Ir arriba

Mendizorrotz (416 m)

remove-icon
Javier Urrutia
arrow-iconFecha Alta
01/01/2001
arrow-iconModificado
01/01/2001
Monte que conforma un pequeño macizo costero entre Orio, al W., y Donostia, al E., separando las correspondientes desembocaduras de los ríos Oria y Urumea hacia el mar. Goza de una bella panorámica sobre la costa aunque la entidad de las cumbres sea pequeña: Kukuarri ( 377 m ), Arratzain ( 344 m ), Gudamendi ( 263 m ), Igeldo ( 181 m ), y, por supuesto, Mendizorrotz ( 415 m ). Algunos como Igeldo o Gudamendi se encuentran urbanizados. Los demás no quedan lejos de los accesos rodados. Este espacio montañoso es compartido entre los términos municipales de Donostia, Orio y Usurbil.

Mendizorrotz es una montaña que hunde sus raíces en el mismo mar. Dista 1.210 metros de la playa de Agiti, ubicada en una pequeña ensenada cubierta por rocas. En las inmediaciones de esta playa salvaje existe una piscifactoria de rodaballos a la que se puede acceder en acusado descenso desde el barrio de Igeldo ( 240 m ).

Igeldo es un lugar muy conocido para los visitantes de Donostia. Desde esa cumbre urbanizada puede descubrirse la magnífica panorámica de la ciudad, reconocible en su sin fin de fotografías, y que fue identificada en un principio con la "Bella Easo o Oiasso", especialmente en el s.XIX cuando se convirtió en la sede vacacional de la monarquía. En el año 1911 se construiría un parque de atracciones que modernizándose através de los tiempos ha llegado hasta nuestros días. A Igeldo se puede subir en un funicular que mantiene una estructura fiel a aquel que se inaguró en el año 1912.

En Mendizorrotz se situó un fuerte edificado durante la guerra civil y del que todavía quedan algunos restos, si bien es posible que ya en el siglo XIII existiese alguna construcción defensiva. También existen restos protohistóricos como los cromlechs de Mendizorrotz y Artzate, y los cuatro túmulos de Tontortxiki ( 350 m ). Asimismo, un nevero en ruinas servía para acumular la nieve hasta bien entrado el verano. Hacia el E. se suceden las pequeñas lomas de Arrobizar ( 323 m ) y Txalin ( 312 m ). Al E. del mismo junto a la parada de autobuses se encuentra el dolmen de Iturrieta. Seguidamente tras pasar por el pueblo de Igeldo ( 240 m ) se llega al urbanizado monte Gudamendi ( 268 m ). La línea de cumbres pierde entonces altura de forma significativa ( 132 m ) para volver a ganar altura hacia la ultima elevación del cordal, ya sobre Donostia. Se trata del ta mencionado, monte Igeldo ( 181 m ), que como se ha indicado es un símbolo de Donostia, muy concurrido y conocido por los Donostiarras y por los visitantes de la ciudad. Aunque, como se ha reseñado, posee en su cúspide un parque de atracciones, al cual de puede llegar en Funicular desde el barrio de Ondarreta de Donostia, merece ser visitado por la estampa de la ciudad edificada sobre el itsmo o lengua de tierra que la une al monte Urgull (126 m ), con la mundialmente conocida panorámica de la bahía de La Kontxa con la isla de Santa Clara en el centro. El punto más elevado del monte Igeldo es un Faro, que se eleva a 206 m. sobre el nivel del mar.

Hacia el W. el macizo de Mendizorrotz desciende hacia Orio no sin antes elevarse en el bonito Kukuarri o Talaimendi ( 377 m ). Estas cotas, que ofrecen un bello paisaje sobre el horizonte marino, constituyen, sin duda, el principal atrativo de estas alturas costeras.

En el capítulo de las curiosidades, y aunque parezca mentira, hubo la iniciativa de situar en este monte el aeropuerto de Donosti, sustituyendo al de Hondarribia, cuya utilización supone muchos problemas al hallarse en el entorno próximo del monte Jaizkibel ( 543 m ).

