Ir arriba

Espuña (1.583 m)

remove-icon
Itziar Lazurtegi Mateos
arrow-iconFecha Alta
12/06/2014
arrow-iconModificado
12/06/2014
El Parque Regional de Sierra Espuña se sitúa en el extremo oriental de la Cordillera Bética, entre los valles del río Guadalentín y el río Pliego, dentro de la Cuenca del Segura.

El aspecto de la sierra ha sufrido importantes variaciones a lo largo de la historia como consecuencia de la intervención humana. A finales del S.XIX presentaba graves problemas de deforestación debidos a la roturación y la tala indiscriminada de arbolado para diferentes usos que habían arrasado buena parte de la cobertura vegetal, favoreciendo los procesos erosivos y la desertización. La riadas de 1.877 y sobre todo la de 1.879 en la que murieron 761 personas causaron gran alarma social y unos años más tarde se iniciaron las tareas de recuperación del manto forestal con extensas repoblaciones dirigidas por los ingenieros Ricardo Codorníu, José Musso y Ángel de Madariaga, trabajos que se convirtieron en un todo un referente para su época. En la actualidad, 17.804 hectáreas de Sierra Espuña y 1.875 de los Barrancos de Gebas cuentan con la declaración de Parque Regional y Paisaje Protegido, respectivamente, lo que garantiza la preservación de estos espacios.

El macizo principal presenta una topografía abrupta con numerosos cortados y barrancos y gran variedad de formaciones geológicas. La mayor altura corresponde al Morrón de Espuña o de Totana/Morrón Grande (1.583 m) cuya cima se halla ocupada por instalaciones militares que vetan el acceso al punto más alto. Por ese motivo, la mayoría de montañeros optan por subir a otras cumbres cercanas libres de alambradas, como el Morrón de Alhama/Morrón Chico (1.444 m), la Morra de las Moscas/Morra del Majal del Puerco (1.502 m) o el Pedro López/Pollos de López (1.568 m).

Desde el Área Recreativa La Perdiz

Partiendo de Alhama de Murcia en dirección a Pliego, en menos de 2 km encontramos un desvío a la izquierda que se adentra en el Parque Regional de Sierra Espuña pasando por Moriana. Tras unos 13 km de trayecto se llega al aparcamiento de Área Recreativa La Perdiz (seguir indicadores)(775 m). También se puede acceder desde El Berro.

Comenzamos siguiendo el P.R.-MU-57 (Valle de Leiva-Collado Mangueta) que en su tramo inicial coincide con la "Senda del Dinosaurio", un paseo de menor longitud cuyo nombre procede de una roca con aspecto similar a la huella de uno de estos reptiles extinguidos. Recorrido un pequeño trecho del itinerario balizado (775 m)(0,05), lo abandonamos por la izquierda (WNW) cogiendo un sendero que asciende por la franja de un cortafuegos. Al final de mismo se conecta con la Senda del Caracol, un antiguo camino de bella factura, reforzado con muretes laterales de mampostería en seco. Dejando la vía directa al Morrón de Alhama o Morrón Chico (1.444 m) que sube de frente (W) por los Dientes de la Vieja, nos desviamos a la derecha (N)(1.135 m)(0,55) por la citada Senda del Caracol que, tras perder una decena de metros, comienza a bordear el monte por su vertiente septentrional siguiendo un bonito trazado en balcón. Disfrutando de magníficas vistas sobre las Paredes de Leiva/Leyva (renombrada zona de escalada), alcanzamos Las Escalerillas (1.163 m)(1,20), un tramo empinado entre dos crestones calizos que se salva cómodamente mediante una serie de rampas en zigzag. El camino describe más adelante otro par de curvas y remonta (SE y después SW) hacia los Llanos de las Tres Carrascas (1.422 m). Un poco antes (1.395 m)(1,50), en las inmediaciones del Collado del Piojo (1.403 m), podemos desviarnos a la izquierda (E) para ascender también al Morrón de Alhama o Morrón Chico (1.444 m), en cuyo caso tendríamos que añadir unos 25 minutos más (ida y vuelta) al recorrido.

