Ir arriba

Infierno Central, Pico de (3.081 m)

remove-icon
Luis Alejos Escarpe
remove-icon
Javier Urrutia
Fecha Alta
26/05/2007
Modificado
07/06/2017
305

Tres puntas superan los tres mil metros de altitud: Cima Oeste ( 3.073 m ), Cima Central ( 3.082 m ), Cima Este ( 3.076 m ), además del Arnales ( 3.002 m ). Son los denominados Picos del Infierno, conocidos antiguamente como Quijada de Pondiellos. La proximidad de estas cumbres de tresmil metros al balneario de Panticosa hace que sean muy conocidas y transitadas por los montañeros, ya que las rutas son relativamente rápidas y fáciles. La construcción del refugio de Bachimaña ha abierto la posibilidad de utilizar otros acceso menos conocidos, como el que discure sobre el collado de Saretas para abordar estas cumbres.

Historia

Si bien, la primera cumbre superior a los tresmil metros del macizo fue el Argualas, conquistada en el año 1790 por el oficial ingeniero Vicente de Heredia, los llamados picos de la Quijada de Pondiellos tuvieron que esperar a la visita del padre del Pirineismo, el Conde Henry Russell. El 19 de junio de 1867, acompañado por el guía Jean -Marie Sarretes intentan la cumbre pero desisten y deben realizar un vivac en la zona de Pondiellos. Al día siguiente, el 20 de junio de 1867 coronarían la cumbre en un segundo y definitivo intento.

Toponimia

Frecuentemente se ha atribuido el nombre Picos del Infierno a su primer conquistador, H. Russell. Sin embargo, la denominación tradicional y recomendada es Quijada de Pondiellos.


Desde el Balnerario de Panticosa por el Cuello del Infierno (F)

La ruta de acercamiento comunmente utilizada atraviesa el Collado de Pondiellos ( 2.809 m ). Vale la pena combinarla con otra que discurre por la vertiente opuesta, llegando a las cumbres desde el Collado del Infierno y dejando para el descenso la del Barranco de las Argualas.

Del Balneario de Panticosa (1.660 m) parte, a la derecha del refugio alpino de la Casa de Piedra, una amplia senda ( indicador "Glaciar del Infierno" ) balizada con marcas rojas y blancas (GR-11) que se eleva por la muralla septentrional del valle, siguiendo siempre el curso del Torrente de Ba­chimaña. El sendero gana altura entre la masa de pinos y alcanza un mirador sobre la amplia cuenca en la que se instala el balneario, y prosigue aproximándonos al torrente. Al cruzar un angosto desfiladero presidido por una cascada, aparecen una sirga de acero y unos escalones donde antes se practicaba un leve destrepe. Luego se vuelve a ganar altura sobre las grandes masas de granito, al término de las cuales se encuentra la campa del Bozuelo. Es un lugar idóneo para la acampada. Desde este lugar hay dos maneras de seguir el camino. El GR-11 sigue por la derecha, doblando un contrafuerte. La segunda, acorta ligeramente la marcha, penetrando a la izquierda en un pequeño estrecho formado por unas pequeñas paredes rocosas con algunas vías de escalada. Ambas opciones convergen en una curva y prosiguen por encima del barranco hasta un alto. Un breve descenso más y la senda llanea en dirección a la muralla del Fraile de la que se descuelga la cascada formada por el desagüe de los ibones de Bachimaña. En invierno, la inocente travesía hacia esa muralla presenta un riesgo no desachable de aludes.

Situados ya bajo la cascada del Fraile, el sendero pedregoso adquiere inclinación y se aleja del valle por su flanco orográfico derecho. Más adelante, tras girar a la derecha, discurre con menor pendiente hacia el ya visible refugio de Bachimaña ( 2.177 m ). Para acceder a él, debemos abandonar el GR-11 un poco antes del mismo, cruzar el río por una pasarela y remontar la colina sobre la cual se establece (2.177 m )(1,30).

