Ir arriba

Morrón de la Lagunilla (2.247 m)

remove-icon
Luis Alejos Escarpe
Fecha Alta
21/03/2006
Modificado
11/05/2016

En estas alturas, donde se encuentran las cotas de dosmil metros más meridionales del territorio peninsular, tuvo lugar una inmensa actividad minera que ocupó a miles de trabajadores. Los vestigios de sus sufrimientos perviven en todos los rincones de la sierra.

El Morrón de la Lagunilla, tambén denominado Morrón de Mariné, es la máxima altura de la sierra de Gador. La cima llamada simplemente Morrón, o también, Morrón de la Bandera o de los Franceses, y que es vértice geodésico, es un poco más baja ( 2.236 m )( ED50 30T 514694 4084659 ).

Debido a su situación aislada alejada de otras grandes sierras, la cumbre ocupa el puesto 8 entre las más prominentes de la península ibérica.

La sierra de Gádor

La sierra de Gádor forma parte de la cordillera penibética, elevándose al SE de la Sierra Nevada que es su máximo exponente. Posee unos 45 Km. de desarrollo en la dirección E-W y unos 22 Km. en la trasversal N-S. Por el N el límite lo impone el valle del río Andarax que la separa de la sierra nevada Almeriense, por el S el llamado Campo de Dalias, donde se extiende el llamado popularmente "Mar de Plástico", por su dedicación al cultivo de invernadero. Por el E sus estribaciones llegan hasta los aledaños de la capital almeriense finalizando en la vega del Andarax, mientras que por el W se establece las llamadas Alpujarras Almerienses. Todo ello suma una extensión muy importante cercana a los 700 Km2. Destaca, además por su proximidad a la costa. Su cumbre más elevada se sitúa a menos de 19 Km. de la Albufera Nueva.

El territorio más elevada de la sierra se suele conocer con el nombre popular de "El Pelao". Al situarse una parte del mismo por encima de los 2.000 metros, la nieve no es un fenómeno raro en invierno, contrastando con los "badlands" del desierto de Tabernas utilizado como escenario cinematográfico en un buen número de "Westerns".

Dentro de las cumbres, llamadas de forma genérica morrones, hay, ignorando algunas cotas menores, una decena que superan los dosmil metros: El morrón de la Parra ( 2.134 m ), en una de cuyas antecimas se enclava el vértice de Colorados ( 2.125 m ), la loma del Pozo de Nieve ( 2.083 m ),  el Morrón de la Bandera ( 2.236 m ), una de cuyas antecimas acogió un observatorio astronómico, el morrón de Mariné o de la Lagunilla ( 2.247 m ), que es su cima más elevada, EL Morrón de San José ( 2.054 m ) y el Morro de los Rubios ( 2.086 m ) que preceden al Nuevo Mundo ( 2.113 m ), El Barjalí también llamado Cerro Felipe o Loma de la Liebre ( 2.101 m ) y el Cerro Moya ( 2.038 m ). Todas ellas son lomas desgastadas, de escaso relieve y que forman mesetas no demasiado individualizadas cuyos puntos culminantes forman mesetas con escasa sensación de cumbre. Las manifestaciones de glaciarismo más meridional de Europa se pueden localizar en esta sierra de Gádor.

En la sierra de Gádor la práctica de la minería de plomo, plata y otros metales ha sido importante y constante durante más de dos milenios. Instalaciones de este tipo se han mantenido en pie hasta el s.XX. Sin embargo, las explotaciones ya debieron ser conocidas por los pueblos íberos, los cartagineses y, más adelante por los romanos.

Los desniveles que exhibe la sierra son más que importantes, rozando los dosmil metros en algunos casos. Por ejemplo, entre Dalías ( 411 m ) y Nuevo Mundo ( 2.113 m ) tenemos 1.700 metros en una distancia que no llega a 9 Km. Entre Berja ( 381 m ) y el Morrón de la Lagunilla ( 2.247 m ) son casi 1.900 metros en menos de 12 Km. longitudinales. Existe una red de pistas circulables que simplifica y acorta las ascensiones, rebajando considerablemente los desniveles.