De nuevo en los Llanos, progresamos unos metros (W) y, cuando el sendero comienza a descender hacia el Collado Blanco (1.228 m), giramos a la izquierda (WSW) para coronar la Morra de las Moscas (1.502 m)(2,10), un buen mirador sobre el Morrón de Espuña (1.583 m) y el Pedro López (1.568 m), el segundo monte más elevado de la sierra. Descendiendo por la vertiente opuesta, un sendero marcado con hitos nos lleva al Collado Mangueta (1.383 m)(2,30), lugar al que también podríamos haber accedido por el itinerario P.R.-MU-57 mencionado al inicio de la reseña y por el que podemos volver al punto de partida como indicaremos después.

Desde el collado se enlaza rápidamente (S) con la carretera que conduce a las instalaciones del E.V.A.-13 (Escuadrón de Vigilancia Aérea) que el mando aéreo de combate del ejército del aire mantiene en la cumbre. Siguiendo el asfalto o acortando algunas curvas del vial se llega a la cima, o más bien hasta donde la valla de los militares lo permite (1.583 m)(3,05). Al E. de la plataforma somital se sitúa el Torreón de los Exploradores (1.562 m), que suele tomarse como cumbre alternativa.

El vértice geodésico se encuentra dentro del recinto militar, junto a la bola de radar. Teóricamente nos podemos acercar por el exterior de la alambrada hasta colocarnos a apenas 10 m del mismo (precaución junto a los cortados) pero si nos ven merodear por allí seguramente nos llamarán la atención (hay cámaras de vigilancia). Quien decida aproximarse hasta este punto deberá por lo tanto tener en cuenta el propio lema que figura en el escudo del E.V.A.-13: "Nos la jugamos" o intentar tramitar un permiso con antelación suficiente para acceder al interior de las instalaciones.

Regresando al Collado Mangueta (1.383 m), cruzamos un portillo y seguimos (N) hacia Casas de Murcia, donde podemos contemplar los restos de varios Pozos de Nieve. Atravesando un pinar, progresamos después por terreno calizo (cairns), hasta confluir con la pista forestal de Leiva en el Collado Blanco (1.223 m). Allí localizamos el arranque de una senda que ataja un trecho de pista y posteriormente continuamos por ésta hacia el fondo del valle, encajonados entre la Paredes de Leiva y la cara N. del Morrón Chico. Durante el trayecto es posible que veamos algún Arrui o Muflón del Atlas, una especie introducida en los años 70 con fines cinegéticos que se ha adaptado perfectamente a la sierra.

Tomando un desvío a la derecha (indicador a La Perdiz)(790 m), enlazamos con la Senda del Dinosaurio que, tras cruzar un puente tibetano y visitar una antigua mina de agua, nos devuelve al punto de partida.

Variantes

En lugar de seguir la Senda del Caracol se puede ascender directamente al Morrón de Alhama (1.444 m) por los Dientes de la Vieja (hitos, pequeñas trepadas) y descender por la vertiente contraria para enlazar con el itinerario anterior en Los Llanos de las Tres Carrascas. Es más corto.
Otra posibilidad es acceder al Collado Mangueta (1.383 m) en vehículo por la carretera del E.V.A.-13 (desde Aledo por Las Alquerías o desde Alhama por Moriana) y realizar caminando solo el tramo final.

Accesos: A.R. La Perdiz (3h 05 min ).

catalog-iconCatálogos

images-iconImágenes

comment-iconComentarios

  • item-iconRafael Bartolomé
    El 16 de abril de 2015
    Viendo las dichosas señales militares decidí darme la vuelta antes siguiera de llegar a la valla, porque claramente pone en una señal Prohibido el paso en la carretera, y ya lo mismo me daba quedarme 100m antes que 10m antes si no podía pisar la cima, dado que el punto más alto de la sierra que puede alcanzarse sin problemas legales, es otro, el cerro Pedro López. Habiendo subido por la carretera tampoco me penó mucho, lo di por hecho. La carretera de subida eso sí me pareció un sacacorchos terrible y aconsejo no ir en fin de semana dada la cercanía a Murcia porque con tráfico debe ser terrible. Los últimos 3km cierran de 18h a 8h y debieramos añadir ese tiempo andando fuera de ese horario. Volví al collado Mangueta al que había llegado en coche y desde allí ascendí al Pedro López (1.568m), por el sendero balizado que visita los pozos de cartagena aunque va por pistas. No tiene misterio su ascensión y aunque el PR sigue y da una vuelta más larga decidí volverme porque empezaba a llover y ya no aportaba gran cosa. La reseña de ese monte os la pondré cuando vuelva de vacaciones, dado que, al ser el segundo pico de la sierra, es el que se suele ascender como cima alternativa.