Ir arriba

Curavacas (2.524 m)

remove-icon
Luis Alejos Escarpe
remove-icon
Javier Urrutia
arrow-iconFecha Alta
13/06/2006
arrow-iconModificado
24/04/2017

Tras Peña Prieta ( 2.539 m ) y su antecima S, ocupa la segunda posición entre las cumbres más elevadas de la cordillera Cantábrica, propiamente dicha, además de ser la más elevada de la reserva de Fuentes Carrionas.

Orometría

Es, verdaderamente, la montaña significativa más elevada de la provincia de Palencia. Cierto es que el inocente Monte Infierno ( 2.537 m ), que es la antecima meridional de Peña Prieta, determina el límite interprovincial entre Palencia y Cantabria, pero hay que matizar que esa cota apenas alza prominencia significativa. Para que no nos despistemos hay que matizar que en los Picos de Europa se levantan picos de mayor altitud ( superándose los 2.600 metros ), si bien este macizo queda al N del eje de la cordillera Cantábrica.

En fin, que Curavacas ( 2.524 m ) es una montaña que presenta una altimetría importante. Este hecho no queda plasmado sólo en meros juegos de cifras. Lo cierto es que en un día despejado ( particularmente en las frías mañanas de Invierno ), este pico asoma en el amasijo azúl de las montañas cantábricas a modo de pináculo realmente notable escoltado por el cercano Espigüete ( 2.450 m ). A este respecto hemos confirmado que se puede divisar desde la cima del lejano Moncayo ( 2.315 m ).

Curavacas ( 2.524 m ) forma una entidad propia dentro del área montañosa de Fuentes Carrionas, extendiendo su cresterío en dirección E-W a lo lago de poco más de 12 Km. Por el Norte queda la montaña entroncada ( 2.032 m ) a la cordillera en dirección al pico Peña Prieta ( 2.539 m ). Los límites que se imponen a este macizo son muy claros. Por el Norte , el Este y el Sur lo traza el río Carrión, que se ve obligado a realizar un gran quiebro ante la imposibilidad de cruzar la petrea mole que se eleva más de mil metros sobre las agitadas aguas que corren por el serpenteante cauce. En el lado Oeste es el barranco de Cardaño el que limita al macizo de Curavacas.

Varias cimas se alzan por encima de los dos mil metros: Pico del Vallejo ( 2.189 m ), Pico de Hoya Continúa ( 2.389 m ), Pico de la Curruquilla ( 2.414 m ), Curavacas ( 2.524 m ), Monte las Huelgas ( 2.221 m ), etc. El propio Curavacas se encuentra formado por tres cotas: La cima principal es la más oriental ( 2.524 m ). La más abrupta es la cima occidental, denominada Aguja del Pastel ( 2.502 m ). Entre ambas queda el llamado Pico medio ( 2.494 m ).

La vertiente Norte del Curavacas presenta bellos parajes como el famoso Pozo Curavacas ( 2.050 m ), una laguna en el circo glaciar que determina la Hoya Contina y el pico de la Curruquilla, si bien los itinerarios más frecuentados y algunas escaladas de dificultad media discurren por la vertiente contraria.

En dirección Sur un cordal divide la cara Sur del Curavacas en dos vertientes claramente diferenciadas. La vertiente SE recoge la vía normal de acceso a la montaña: El Callejo Grande. Esta se dirige hacia el collado del Hospital ( 2.142 m ) y, por debajo de él, se interna en el empinado callejo que desemboca en la cresta muy cerca de la cima. No reporta dificultades destacables (F+) pero es una zona donde se han producido accidentes con cierta frecuencia en condiciones invernales, por lo que se debería prestar atención y hacer uso de los útiles de autoprotección sin las condiciones así lo requieren. Además de esta ruta hay varias canales. La canal Sur (AD-)(500 m) es la escalada invernal por excelencia. Consiste en un angosto tubo muy visible que alcanza inclinaciones del orden de los 60º a la salida. Se desemboca en la arista ( delgada en invierno ), y se trepa por las rocas (II) hasta la cumbre. Además del citado tenemos el corredor central y el corredor oblicuo, más sencillos. El lado Suroeste también contempla varios corredores. La canal SW es el itinerario más clásico (F+)( 600 m ).