Desde el collado de la Parrapa

La sierra de Gador se eleva casi dos mil metros por encima de Berja ( 381 m ). Aquí cogemos la carretera que se dirige a Castala (700 m), pero antes de entrar en el núcleo urbano nos desviamos a la derecha, siguiendo una indicación de complejo recreativo que dejaremos también a la izquierda, tomando un carril que gana altura y se interna en el pinar. La ladera por donde circulamos es tan empinada, que ha sido preciso tallar trincheras en las curvas. Cuando el incesante zig-zag de la pista nos lleva hacia el Norte, sobre las copas de los pinos emergen las siluetas del Mulhacén y la Alcazaba. Superada la muralla inicial, llegamos a un cruce donde comienza un tramo asfaltado (1.400 m) (11 km de Castala).

Por la derecha se va a un centro minero con grandes pabellones en ruinas. Proseguiremos el ascenso en la dirección opuesta, dejando en seguida a la izquierda otro carril que va recorriendo instalaciones abandonadas y concluye, al cabo de 15 km, en Laujar de Andarax (920 m). El firme por donde avanzamos está muy deteriorado; en algunos sitios ha sido arrasado por las aguas y los desprendimientos entorpecen el paso de vehículos.

El asfalto concluye definitivamente en el Collado de la Parrapa (1.870 m) (unos 20 Km en total). Algo más arriba aparecen edificios en ruinas. Al borde de la carretera hay un enorme hangar que puede servir de refugio. Contabilizaremos el horario de marcha a partir de este alto, desde el cual se ve asomar por el oriente la antecima del Morrón. El tiempo total invertido dependerá del lugar elegido para iniciar el ascenso.

Empezarnos a caminar por el carril que baja entre minas valladas con carteles de peligro hasta una depresión (1.800 m), da un amplio giro mientras bordea un pinar, y dejando a la derecha una construcción, inicia un leve ascenso. En seguida describe otra gran curva, penetrando en una vaguada. Siempre pista adelante y con rumbo Este como dirección predominante, al llegar a una bifurcación, observaremos una plataforma rectangular que nos permitirá identificar el itinerario a seguir (1.950 m) (1,00).

Vamos a coger el desvío de la izquierda, pero como al ascender describe amplias lazadas, es preferible subir directo (NE) entre piedras y matojos. Cruzando la pista y volviendo a retomarla en lo alto de una loma, nos dirigirnos por ella a otra cota más elevada, en cuya cima destaca una caseta. Una vez arriba vemos por fin nuestra mcta. Basta salvar una pequeña depresión para alcanzar de inmediato el vértice geodésico del Morrón (2.236 m) (2,00), formidable atalaya sobre Sierra Nevada.

Para llegar al Morrón de la Lagunilla ( 2.244 m ), seguimos la cresta al ESE, y tras un breve descenso ( 2.170 m ) coronaremos el Morrón de la Lagunilla ( 2.244 m )(2,20). Después, vale la pena continuar hasta el Barjalí. Supone caminar una hora más, descendiendo por el cordal (ESE) hasta un collado (2.000 m) y volviendo a recuperar altura por la pista que sigue una cresta hasta dar con las dos enormes antenas y los edificios vallados de la cumbre del Barjalí, más conocido en el entorno como Nuevo Mundo (2.110 m) (3,15).

Podríamos efectuar el retorno completo por pista, pero es muy largo e implica descender bastante. Al volver al collado (2.000 m) es preferible recuperar algo de altura en dirección al Morrón, flanqueando después las cumbres a media ladera para ir a dar con la plataforma (1.950 m) (4,45) y volver sobre nuestros pasos por el carril al Collado de la Parrapa (1.870 m) (5,45).

Al NW del vértice del Morrón destacan en la línea de cumbres la Loma del Pozo de las Nieves (2.067 m) y el Puntal de la Higuera (2.124 m). Alcanzarlas requiere un tiempo similar al empleado en desplazarse hasta el Barjalí ( 2.110 m ).

Accesos: Collado de la Parrapa ( 2h 20 min ).

Catálogos

Imágenes

Comentarios