Prosiguiendo la marcha sobre el sendero de gran recorrido no faltarán las marcas que nos guiarán hacia el collado del Infierno. La senda bordea por la izquierda el ibón inferior de Bachimaña ( 2.150 m ), seguidamente hace lo propio con el ibón superior ( 2.200 m ), ganando un alto tras el que se efectuar la bajada correspondiente se alcanza un rellano frente a la cascada de los azules ( 2.225 m )(2.00). Este punto es una encrucijada de caminos. Por un lado, tenemos la marcada ruta al puerto de Marcadau ( 2.545 m ) que permite conectar con el refugio Wallon, la menos conocida ruta hacia el collado del Letrero ( 2.642 m ) que permite el paso hacia el macizo del Vignemale, el valle de Ara ( Bujaruelo ) y el refugio Oulettes de Gaube, y, finalmente, el GR-11 que se dirige al Cuello del Infierno ( 2.721 m ), que en este caso es nuestro objetivo. Hay que señalar que durante la primavera e inicio del verano, el torrente que desciende los ibones azules puede arrojar un caudal considerable de agua. El rellano donde se sitúa la encrucijada descrita queda anegada por las aguas por lo que suele resultar algo complicado cruzarla sin mojarse los pies. En esos casos, se practica un itinerario por el lado izquierdo ( margen derecha ), que aproximándose a la cascada, alcanza por ese lado, sin que exista una senda tan definida como la que discurre sobre la orilla opuesta, la pequeña presa del ibón Azul inferior ( 2.371 m )(2,30).

El Ibón Azul Inferior domina ya la cara N. de los Picos del Infierno. Al seguir, basta rodear un promonto­rio para alcanzar el Ibón Superior (2.409 m) (2,45). Luego se asciende por una vaguada (W) de moderada pendiente, con un rellano al pie del murallón Mar­moleras-Pico de Piedrafita, que se yergue en el acceso al Collado del In­fierno (2.721 m) (3,30). El último tramo suele contar con nieve ya entrado el verano, detalle que debe ser previsto por los senderistas que efectúan la marcha entre los refugios Casa de Piedra-Bachimaña-Respomuso.

Este puerto es clave en la comunicación de las regiones lacustres de Bachi­maña y Piedrafita; constituye el punto equidistante entre los embalses de Res­pomuso y Bachimaña Superior. Los refugios situados a orillas de ambos se pueden enlazar en cuatro horas de marcha, prolongando el itinerario que venimos siguiendo hasta el cercano Collado de Piedrafita (2.782 m) y efectuan­do el descenso por el Ibón de Llena Cantal (2.430 m). Desde el Collado del In­fierno es también posible bajar directamente a Sallent del Gállego (1.300 m), si­guiendo el curso del Torrente del Ibón de Tebarray (2.600 m) que mezcla sus aguas con las de los Ibones de Pondiellos (2.750 m).

La subida a los Picos del Infierno tiene lugar por la pedregosa cresta N., siguiendo el itinerario balizado y pasando por el Garmo Blanco (2.960 m) (4,15), donde cabe optar entre proseguir a plena arista (F+) o dar un rodeo para situarse en la cresta SW (F). Ambas vías confluyen en la cima Occidental de los Picos del Infierno (3.073 m)(F) (4,30). En cuestión de minutos se pasa a la cumbre Central (3.082) (F), cruzando una gran beta dolomítica incrustada en la montaña ( La Marmolera ). Aunque sobre esta sección de la cresta de los Infiernos existen varios mitos en cuanto a su anchura, hay que señalar que no es vertiginosa y resulta bastante ancha para no suponer ningun peligro objetico incluso al cruzarse cuadrillas de montañeros caminando en sentidos opuestos.

Salvando una horcada más se llega por fin la cota Oriental de los Picos del Infierno (3.076 m) (F) (5,00). En el amplio espacio que domina esta montaña destaca por su pro­ximidad el Garmo Negro ( 3.051 m ).

Como ruta de descenso utilizaremos la vía habitual de ascenso; el corre­dor que discurre por la cara S. entre las cumbres Central y Oriental. Una vez abajo se bordea el Ibón Superior de Pondiellos para alcanzar el collado del mismo nombre (2.809 m) (5,45), enlazando de esta manera con el itinerario de los Picos de las Argualas para regresar al Balneario de Panticosa (1.660 m) (8,00).