Pasamos a la cara Norte, que presenta un gran interés alpinístico al ser la más escarpada y difícil. Hay que indicar que se encuentra dividida en dos partes por un eje montañoso similar al de la cara Sur. La cara NE es la que concentra la dificultad. La Diagonal (AD+)(600 m), es una ascensión interesante pero hay otras posibilidades, como la cresta Norte, que no reporta dificultades destacadas (F): Callejo del Rebeco, Canal de la brecha Muerta. Hay que dejar constancia, también, de las cascadas de hielo que se forman al pie de la aguja del Pastel ( 2.502 m ).

Toponimia

En origen, el topónimo Curavacas parece que tiene su origen en la pequeña laguna de origen glaciar al pie de la cara N, llamada Pozo Curavacas. De igual modo se ha denominado el circo de pastizales o puerto delimitado entre el río Carrión (N), la divisoria de la montaña con Vidrieros (S), el Alto de Ves (W) y el contrafuerte NE que lo separa del Puerto del Hospital. Por lo demás, se interpretaría por la preferencia del ganado vacuno por aquel lugar. Por ello, tal vez sería más correcto incorporar el genérico a la denominación "Pico de Curavacas".

Historia

Durante los meses de verano, la cumbre de Curavacas queda bastante más accesible que en invierno. Entonces la nieve y el hielo convierten incluso su vía de acceso más fácil requiere un conocimiento básico del montañismo invernal y contar con el equipo adecuado. Por tanto, no parece ser nada anormal que pastores de Vidrieros o de las inmediaciones hubiesen alcanzando la cima en los períodos estivales. Tampoco parece raro, a decir por sus descripciones, que Casiano de Prado hubiese pisado la cima, tal vez antes de 1853. Si se tiene noticia de una ascensión por parte del geofísico José García Siñeriz en 1909, acompañado de Donato Pérez de Vidrieros que sirvió de guía y que, cabe pensar como en otros cosos, que ya conocía el camino... El citado Siñeriz escribió:

"El vértice está situado en lo más alto de la peña así llamada, que es casi inaccesible; tiene una altitud medida con un barómetro de 2.700 m. El vértice está en el pico situado más al Este."

En abril de 1957 un trágico accidente en la cara NE del Curavacas sesgo la vida de tres jóvenes montañeros palentinos durante una borrasca de nieve. Del desgraciado acontecimiento se hicieron eco los medios de comunicación de la época. La cordada se llamaba "Los Faquires", nombre que toma una de las vías de la cara Norte. Desde entonces esta montaña ha arrojado un buen número de víctimas en las ascensiones invernales.

Para más detalles puede consultarse la obra "Historia de la Montaña Palentina" de Alejandro Díez Riol.

Nota [Javi Urrutia]: El que suscribe se rompió la pierna en tres cachos en Abril del año 2001 al intentar contener la caída del compañero de cordada tras haber subido por la cara NE y efectuar la arista entre Curavacas y la Aguja del Pastel. Tuvo lugar durante el descenso por la cara SW.

Desde esta página un agradecimiento al equipo de rescate de la Guardia Civil que protagonizó el rescate y que me ha permitido ascender a muchas más montañas desde entonces. El Curavacas es una gran montaña, de eso no cabe duda, bella , magnífica y todo un símbolo de la montaña Palentina. No la veamos como un punto negro de accidentes, sino de grandes gestas de la escalada invernal.

Desde Vidrieros, Callejo Grande (F+)

El Callejo Grande, que como se ha dicho es la vía normal, se acomete desde Vidrieros ( 1.341 m ), pequeña aldea al pie de la impresionante montaña.

