Ir arriba

Ilso de las Estacas (1.037 m)

remove-icon
Javier Urrutia
arrow-iconFecha Alta
01/01/2001
arrow-iconModificado
01/01/2001
Cumbre de los Montes de Ordunte entre las cumbres de Balgerri ( 1.106 m ), al Oeste, y Maza del Pando ( 1.021 m ), al Este. De esta última cumbre queda bien diferenciada por un collado ( 910 m ), mientras que al Oeste tenemos el collado de Gospeñata ( 990 m ).

El nombre de Ilso viene a tener el significado de Mugarri. Este nombre también se puede encontrar en una cumbre de la parte oriental de la sierra de Trasmosomos entre los valles de Gordexola y Salzedo.

La ascensión por la parte Norte parte de Lanzas Agudas ( 402 m ), sin un camino claramente definido. Sin embargo, existen unas referencias geográficas claras. De la cumbre de Balgerri ( 1.106 m ), un cordal se desprende en dirección NW rumbo a Lanzas Agudas ( 402 m ). El pico Ilso de Estacas ( 1.037 m ) lanza un cordal en la misma dirección. Entre estos dos cordales queda el barranco Balgerri por el que desciende el río homónimo. El pico Maza del Pando ( 1.021 m ), lanza, asimismo, un cordal en la misma dirección que los dos anteriores, delimitando el barranco Bernales. Todos estos arroyos que descienden por las barrancadas de la vertiente Norte de los Montes de Ordunte convergen en forma de estrella en Kontxa ( 156 m ), en el mismo centro del valle de Karrantza.

En Lanza Agudas ( 402 m ) nos dirigimos al SE por pista penetrando en el barranco Jarrameñao alcanzando su vaguada ( 637 m ). Aquí la pista realiza una curva y toma rumbo N. para situarnos en La Bernía ( 640 m ) donde nos deslizamos al siguiente barranco, que es del Balgerri. Una vez en su vaguada ( 575 m ) podemos seguir un poco más la pista para de inmediato subir a la derecha campo a través en fuerte pendiente (NE) para ganar la cresta NW de Ilso de Estacas ( 1.037 m ) en un llano llamado Saldalarios ( 867 m ). La cresta de Ilso de Estacas se remonta sin problemas y se halla constituida por una docena de pequeñas protuberencias rocosas que se disponen escalonadamente hasta la antecima del Picobasero ( 962 m ). Más arriba se alcanza finalmente el Ilso de Estacas ( 1.037 m ).

La vertiente Sur de los Montes de Ordunte caen al valle de Mena, al cual pertenece el embalse de Ordunte. Las ascensiones desde aquí son poco frecuentadas, pudiendo iniciar la marcha en Hornes ( 399 m ) o Ribota de Ordunte ( 341 m ), para iniciar la marcha a la sierra en el vértice más occidental del pantano.

Accesos : Lanzas Agudas ( 1h 30 min ); Hornes ( 2h ).