Con un esfuerzo adicional no superior a los tres cuartos de hora es factible ascender también al más modesto tresmil de la zona: Arnales (3.006 m). Se pue­de alcanzar continuando por el cresterío desde el Pico Oriental ( 3.076 m), teniendo que trasponer una horcada delicada, o descendiendo al Collado de Saletas (2.831 m) por el itinerario normal, encaramándose al Arnales mediante una entretenida trepada (PD) que discurre por su cresta meridional.

Desde el Balneario de Panticosa por Pondiellos (F)

Itinerario más rápido que le precendente.

Desde el Balneario ( 1.660 m ), hay que dirigise frente al borde NE del Ibón de Baños el inicio de la senda, justo a la derecha de la cascada de las Argualas. Tomamos pie, por tanto, en ese sendero que asciende rápidamente por el tupido bosque para salir a la Majada Baja de Argualas ( 1.870 m ). Luego continuar por la derecha en ascenso a la Majada Alta ( 2.040 m ). En un siguiente paso se dirige a la izquierda del pico Pondiellos ( 2.917 m ), que nos domina, para cruzar por debajo del mismo hasta el collado Pondiellos ( 2.812 m ). Esta brecha deja a la izquierda el Garmo Negro ( 3.064 m ) y da paso a los ibones de Pondiellos ( 2.737 m ).

Nos dirigimos a la derecha de los ibones en flanqueo bajo la cresta de los Picos del Infierno, trasponiendo el espolón que desciende de su cima más elevada, la central ( 3.082 m ). Al otro lado aparece la gran beta de roca blanca conocida con el nombre de La Marmolera o Las Marmoleras, a cuyos pies suele existir un nevero persistente. El sendero marcado con hitos asciende dejando a la derecha esas curiosa franja, y discurre cerca de su borde alcanzano la cima del Pico del infierno Occidental ( 3.075 m ). Algunas referencias como el mapa del I.G.N. llaman a esta cumbre Garmo Blanco, aunque otras lo hacen a la antecima más al W. Cruzando la cresta sobre la Marmolera (3.065 m ) se llega entonces a la cima del Pico de Infierno Central ( 3.082 m )(F).

La Canal Sur (F+)

Desde el Balneario o Baños de Panticosa ( 1.660 m ) la ruta más directa se dirige a la vertiente Sur cruzando el collado de Pondiellos ( 2.806 m ). El itinerario a este collado en período invernal queda bajo lan influencia de los aludes, riesgo a tener en cuenta antes de iniciar la marcha. El refugio de la Casa de Piedra posee información de las organizaciones estatales donde se publican los boletines meteorológicos y los partes nivológicos pertinentes que permite evaluar esos riesgos.

Seguimos el itinerario anterior hasta el Collado de Pondiellos ( 2.812 m ), para desviarnos a la derecha contorneando el Pico de Pondiellos ( 2.917 m ) y situándonos en las inmediaciones del collado Saretas ( 2.831 m ). Hay que perder un poco de altura bajo Arnales ( 3.006 m ) para situarnos en el comienzo del corredor, bien visible, a la derecha del espolón que desciende de la cima central.

La Canal Sur se presenta como un corredor de unos 35º de inclinación. En verano se puede subir ligeramente más a la izquierda por terreno sencillo pero muy inestable, gradas pizarrosas descompuestas (F+). En invierno su fondo ofrece una pendiente regular y entretenida que conduce rápidamente al pico central de los Picos del Infierno ( 3.082 m )(F+).

Desde el refugio de Bachimaña (F+)

Desde la construcción del refugio de Bachimaña ( 2.177 m ) en 2012, gana interés la posibilidad de alcanzar la cumbre desde este punto.

Desde el refugio hay que tomar, inicialmente, el GR-11 en descenso hacia el balneario. Antes de iniciar la bajada de la cuesta del Fraile, tomar a la derecha el itinerario ( balizado con hitos ) que cruza en dirección SW hacia un collado ( 2.327 m ) a la izquierda del Pico de Bachimaña o Puntetas de Bachimaña ( 2.746 m ). Bordeando seguidamente el ibón de Arnales ( 2.310 m ) por la derecha, se accede a una ladera pedregosa que permite alcanzar el collado de Saretas ( 2.831 m ), entre el Pico de Pondiellos ( 2.917 m ) y Arnales ( 3.006 m ). Esto nos coloca al pie de los Picos del Infierno, pudiendo ganar la cumbre por la Canal S. o con un mayor rodeo por la vía normal y más sencilla que presenta esta vertiente (F).