Desde el pueblo una pista discurre junto al arroyo Valdenievas (NW). En la confluencia con el arroyo Cabriles sigue al N. y nos lleva al Prado Cabriles o Pradera del Resollar ( 1.526 m ), desde donde la cara Sur de Curavacas se descubre en toda su magnitud. Se cruza el río y se pasa una fuente para cruzar este prado cubierto de escobas y dirigirnos hacia las pedrizas de la cara Sur que nos conducen en dirección al collado del Hospital ( 2.142 m ).

Sin llegar a él, veremos a la izquierda el Callejo grande, un empinado corredor que culmina en una brecha a la izquierda del característico cabezón rososo del Diente del Oso. Ya en la arista, por la izquierda se asciende por terreno empinado hasta llegar a la cumbre ( 2.524 m )(F+)(3,00). La travesía de las tres cimas que culminan el Curavacas no interpone problemas en verano: Curavacas ( 2.524 m ), Pico Medio ( 2.493 m ) y Pico Occidental ( 2.503 m ), pero no es fácil de acomenter con nieve sin el equipo y conocimientos adecuados.

Desde Cardaño de Arriba (PD-)

Salimos del refugio (1.420 m) por el camino contiguo al Arroyo las Lomas; al llegar a la confluencia de cursos de agua cruzamos el puente (1.550 m), (1,00) dejando (N) la ruta de Peña Prieta para proseguir (NE) junto al Arroyo Ormás hacia el Collado del Ves (2.070 m) (2,15).Al cambiar de vertiente continuamos (SE) sobre la cuenca y majada del Arroyo del Ves para trasponer el contrafuerte septentrional de Curruquilla. Una vez en la Hoya Superior, encima del Pozo Curavacas y al pie de la muralla cumbrera, podemos elevarnos (E) por una corta ladera que enlaza con la cresta Norte o Cola del Curavacas. Cabe también utilizar un par de vías de
escasa dificultad; se trata de sendos corredores que suben en diagonal (SE) a la cresta Norte y se denominan Senda del Notario y Diagonal Verde. En cualquier caso alcanzaremos la ruta normal en la Llana, concluyendo así la ascensión al Curavacas (2.520 m) (PD-)(4,00).

Canal Sur (AD-)(500 m)

Como se ha dicho se trata de una interesante y clásica ruta invernal; sin duda la más frecuentada del macizo. Localizarla es sumamente fácil: estamos hablando de la canal que baja como una plomada desde la brecha situada al Oeste de la cumbre principal hasta la base de la montaña. Las dificultades varian en función del nivel y estado de la nieve. En condiciones adecuadas, si la nieve es abundante y consistente, no hay obstáculos relevantes.

Cuando el blanco elemento escasea la canal resulta más angosta y afloran los pulidos canchales, tal vez cubiertos de hielo.

La aproximación tiene lugar por el camino de la ruta normal hasta el Resollar. Nos dirigimos a partir de ahí por neveros de mediana pendiente o llambrias de conglomerado hacia la canal. El encordamiento se suele realizar bajo un corto resalte. Como el corredor es aún amplio continuaremos progresando por un pronunciado nevero.

Al llegar a un estrechamiento, inconfundible por encontrarse junto a una torre y que constituye el paso clave de la ascensión, con buena nieve los crampones nos permitirán superarlo sin titubear. En caso contrario es preferible desviarse a la izquierda, remontando unas placas conglomeradas y afrontando la escalada de un diedro escaso en agarres (IV). Después, por terreno más practicable (III) y mediante una diagonal ascendente, se retorna al corredor.

No tarda en aparecer otro estrangulamiento, menos comprometido; en caso de necesidad se soslaya también por la izquierda. Volviendo al eje de la canal superamos el tramo superior, encontrando probablemente al salir a la horcada una cornisa de nieve. Una vez en la cresta, o sea en el Plano inclinado que separa la cumbre central de la oriental, giramos a la derecha (E), trepando por una pequeña pared con terrazas hasta el vértice del Curavacas (2.524 m) (AD-)(3,00).