Desde Polipaso

Una carretera une Orio con Donostia por Igeldo y convierte todas las ascensiones en paseos. Para subir a Mendizorrotz ( 415 m ) hay que dirigirse al paraje y taberna de Polipaso ( 325 m ), y de aquí directamente a la cumbre. El recorrido más interesante es la travesía Donostia-Orio, clásico recorrido de media jornada que permite subir Mendizorrotz y Kukuarri.

Desde Usurbil

En Usurbil ( 20 m ) se sube por una pista en dirección N. hacia las casas de Oiokin ( 125 m ) rodeando el monte Arratzain ( 344 m ) por su vertiente oriental. Tras dejar atrás Arratzain borda ( 245 m ) se pierde altura al collado Artikula ( 215 m ), cruzando la autopista por un paso elevado, conectando, más arriba, con la pista de ( 285 m ) de Mendizorrotz, o tirando campo a través por la vertiente SE hasta la cima.

La sidra y el "txotx"

Muchos caseríos en Gipuzkoa han elaborado sidra para consumo propio. Algunos de ellos se especializaron aún más en su producción, de tal modo que disponían de un buen número de barriles de madera o “kupelas” bien cargadas de mosto de manzana fermentado que podían vender a los dueños de tabernas, restaurantes y sociedades gastronómicas. Con objeto de catar los nuevos caldos antes de su embotellado, los clientes se dirigían a estas “sagardotegis” o sidrerías con algunas viandas para acompañar la degustación, que se realizaba de pie y compartiendo la comida del mismo plato. De este acto inicialmente privado, surge el “Txotx”, que es el nombre del palillo que cierra el paso del grifo de la Kupela, y, por extensión, también, el nombre que se da a la apertura de las barricas para que mane el líquido.

Hoy en día se trata de un veradero acto social, un mentidero que reune a jóvenes, mayores, adinerados empresarios y obreros. Numerosos grupos de comensales se dirigen a las sidrerías atraídos por su menú a base de tortilla de bacalao, lomos de bacalao con pimientos, chuletón asado y, de postre, nueces con queso de Idiazabal con membrillo. Hoy en día, por comodidad, se come sentado, pero al grito de “Txotx ¡”, las gentes toman sus vasos, se dirigen al “Kupiltegi”, y los inclinan ante el fino chorro que brota del barril. Tras el escanciado, el producto se degusta de un trago y se retorna a la mesa con el recipiente ya vacío.

La recolección de las manzanas utilizadas para la elaboración de sidra se realiza a mano o ayudándose de una “makila” entre mediados de setiembre y mediados del mes de noviembre. Los frutos una vez lavados son triturados y prensados obteniéndose un jugo de manzana turbio. El mosto así obtenido se lleva a barriles de madera o depósitos . Entonces empiezan a actuar las levaduras del género Saccharomyces, transformando los azúcares en alcohol. Se trata de la fermentación Alcohólica. Durante este transformación la sidra eleva su temperatura. Si subiese demasiado podría perjudicar o echar a perder, incluso, el producto, por lo que los depósitos suelen contar con serpentines, por cuyo interior circula agua fría, de tal modo que es posible mantenerla entorno a los 12-14º C y manterner un control sobre la fermentación.

Seguidamente el material se trasiega de un recipiente a otro con objeto de aclararlo, precipitando los sólidos sobrenadantes y de mezclar las distintas sidras para obtener un producto más equilibrado en propiedades organolépticas. Luego sobreviene un segundo proceso bioquímico, la fermentación maloláctica, así llemada porque transforma el ácido málico y ácido láctico, lo que suaviza la acidez del producto final.

La sidra era embotellada no más allá del mes de mayo, aunque hoy en día, las técnicas de conservación del producto permiten que se pueda hacer durante todo el año. El "Txotx", el período durante el cual las sidrerías se mantienen abiertas, comienza en enero y finaliza en abril o a principios del mes de mayo.

Accesos : Donostia ( 2h ); Travesía Donostia-Orio ( 4h ).

catalog-iconCatálogos

images-iconImágenes

comment-iconComentarios