Ir arriba

Jálama (1.487 m)

remove-icon
Enrique Fernandez Vieites
remove-icon
Txomin Uriarte
Fecha Alta
23/04/2012
Modificado
23/04/2012
16
Desde Villamiel

Partimos del polideportivo y plaza de toros de Villamiel ( 762 m ), tomando la carretera que va hacia San Martin y tras dos curvas coger una pista a la derecha que marca "campamento".

Seguimos esta pista que se convierte en una preciosa calzada y que, tras pasar una puerta, nos une al GR-10 que viene del pueblo de Acebo, del que también se tiene acceso a este monte. Seguimos ahora por este vial y bordeamos el monte por su lado E. El carril, en este tramo, vuelve a estar empedrado y es muy bonito.

Según faldea la pista, a mano izquierda, nos aparecen unos hitos que nos llevarían a la cima del Jálama ( 1.487 m ), pero nosotros continuamos por ella, bajando un poco para unirse a otras (una viene del pueblo salmantino de El Payo) junto a una mina abandonada. Aquí han hecho, con dinero de la U.E., la protección de la mina de wolframita, un pic-nic y una fuente semiabandonados y un sendero al mirador.

Lo tomamos (también podríamos haber subido pegados a la valla de separación de municipios y de provincias) y aunque está cubierto por la vegetación es relativamente fácil de seguir y tiene hitos. Así llegamos al mirador, después a una antena y luego ya por pista a un puesto de vigilancia. Desde este puesto llegamos a un nevero con panel explicativo y , sin senda, pero ya viendo la cumbre llegamos al vértice de Jálama ( 1.487 m ), una de las máximas alturas de la sierra de Gata.

Para bajar, llegamos de nuevo al nevero y junto al murete de piedras aparecen unos hitos que nos bajan entre el piorno. La senda, bien señalizada, nos lleva hasta un pinar donde hay una pista a la izquierda que sube un poco y que está marcada también por hitos. Al final llegamos a un cortafuegos que tomamos en bajada. Pasamos una valla y tomamos una pista perfecta que nos lleva a la carretera que va/viene
del El Payo (Salamanca).

En el mismo alto que hemos salido aparece un poste de señales que indica el P.R.-CC-144 y que va a San Martin. La senda es sombría y muy bonita ya que va siempre entre castaños. Así tras una hora llegamos al bonito pueblo de San Martín de Trevejo.

Ahora desde este pueblo hay que ir al de inicio, a Villamiel. Lo mejor es tomarlo con filosofía, descansar un poco e incluso tomar una caña o un vino de pitarra. Después subimos por una senda que hay a la salida del pueblo, atravesamos la carretera y tomamos el sempiterno GR-10 que aparece por todos lados. Hay que subir por el GR-10, llegar a lo más alto junto a la carretera y unas antenas y luego volver a bajar hacia Villamiel. En total son unos 28 Km. que nos pueden llevar 7-8 horas en total pero por un bonito recorrido.

Desde San Martín de Trevejo

San Martín de Trevejo, está considerado conjunto histórico-artístico y es una de las tres localidades (junto a Valverde del Fresno y Eljas) en las que se conserva “a Fala”, un dialecto galaico-leonés que pervive desde la Edad Media.

En la parte alta del pueblo (620 m) dejando una fuente a la dcha, se comienza la calzada empedrada medieval que sube al puerto de Santa Clara por un agradable bosque de roble malojo y de castaño. Son 3,5 km hasta la carretera del alto del puerto (1020 m) (1,00). En el mismo alto cruzar la carretera y subir por el cortafuegos en dirección E. (Existe una subida alternativa, descendiendo 1,3 km por la carretera en dirección a San Martín de Trevejo y tomando en el km núm. 7 un borroso sendero que comienza en una fuente. Pero el sendero desparece en seguida por lo que es mucho más práctico el cortafuegos).

Llegamos a una pista que viene del N. y que nos conduce a un gran depósito de aguas (Llanada del Cancho Borracho) desde el que se divisa el pueblo de San Martín. Bordeamos por la ladera E de la meseta cimera, ignorando las dos primeras cumbres y trepamos por las últimas piedras hasta la cumbre principal del Jálama (1.487 m) (3,00), con vértice geodésico. Se despliega una amplia panorámica hacia las cuatro vertientes.

Para el descenso, bordeamos toda la ladera E bajando hacia el S. hasta toparnos con la pista que sube desde Villamiel. En vez de seguir esta pista hasta el final, con lo que llegaríamos al pueblo de Villamiel, muy lejos de donde hemos aparcado el coche, al llegar al amplio collado (1.200 m) (4,15) bajamos a derecho y sin camino por el robledal en dirección SW hacia el cruce de carreteras entre San Martín y Villamiel. Es un robledal bastante cerrado, muy pendiente y con chozos para el cuidado del ganado vacuno. El único consuelo que tiene es que es transitable prácticamente por cualquier sitio y que no se hace muy largo. Así llegamos a algún sitio cerca del cruce citado (5,30), que está a 2,5 km de San Martín de Trevejo.

Accesos: Villamiel ( 4h ); San Martín de Trevejo ( 3h ).

Catálogos

Imágenes

Comentarios