Corredor "Y" (PD+)

Entre el corredor S y el Callejo Grande queda un contrafuerte rocoso que desciende directamente de la cima de Curavacas ( 2.524 m ). En esa parte se localiza el corredor de la "Y", más fácil que el corredor S y de interés más limitado incluso en invierno.

Al iniciar el corredor S, abandonarlo por la derecha para seguir otro corredor (45º) obstaculizado con pequeños resaltes en ausencia de nieve (II). Esta canal gira a la izquierda y asciende (45º) directa hacia la cresta. Antes de la misma, unas amplias terrazas, a la derecha, conducen sobre la cara S a la cima de Curavacas ( 2.524 m )(PD+).

Diagonal NE (AD+)

La aproximación más rápida se realiza desde Vidrieros ( 1.341 m ) siguiendo la vía normal para apartarnos de la misma con objeto de subir al collado del Hospital ( 2.142 m ). Descender por la vertiente contraria al Hoyo del Muerto ( 1.891 m ) donde existe una pequeña laguna alargada.

Sin necesidad de llegar a él pegarse a la pared de la izquierda hasta dar con amplísimo diedro con grandes bloques desprendidos en la parte inferior. Ascender ese diedro, que impone dificultades significativas (II) pasa salir a una gran vira herbosa que se recorre hacia la derecha para situarnos en el inicio de la diagonal de la cara NE. Al principio se remonta fácilmente (II) hasta que se estrecha en un una chimenea. Se escala entonces el muro de la derecha (IV+) protegido por un par de clavos. En invierno se suele formar una cascada de hielo competente (75/80º). Tras el largo que da dificultad al itinerario, el desarrollo e la vía es sencillo (III). Se deja a la derecha una pared de tonalidad  amarilla ( el llamado desplome amarillo ), remontando un nuevo diedro tumbado (III), antes de desembocar en el rellano N ( La Llana de Curavacas ) muy cerca de la cima de Curavacas ( 2.524 m )(AD+).

Pedrera Pindia (F+)

El itinerario más sencillo de la cara NE es la llamada Pedrera Pindia, que se eleva en diagonal a la derecha del Hoyo del Muerto ( 1.891 m ) para salir a la cresta N. Interesante con nieve.

La manera más rápida de realizar el itinerario desde Vidrieros es alcanzando el collado del Hospital ( 2.142 m ), para descender por la vertiente contraria al Hoyo del Muerto ( pequeña laguna ), y rodear bajo la cara NE hasta dar con la pedrera ascendente (SW). Al final del canchal aparece una sucesión de placas tumbadas (I+) para luego realizar una travesía hacia la derecha superando pequeños resaltes rocosos y herbosos. Existe una traza poco marcada que busca pequeñas terrazas herbosas ( senda del notario ) para alcanzar una grieta ( grieta Muerta ) y salir por la llamada brecha Muerta a La Llana ( nombre del rellano Norte de Curvacacas ). Se gana entonces la cima (N) en minutos ( 2.524 m )(F+).

Cresta occidental de Curavacas (PD-)

Desde Vidrieros ( 1.350 m ) tomamos una vez más el curso del arroyo Valdenievas. En la confluencia con el arroyo de Roblos ( 1.437 m ), tomamos a la derecha para ascender (NW) hacia un collado ( 1.742 m ). Franqueando a media ladera el barranco del Hormigal se llega al collado ( 2.106 m ) que forma Canchas de Ojeda ( 2.199 m ) con el Pico Vallejo ( 2.189 m ), al cual nos dirigimos en primer lugar.

Siguiendo al cresta al NE se coronan sin dificultad las dos cimas del Pico de la Hoya Continúa ( 2.385 m y 2.392 m )(F). A partir de este punto la cresta se vuelve más abrupta. Destreparemos hacia el E. buscando los desmantelados corredores de la vertiente Sur hasta dar con el collado de Soña ( 2.217 m ), desde donde por una cresta más firme y evidente se alcanza el cono rocoso de la Curruquilla ( 2.414 m )(PD-).