Desde el refugio de Respomuso (F)

Partiremos del refugio de Respomuso o de Piedrafita ( 2.133 m ), bordeando el embalse siguiendo las marcas del GR-11 ( 2,30 desde el embalse de La Sarra ). Tras cruzar el torrente de Campo Plano y dejar a la izquierda el acceso al Gran Facha ( 3.005 m ), y a la derecha el itinerario que asciende a la Forqueta de Piedrafita ( 2.588 m ) se penetra en la majada y barranco de la Llena Cantal, por donde prosigue la marcha (SE). Tras alcanzar el Ibón de la Llena cantal ( 2.430 m ), subiendo por terreno pedregoso y remontando un pronunciado canalón se accede al Collado de Piedrafita ( 2.782 m ), sobre la bonita cuenca del ibón de Tebarray ( 2.682 m )(2,00). Rodeando la cubeta lacustre bajo la cresta del Pico de las Marmoleras ( 2.908 m ), descendiendo suavemente y a media ladera se llega al Collado del Infierno ( 2.721 m )(2,15).

El itinerario má elemental, gira a la derecha (S), remonta una cresta descompuesta y contornea, también por la derecha, el Garmo Blanco ( 2.968 m ), para volver a remontar evitando la arista hasta el final, ya en las inmediaciones del Pico del Infierno Occidental ( 3.073 m )(F). La cresta conduce sin contemplaciones a la cima del Pico del Infierno Central ( 3.082 m )(F).

Desde el refiguo Wallon (F)

Desde el Refugio Wallon ( 1.865 m ) seguimos la ruta que conduce al Puerto de Marcadau ( 2.545 m ). Tras salir del refugio se entra en el Pla de la Gole, cruzando la pasarela del torrente del Port du Marcadau. Hay que seguir íntegramente su curso por una y otra orilla. Tras recorrer el Pla de Loubosso, la pendiente se intensifica y en algunos tramos el sendero serpentea. Superadas las praderas se alcanza el pequeño circo donde brota la Hount Frida, y remontándolo se alcanza la divisoria del Puerto de Panticosa o Puerto de Marcadau ( 2.545 m ).

Desde el puerto se desciende, junto al Ibón de Pico de la Canal, al rellano ( 2.225 m ) donde se separan las rutas. Entonces es posible continuar al Collado del Infierno ( 2.721 m ) y abordar la consabida subida a los Picos del Infierno ( 3.082 m ).

Corredor N. (AD)

Desde Baños de Panticosa (1.667 m ) seguir el GR-11 por Bachimaña y superados los Ibones Azules iniciar la subida al Cuello de Infierno ( 2.721 m ) para abandonar el sendero a la izquierda ( 2.575 m ) y atravesar el Glaciar o Nevera del Infierno (S) con el objeto de alcanzar la base del marcado corredor abierto en la parte izquierda de la pared.

Los primeros metros, sobre la rimaya pueden resultar más o menos difíciles según la altura de la nieve. Con una nivación adecuada no suele presentar demasiadas dificultades (III+), pero puede complicarse en la medida que nos aproximamos al verano, al perder nivel la nieve (IV/IV+). Presenta unos 200 m de desarrollo con una inclinación de 45/55º grados hasta alcanzar una cueva, antes de el resalte final que desemboca en la cresta. Según la nivación la salida puede desarrollarse sobre una pendiente mixta que conduce a un pronunciado ventisquero (65º) o, bien, desarrollarse sobre un resalte rocoso seco (III+). Se desemboca a la izquierda de la cima central de los Picos del Infierno (3.083 m)(AD).

