Ir arriba

Cuiña (1.992 m)

remove-icon
Luis Alejos Escarpe
arrow-iconFecha Alta
01/08/2006
arrow-iconModificado
01/08/2006
El relieve suave de viejas montañas que se elevan sobre profundos valles de aguas bravas, frondosa vegetación, fauna privilegiada y vestigios de arcaicas formas de vida. La sierra de Los Ancares representa el declive de la Cordillera Cantábrica desvaneciéndose a orillas de su hijo el Sil.

Pico Cuiña

Al dejar la carretera en este amplio collado (1.684), límite septentrional de la sierra, tomamos la senda que se dirige (SSW) a una depresión (1.648 m) cubierta de piornos. La cota situada al frente (1.815) se puede ascender, o flanquear por el Oeste, continuando en cualquier caso por el lomo del cordal y siendo inevitable perder altura (1.746 m). La siguiente cota (1.883 m) se sube por el filo de la arista, un tanto rocosa, siendo asimismo factible soslayarla por la vertiente oriental hasta enlazar con el collado (1.828 m) desde el cual se remonta (S) la erguida ladera herbosa del Pico Cuiña (1.987 m) (1,15), vértice de los Ancares.

Esta breve ascensión merece ser complementada con un corto recorrido (E) hasta los Dos Hermanitos (1.906 m) (1,30). Después nos deslizaremos desde el collado intermedio (1.825 m) al Pozo Ferreiro, situado en la vertical del Cuiña, dando un rodeo por encima de la Hoya de Ancares y retornando al itinerario del cordal (1.746 m) para volver al Puerto de Ancares (1.684 m) (2,30).

Desde Suarbol

Al salir de esta atractiva aldea (1.100 m) podemos optar entre cruzar inmediatamente la carretera para elevarnos por la ladera occidental del Cuiña ( 1.987 m ), o seguirla hasta el puente que vadea el Río de la Vega. En las dos variantes predomina la dirección Sur, progresando en el primer caso sobre la cuenca del río y junto a la orilla en el segundo. Confluyen en un vado próximo a la Mallada de Suarbol (1.600 m) (1,15), donde existe una cabaña. La pendiente se intensifica en el acceso al cordal, y al llegar al collado (1.750 m) (1,45) la senda pasa al Valle de Burbia. Nosotros damos la espalda a Peñalonga remontando por terreno herboso (NNE) la pendiente del Pico Cuiña (1.987 m) (2,30).

El Cuiña se alcanza también desde Piornedo (1.080 m), trasponiendo por carretera o sendero el contrafuerte que delimita la cuenca del Río de la Vega, así como desde Burbia (900 m), alcanzando por su valle el collado Peñalonga-Cuiña que posibilita ascender a ambas cumbres, e incluso a partir de Tejedo (1.000 m), remontando el curso del Río Cuiña por la Hoya de Ancares.

Crestas de la Sierra de los Ancares

La travesía del cordal, carente de obstáculos apreciables, nos permitirá conocer el resto de las cumbres significativas de la sierra. Partimos del Puerto de Ancares (1.684 m) alcanzando sucesivamente el Pico Cuiña (1.987 m) (1,15), Peñalonga (1.870 m) (2,00), Mustallar (1.924 m) (2,45) y Pico Lanza (1.876 m) (3,15).

Salvando la Golada de Boca do Campo (1.730 m), situada entre los profundos valles del Ortigal y Burbia, coronamos las puntas gemelas del Corno Maldito (1.848 m) y Pico dos Charcos (1.847 m) (4,00). Luego aparece la cresta de los Penedos, el tramo más aéreo y abrupto del cordal. Sus tres cotas están separadas por brechas que exigen trepar, no obstante se pueden soslayar por la vertiente oriental. Una vez en Tres Obispos (1.792 m) (5,00) proseguimos nuevamente hasta Peñarrubia (1.825 m) (6,45) (5,30 del Pico Cuiña).

Daremos marcha atrás hasta la Golada de Cardiadelos (1.596 m), bajando por el bosque a la Campa de Brego (1.400 m) (8,00), con vistas a dirigirnos por la Golada da Vara (1.470) a la Campa de Tres Obispos (1,583 m) (8,30). No disponiendo de coche de apoyo es preciso recorrer todavía unos 6 km. hasta el refugio del Club de Ancares (9,45).

Accesos: Pto. de los Ancares ( 1h 15 min ).

catalog-iconCatálogos

images-icon Imágenes

comment-iconComentarios