Desde esta cima, la cresta se desploma por lo que deberemos, nuevamente, contornear las dificultades por la vertiente Sur. Cruzaremos una horcada, desde donde se gana una collada que da paso a la brecha Curruquilla ( 2.290 m ). Más adelante, se bordea un tramo de cresta y aparece una nueva brecha. Atravesando una pedrera, unos corredores permiten recuperarnos sobre la cresta por la cual seguimos hasta situarnos junto a los desplomes de la cima Oeste de Curavacas ( 2.504 m ), la más abrupta del conjunto.

Descendemos, entonces, sobre la vertiente Sur hasta topar con una canal vertical por la cual subimos para dar con un pasillo colgado que rodea la cumbre Oeste o Aguja del Pastel ( expuesto con nieve ). Bastará desde aquí una trepada para coronarla ( 2.502 m ), pero si queremos continuar hasta la cima principal seguiremos por ese pasillo hasta salir a la brecha que la separa del Pico Central o Pico medio ( 2.494 m ). Este se asciende o se rodea por la vertiente Norte para salir al collado de la Canal Sur ( 2.462 m ). Desde aquí escalando un conjunto de resaltes se gana la cima ( 2.524 m )(PD-). El retorno a Vidrieros se realiza por la vía normal ( Callejo Grande ).

Otros itinerarios

Las rutas de la vertiente Norte del Curavacas son poco frecuentadas a causa de las largas distancias que es preciso recorrer para acercarse a sus laderas. Desde Vidrieros representa una caminata de unos 12 Km. a orillas del Carrión por pista para vehículos todo terreno. Se impone por tanto una etapa previa de acercamiento, pudiendo hacer noche en las cabañas que jalonan el Valle de Pineda.

Tras esa larga marcha por terreno prácticamente llano se toma la senda denominada, con acierto, de las Escaleras, superando el curso de cascadas. Después de sustituir la compañía del Carrión por la del arroyo del Ves se deja asimismo éste para alcanzar el Pozo Curavacas (1.800 m), encajonado entre las murallas de la montaña que le da nombre. Aquí enlazamos con el itinerario descrito a partir de Cardaño de Arriba, culminando el ascenso al Curavacas.

En realidad son varias las vías de escasa dificultad que se elevan a esta cima desde el Valle de Pineda. Una sube desde el Estrecho (1.500 m) por la Cola del Curavacas, remontando el Arroyo del Hospital hasta el collado homónimo y prosiguiendo por la crestería hasta la cima.

Estos itinerarios son accesibles también desde la Abadía de Lebanza, trasponiendo el cordal que delimita las cuencas del Pisuerga y Carrión.

Accesos: Vidrieros ( 3h ); Cardaño de Arriba ( 4h ); Canal Sur ( 4h 30 min ).

catalog-iconCatálogos

images-iconImágenes

comment-iconComentarios

  • item-iconBenito Manzanares Pelaz
    El 9 de junio de 2009

    No se si ahora te servirá de algo. Cuando nosotros fuimos la nieve estaba en ese punto en que por la roca costaba pasar y la nieve que quedaba era "sopa" perdida.

    He visto unas fotos de la semana siguiente y la nieve se habia retirado dos metros. Si vais ahora seguro que pasais sin problemas. Si lo que quereis es nieve entonces no. El mismo dia que nosotros dos cordadas intentaron, una el corredor de la "Y" y otra la canal sur y las dos se tuvieron que dar la vuelta por falta de continuidad en la nieve.

    Un saludo

  • item-iconEduardo Mera Diez
    El 2 de junio de 2009
    hola benitarragona, podrias concretar mas lo de la nieve, un saludo
  • item-iconBenito Manzanares Pelaz
    El 24 de mayo de 2009

    ¡Que preciosidad de montaña. El viaje desde Tarragona ha merecido la pena con creces. Las condiciones de la nieve que quedaba no eran las mejores pero eso aun hizo la ascensión mas interesante. Un saludo a los vascos que nos encontramos en las inmediaciones de la cima.