Cara N. (AD)

Aunque caben varias posibilidades, la primera ascensión de esta vertiente es la registrada es la de S. Rivas y P. Acuna en 1956. Estos se dirigieron, desde la senda del cuello del Infierno ( 2.721 m ) a la base del espolón que asciende hacia la cumbre occidental ( 3.073 m ) y escalaron, a la izquierda del mismo, las lajas calcáreas (III+) y ascender por la cumbre siguiendo el límite entre la marmolera y los esquistos por terreno más sencillo (II/III). Al salir a la arista, se descubre a la derecha la cumbre occidental (3.073 m ) y, a la izquierda, la cumbre del Pico del Infierno Central ( 3.081 m )(AD). Más sencillo es ascender por el lado derecho del espolón con dificultades que no superan en ningun caso el III (AD-).

Accesos: Panticosa, por Ibones Azules ( 5h ); Panticosa, por Collado Pondiellos ( 3h ); Refugio de Wallon ( 5h 15 min ).

Catálogos

Imágenes

Tracks

Baños de Panticosa - Canal Sur - Infierno Central calendar-icon16/12/2016
distance-icon6,034 Km duration-icon02:47 elevation-gain-icon1.567 m elevation-loss-icon124 m calendar-icon03/07/2010
user-imageMikel Larrañaga Romeo 9,53 Kb.
Baños de Panticosa - Picos del Infierno - Cara S. Vía Normal calendar-icon23/09/2013
distance-icon13,698 Km duration-icon11:11 elevation-gain-icon2.107 m elevation-loss-icon1.998 m calendar-icon28/08/2011
user-imageLander Garmendia 54,36 Kb.
Baños de Panticosa-Infiernos-Pondiellos-Baños de Panticosa. calendar-icon02/08/2013
distance-icon15,579 Km duration-icon08:09 elevation-gain-icon1.616 m elevation-loss-icon1.616 m calendar-icon19/09/2007
user-imageRoberto Gil 26,20 Kb.
Baños de Panticosa - Ibones azules - Infierno central calendar-icon23/08/2010
distance-icon17,751 Km duration-icon08:29 elevation-gain-icon2.166 m elevation-loss-icon2.250 m calendar-icon22/08/2010
user-imagemiguel 5,44 Kb.

Comentarios

  • item-iconRobín García Saiz
    El 10 de noviembre de 2016

    Esos momentos que demandan, requieren de improvisación, en los montes; suelen ser los mejores y  fértiles momentos; que son horas a veces. Pero las rutas anunciadas como tales, se han de señalizar.

  • item-iconLuis Alejos Escarpe
    El 10 de noviembre de 2016

    Travesía (frustrada) de los Picos del Infierno

    El puente de primeros de noviembre posibilita cruzar en travesía los Picos del Infierno antes de que la nieve cubra las cumbres pirenaicas. Desde la modesta y panorámica Punta de la Tosquera (1.946 m) vemos que la cara sur está limpia y en la oeste apenas se aprecian vestigios de nieve. Ignorando el estado de la ladera norte, con días tan cortos y condiciones variables en la alta montaña, incluimos en el equipo linterna frontal y funda de vivac.

    El ascenso desde los Baños de Panticosa (1.660 m) resulta penoso, sobre todo a partir de la Mallata Alta (2.040 m). En el Collado de Pondiellos (2.812 m) hay más nieve de lo previsto. La cara norte del Garmo Negro ya está blanca. En la sombría pendiente de los Ibones de Pondiellos la nieve permite hacer huella. A fin de inspeccionar cuanto antes el paso clave de la travesía, en vez de subir por la cara sur, atravesamos la cuenca lacustre en busca del contrafuerte occidental de los Picos del Infierno.

    Superada la pala herbosa inicial, tras alcanzar la cresta, dando vista al impresionante frontón marmóreo de la cara oeste, llegamos al paso que da acceso a la cornisa que comunica con la ladera del Cuello del Infierno. Hay manchas de nieve estratégicamente situadas para tener que pasar sobre ellas. Por su dureza más que nieve parece vítreo hielo. Ni con crampones resultaría aconsejable aventurarse. Trepando hasta la cercana cima del Infierno Occidental (3.073 m), buscamos un punto de descenso practicable. No lo hay. Antes de renunciar queda la opción de intentar bordear la base de la montaña.

