencilla (I+) pasando ya a la vertiente S. donde ya se camina fácilmente a la cima ( 1.287 m ).

Para concluir el recorrido se sigue la arista, a veces sucia, con un único paso de trepada (I+), donde son útiles los bojes, para llegar a las tres peñas finales. Dado que su destrepe es luego complicado, y ya requeriría el uso de cuerda, un hito indica el descenso empinado a la derecha, vertiente S., apartando bojes hasta salir a una amplia repisa y ascender a una nueva brecha bastante evidente. Se han acabado las dificultades y ya es más sencillo alcanzar la cumbre del Castillo de Vallehermosa ( 1.256 m ), siendo lo mejor evitar el sucio polje por las cimas de Artesilla ( 1.341 m ) y Cervera ( 1.385 m ), antes de alcanzar el puerto de Recilla ( 1.267 m), del que fácilmente se sigue a la izquierda (N) la senda balizada que nos devuelve a la pista inicial, tras un recorrido fantástico de unas 5h.

Accesos: Pipaón ( 2h 15 min ).

catalog-iconCatálogos

images-icon Imágenes

comment-iconComentarios