Ir arriba

Covacha (2.395 m)

remove-icon
Luis Alejos Escarpe
arrow-iconFecha Alta
01/01/2001
arrow-iconModificado
01/01/2001
La sierra de Gredos arranca en su extremo occidental en el Puerto de Tornavacas elevando su airoso roquedo por encima del valle del Jerte, que se cubre de esplendor durante la primavera ante el espectáculo de los cerezos en flor.

Desde Navalguijo

Tomando como base de partida Navalguijo (1.230 m), remontaremos íntegramente la Garganta de los Caballeros hasta su laguna (2.000 m) (3,00). Elevándonos luego a la brecha (2.250 m) situada bajo el agreste Losar (2.365), o enlazando con el cordal principal por encima de Riscos Morenos, alcanzamos en ambos casos por terreno pedregoso el vértice de la Covacha (2.395 m) (4,00).

Cresterío de la Covacha

El punto de partida idóneo es el alto (1.356) situado entre Nava del Barco y la carretera del Puerto de Tornavacas. Iniciaremos la marcha por una pista que penetra en la sierra (SSW), yendo a dar con una amplia meseta adecuada para acampar (1.450 m) (0,45), por donde pasa el canal que riega los prados con las aguas de la Laguna del Barco. La pista continúa junto al canal por terreno llano, hasta el vado de un desagüe. Aunque el firme es malo suelen llegar coches (4 km) (1,00).

La pista comienza entonces a subir. Trasponiendo vallas metálicas y pasando junto a un vértice geodésico (1.619 m) gana altura por la ladera cubierta de piornos hasta avistar la Garganta de la Vega. Al atravesar una tercera cerca un cartel advierte el carácter privado de la laguna y garganta de la Sierra de Galingómez, aunque autoriza a pasar la noche en su interior. Poco más
arriba, cuando la pista emprende el descenso hacia la garganta, la abandonamos (1.700 m) (2,00).

Vamos a remontar (S) la Cuerda del Risco del Aguila, progresando inicialmente junto a la alambrada de la cresta, siguiendo después la precaria senda del flanco occidental y superando a continuación la loma cubierta de piornos que conduce a la cima del Cardiel (2.164 m) (3,15). Acto seguido salvaremos una suave depresión (2.139 m) y ascendiendo la vaguada por donde discurre un arroyo proseguirnos en breve trepada por la cresta de granito que enlaza con el cordal en las inmediaciones del Canchal de la Angostura (2.307 m) (F) (4,00).

Al iniciar el recorrido del circo de cumbres descendemos (SSE) en busca de un pequeño espolón rocoso y cruzando otro collado nos dirigimos a una recortada cresta (II) que se traspone por los bloques cimeros (2.282 m). Bajando de nuevo y volviendo a subir por rocas superpuestas, una vez en Castifrío (2.327 m) avanzamos por una cresta plana hacia una dentada arista, aparentemente complicada, que en realidad no plantea obstáculos relevantes. Dejántonos guiar por los hitos superamos canalizos, viras y resaltes, hasta alcanzar la aguda cima de la Azagalla (2.392 m) (F) (5,00).

Pasando (E) a la consiguiente brecha y contando con la posibilidad de evitar los tramos escabrosos del cresterío,
nos situamos finalmente en el vértice de la Covacha (2.399 m) (F) (5,30). Realizaremos el descenso por una vía tan espectacular como la travesía de las crestas. En primer lugar nos dirigimos a la horcada (2.250 m) común al abrupto Losar, bajando por los canchales contiguos a su espolón N.NW Al llegar a las terrazas herbosas situadas sobre la Laguna Cuadrada, evitamos la pared por donde se desploma su torrentera desviándonos a la derecha hasta dar con un corredor de hierba y roca que facilita el acceso a esa salvaje laguna.

Antes de llegar a su orilla descubriremos una sucesión de hitos que penetran en un empinado canalón e indican la manera de ir salvando los sucesivos resaltes de la muralla. Estando ya sobre la laguna inferior, en lugar de bajar directamente a su intrincada orilla perderemos altura paulatinamente por las pedrizas de la ribera oriental, hasta llegar al muro de contención de
la Laguna del Barco (1.790 m) (6,45). En las cercanías aparece una precaria choza, un refugio cerrado y un barracón en ruinas.
Aquí tomamos la pista que desciende por el curso del torrente de la Garganta de la Vega, donde no faltan las cascadas. En las proximidades de otro barracón (1.600 m) recupera altura para salir del barranco por el punto donde la habíamos abandonado (1.700 m) (7,45).

Al bajar volvemos a encontrar el canal de riego que nos acompañará de vuelta a la carretera (1.356 m) (9,30). A la Covacha es posible dirigirse también desde el Puerto de Tornavacas (1.277 m), ascendiendo inicialmente al Carbiel Bajo y enlazando con el cresterio en el Carbiel.