    Estando el sol de retirada retornamos al ibón inferior (2.700 m), perdiendo altura por una canal contigua al Salto de Pondiellos. Al flanquear la espectacular tapia dolomítica de la cara oeste (2.500 m), asumimos la evidencia de que, con el sol en el ocaso, cruzar el Cuello del Infierno (2.721 m) para bajar de noche hasta el nuevo refugio de los Ibones de Bachimaña (2.200 m), va a resultar tarea incierta y ardua. Trae más cuenta cambiar de plan, dejándonos guiar por el itinerario marcado en el plano, bajando con luz artificial a Sallent de Gállego (1.300 m). Tampoco resultará un paseo, la ruta balizada sólo figura en la mente del autor del mapa.
    Antes de utilizar linterna inspeccionamos y memorizamos la ruta a seguir. Tenemos que rodear el Garmo de la Mina (2.581 m) de este a norte, mientras perdemos altura por pronunciadas laderas herbosas. Vadeando la torrentera del Ibón de Tebarray, se prosigue por su margen derecha, dominando el profundo barranco que forma al confluir con las aguas procedentes de los Ibones de Pondiellos. Encendemos las frontales al encontrar el primer bosquete de pinos, sobre la cabecera de un angosto valle colgado. Sin apenas rastros de senda ni hitos que faciliten el descenso en la noche cerrada, cuesta trabajo evitar los desplomes hasta llegar al rellano que cierra el fondo de ese vallecillo (1.800 m). Se supone que dispondrá de camino nítido. Pues no, es una excepción.
    Recorriendo el suave tramo inicial del Barranco de Pondiellos por terreno herboso, procuramos no perder el difuso trazo de un sendero sin hitos. Como el mapa dice que hay que cambiar de margen, seguimos una senda similar en la ribera izquierda. Al rato el rumor de las aguas advierte que el torrente se desploma. Entrando en breve en un pinar cerrado, aunque avanzamos con sumo cuidado perdemos el hilo del sendero. Damos marcha atrás hasta recuperarlo y vuelve a desaparecer. Estando ya a punto de montar el vivac al abrigo del bosque, un nuevo intento nos pone en la buena senda.

    Descendiendo suave con vista a las luminarias de Formigal, tras vadear las aguas del Barranco de Torozuelo (1.700 m) salimos del pinar, siguiendo por prados de hierba alta. Senderos entrecruzados delatan presencia de ganado. Al doblar un contrafuerte aparece Sallent de Gállego. Un camino nítido y pronunciado nos deja en el asfalto (1.300 m), concluyendo una marcha de 4 horas bajo cielo estrellado, con temperatura inusualmente suave. Tres días después la nieve bajará hasta los valles. Donde arranca el camino indica un cartel: Picos del Infierno, Ibón de Tebarray, Ibones de Pondiellos. No se deberían anunciar rutas que carecen de señalización.

  • item-iconJoseba Astola Fernandez
    El 27 de setiembre de 2010
    Tras la ligera nevada del sábado, el domingo salió un día excelente para caminar por el Piri. Algo indeciso, pues estaba solo y la nieve me daba apuro, me decidí tarde para llegar a la central de los Infiernosl. Comencé a las 11h. del mediodía. Muy poquita gente, los últimos montañeros me los crucé en el collado de los Infiernos. Sabiendo que probablemente se me echaría la noche en la bajada, pensé que aquel era mi día para tan insigne pico. Desde el collado, continue las huellas en la fina capa de nieve (¡y hielo!) y me planté ante la marmolera. No me dejé amedrentar por la sensación que impone la soledad y la pasé bastante sosegado, sin problemas. Llegué a la cima Central a las 16h.30. Soledad absoluta y un cielo azul inmenso. Viento suave norte, y Francia cubierta bajo un manto de nubes, del que asomaban algunos picos. Extraordinario. Baje lo más rápido que pude, y la noche me pilló a una media hora de la Casa de Piedra. Un poquito de nervios por la oscuridad en aquel lugar tan escabroso, pero con la frontal llegué al coche a eso de las 21h. ¡Hay que madrugar más! Aunque lo de estar solo... también mola...