catalog-iconCatálogos

images-iconImágenes

comment-iconComentarios

  • item-iconJavier Urrutia
    El 17 de noviembre de 2015
    Certificado de Euskaltzaindia firmado por Mikel Gorrotxategi donde se señala que el municipio conocido en su forma oficial romance como Carranza es Karrantza, y la forma euskérica de Valle de Carranza es Karrantza Harana. http://www.euskaltzaindia.net/dok/jagonet/Karrantza.pdf Adicionalmente, el documento explica porque se debe usar la forma Karrantza en lugar de Karranza o Karransa.
  • item-iconRobín García Saiz
    El 20 de noviembre de 2015
    El buzón en forma de caseta roja no estaba. Sólo estaba el buzón de la cafetera. Debe de haber gente que los roba bajo pretexto de coleccionismo, destruyendo la ilusión de los que los pusieron y la ilusión de los que los ven al llegar por fín arriba.
  • item-iconRobín García Saiz
    El 17 de noviembre de 2015
    Los lobos de Carranza El domingo 15 de noviembre del año cinco por trece por treinta y uno, palíndromo en sus factores primos, por ser un día claro, no por festivo, emprendo una travesía por el cordal más alto de los bellos montes de Ordunte, saliendo de Valmaseda, pasando por los espléndidos montes Coliza, Burgüeño, Maza de Pando, Ilso de las Estacas y Cornezuelo, llegando a Carranza, sin haber planificado de antemano ese destino, tras ocho horas y media de marcha, con descanso de sólo media hora para comer; entre la parada terminal de autobus en Valmaseda y la parada de autobus frente al ayuntamiento de Carranza. Sin gpeses ni artefactos satelitales, ni mapas, sin utilizar el teléfono móvil, sin haber pasado antes nunca andando hasta allí, sin referencias otras que la mera referencia visual. Sin saber, desde las alturas desnudas y abiertas, donde estaba exactamente el núcleo principal del pueblo, que con menos de 3000 habitantes, dispone no obstante de una superficie cuadrada de casi 12 kilómetros de lado. Decido que el núcleo de casas más extenso, de entre la multitud de barrios, ha de ser el destino adecuado y que llegaré por el cordal, por la línea más corta y más alta, por entre los campos y praderas , desde la cima del Ilso. En la bajada del Cornezuelo por la máxima pendiente, por entre los espinos muy tupidos aunque practicables con esmero, me topo con una valla larguísima, muy bien construida y fuerte, que me cuesta traspasar; pero no rompo nada; que no entiendo su finalidad en una zona que no es de pasto. Al llegar a la altura de Bernales, me desvío para alcanzar el punto más alto de la colina en que me hallo. Me encuentro con un hombre mayor con un pie herido, que mal anda penosamente. Me pregunta que adonde voy, me dice que por ahí no se va a Carranza, le contesto que yo voy por los prados, me cuenta que ha sido pastor en la zona durante más de 50 años; que ha ido a Valmaseda muchas veces por donde yo vengo. Que dormía en las pequeñas cabañas construidas de piedra, con frío, esperando que no viniera el lobo. Que vino la otra madrugada aquí y que mató a un ternero; que sí hay lobos actuales; que ellos están indefensos, que no les dejan ni hacer batidas, ni tirar cohetes, ni nada de nada. Se entiende ahora la larga y fuerte valla protectora con que me topé bajando del monte. Pienso y me preocupan varias cosas. Pienso que el ecologismo maximalista y radical es muy muy corto si solo tiene en considración los derechos de los lobos, pero no los del ganado a morir rápidamente y sin dolor; que los cohetes ahuyentadores debieran de ser permitidos. Que los servicos zonales de salud debieran de dejar de no atender a nuestros pastores, que después de unas vidas de grandes andanzas, han de poder seguir andando, se han de curar. Pienso que ese pastor sabía de antemano por dónde yo iba a pasar; cosa que yo mismo ni sabía; que me estaba esperando. Y ello me preocupa. Pienso que la lengua vasca no la debieran de mal guiar con grafías rupturistas erróneas, a la contra de la grafía simple y llana de la lengua española; que las lenguas han de ser siempre amigas y colaboradoras entre ellas; que no tenemos porqué adoptar la malgrafía francesa de "Biarritz" o de "Saint Jean de Lutz"; la "z" in la "t" nos basta y sobra; los vascos de Hegoalde pronuncian muy bien la "z" fuerte española que los franceses no saben pronunciar, no obstante, sin una "t" delante. Y todos estos desencuentros me preocupan.
  • item-iconRobín García Saiz
    El 17 de noviembre de 2015
    Donde dije, al final del mensaje anterior, ""la "z" in la "t" nos basta y sobra."" debí haber dicho : ""la "z" sin la "t" nos basta y sobra."" http://www.mendikat.net/foto.php?numero=3336&imagen=11#foto http://www.mendikat.net/foto.php?numero=3335&imagen=10#foto
  • item-iconRobín García Saiz
    El 19 de noviembre de 2015
    Gracias, Javi. No estaba seguro yo de que esta grafía torpe estuviera ratificada por el organismo oficial de la lengua vasca. Se justifica la utilización de la "tz", por no existir la "z" en la lengua vasca, según dice el documento. Tampoco existe la zeta fuerte española en francés, que pronuncian los franceses como una "s" suave, que con una "t" delante, se fortifica y suena a "z" española, como en el caso de Biarritz, que pronunciamos Biarriz al sur del Bidasoa e intentan pronunciar igual de fuerte, por medio de la "t" intrepuesta en el ipar alde francés. No hay razón alguna para, por no tener ni usar la "z"; usarla en realidad, pero en consonante doble unida y fortificada con con la "t". No hay razón alguna para taransformar la "ch" fuerte española, que los franceses pronuncian muy suavemente, en "tx"; la "v" en "b" como en el caso del probable Val (de) Maseda; ni la "c" en "k"; que el documento ni explica ni justifica. Una lengua minoritaria no ha de eregirse en confrontación con la mayoritaria; que no nos violenten la grafia del español que utilizamos e utilizaremos a diario; que no se equivoquen con confrontaciones estúpidas; los griegos antiguos se complicaron muchísimo, además de equivocarse, con el sistena solar de Ptolomeo o con la no aceptación de los números negativos -no lo seamos. Es triste que los vascos modernos hayan elegido, de igual forma, el camino más largo y el más equivocado. El de la enemistad entre las lenguas y el de la enemistad entre las costumbres. Decimos Burdeos y no Bordeaux; Londres y no London; escribimos Coñac y no Cognac; Estrasburgo y no Strasbourg; Napoles y no Napoli; que no nos obliguen ya más a no escribir Carranza, Valmaseda o China.