Asimismo se puede partir del pueblo de Tornavacas (870 m), utilizando la pista que cruza el Jerte para penetrar en la Garganta de San Martín y conectar en este caso con la línea de cumbres en el Canchal de la Angostura. Es factible incluso aproximarse desde Guijo de Santa Bárbara (880 m), remontando la Garganta de Jaranda para acceder al Refugio del Collado Alto (1.700 m) y la cresta del Cerro del Estecillo, que se une al cordal principal en Castifrío.

Pico de la Nava

Emprenderemos la marcha por el itinerario del Cancho, y al remontar la Garganta de los Caballeros en lugar de vadear el arroyo subimos hasta una cabaña situada más arriba (1.750 m) (2,30). Superando entonces (N) la erguida ladera del barranco, damos con la depresión (2.148 m) (3,30) de acceso a la Laguna de la Nava; pero en lugar de bajar a su cuenca giramos a la izquierda, prosiguiendo por el cordal (W.N.W) al Pico de la Nava (2.364 m) (4,15). Retornando sobre nuestros pasos al collado, volveremos a elevarnos (NE) por el cresterío al Pelado (2.217 m) (5,15), con el fin de deslizarnos a la Garganta de Lanchuela y descender por su curso a Navalguijo (1.200 m) (6,30).

Desde Nava del Barco (1.150 m) por la pista que concluye (1.450 m) (1,00) a la entrada de la Garganta de Galán Gómez, remontándola (S) por el camino que desemboca en la Laguna de la Nava (1.940 m) (2,30), donde hay una cabaña. Superamos ahora (W) la ladera del Pico de la Nava (2.364 m) (3,30), pudiendo recorrer el cresterío del circo hasta el Pelado (2.217 m) (4,30) y retornar a la laguna para volver por la ruta de acceso a Nava del Barco (1.150 m) (7,00).

Accesos: Navalguijo ( 4h ).

catalog-iconCatálogos

images-iconImágenes

comment-iconComentarios

  • item-iconJoseba Astola Fernandez
    El 12 de junio de 2017

    La ascensión desde Navalguijo (pequeño parking señalizado en el bosque) por la Garganta de los Caballeros es larga y físicamente exigente, pero carece de dificultades técnicas y atraviesa parajes de grandísima belleza. Si hace calor, tan difícil será resistirse a las numerosas pozas como permanecer más de medio minuto en sus gélidas aguas. La ruta sigue el PR AV-40 hasta la Laguna de los Caballeros (4h30, según cartel oficial, bastante bien ajustado a un ritmo normal), siguiendo un viejo camino pastoril y minero enlosado a tramos (los abundantes, floridos y aromáticos piornos se lnterponen tímidamente en algún punto). Así, guiados por los numerosos cairns, pasaremos por la vistosa Chorrera del Lanchón (1h15), la majada y el coqueto refugio de Llanaíllas (antiguo chozo bien cuidado, 2h), antiguas Minas de Blenda (2h30), Fuente de Majá Baera (3h), todos ellos hitos señalizados. Otro refugio abierto (más grande el de las Llanaíllas y en buen estado también, 3h15) da paso a una zona algo más pesada de herbazales y turberas en la que hay que estar atentos para no tropezar con los huecos que rompen el terreno, y para localizar los hitos que siguen la veredilla más cómoda entre la hierba y los piornos para terminar alcanzando el precioso rincón que acoge a la Laguna de los Caballeros (4h15-4h30).

    Es habitual entre los montañeros pensar que La Covacha es la imponente mole que preside la laguna. Sin embargo, hay que señalar que, por muy poco, la cima no es visible desde sus orillas, siendo el Juraco (2383 m) el peñón que se asoma a las aguas. La ruta a La Covacha pasa por el colladito abierto a la  izquierda del Juraco. Para ello, es preciso roder la laguna dejándola a nuestra derecha, y localizar los hitos y la senda que, en amplios zig-zags, conducen a un visible y característico collado (Portilla de las Crucetas, 4h45- 5h). Desde éste, remontaremos hacia la derecha a través de placas rocosas y pasillos herbosos  muy frecuentados por la cabra montesa, observando a la izquierda del Juraco un característico piquito con una barra metálica en su cúspide, que aparenta ser La Covacha, si bien, ésta queda aún escondida algo más atrás. Alcanzado el colladito entre ambos picos, bajo el fiero Juraco (ascensión opcional que no aparenta ser fácil), solo resta girar a la izquierda para alcanzar plácidamente la panorámica cima de La Covacha (5h15-5h30). Pequeño murete para vivac en las cercanías (para una tienda individual o biplaza; pasaremos junto a él), a un minuto de la rocosa cima.

    La continuación hacia la enhiesta y atractiva punta de Las Azagayas (2367 m, 25 ó 30 min)) está marcada con visibles cintas de plásticos amarradas a piedras (¿no es suficiente con simples hitos?, constituyendo un atractivo, entretenido y panorámico itinerario (con ocasionales trepaditas y destrepes sin dificultad) hacia la Laguna del Barco y la pequeña Laguna Negra. Ni que decir tiene que el horizonte extremeño, abulense y salmantino se extiende como una interminable alfombra salpicada de pueblos.