Ir arriba

Es Vedrá (382 m)

remove-icon
Luis Alejos Escarpe
remove-icon
Javier Urrutia
Fecha Alta
06/09/2011
Modificado
21/03/2016
2

El peñón que emerge del mar en el extremo SW de Eivissa/Ibiza es el paraje natural más singular y espectacular de la isla. Tanto que se ha convertido en un símbolo capaz de alimentar mitos y hasta enigmas esotéricos. En realidad, su relevancia proviene de un fenómeno orográfico: es el punto donde el sistema de las cordilleras béticas de la Península Ibérica emerge en las Islas Baleares. Aunque la mejor vista es desde el mar, o al aterrizar en la isla, el torreón de Es Vedrá (382 m) se puede admirar desde la cala d' Hort; mejor todavía desde la antigua torre de vigilancia del Cap des Jueus, accediendo a los acantilados de la costa por la pista que arranca de la carretera cerca de cala d’Hort. Ambas cumbres, Es Vedrà (382 m) y Sa Talaiassa (487 m) son visibles desde el Cap Falcó y la Punta sa Rama.

Es Vedrá es una montaña en el mar y una de las estampas más características de las Illes Balears. Forma parte del vértice más agudo del llamado "Triángulo del Silencio" que se extiende hacia la costa levantina. Luces misteriosas, ovnis, ruidos bajo las aguas percibidos por los buceadores, anomalías magnéticas que desorientan a las embarcaciones y a la aves,... una especie de triángulo de Las Bermudas en el Mediterráneo.

La isla, conocida con el sobrenombre de "Catedral del Mediterráneo", forma parte del Parque Natural de Es Vedrá, Es Vedranell i els illots de Ponent, abarcando un total de nueve islotes: es Vedrà, es Vedranell, sa Conillera, s'illa d'es Bosc, los cuatro islotes de ses Bledes y s' Espartar.

La isla es una propiedad privada, perteneciente a varias familias ibicencas, que algunas fuentes cifran en once, y otras llegan a numerar en treinta el número de propietarios. Por ello está prohibido desembarcar en el islote salvo que se posee una permiso específico para ello. Los únicos habitantes son actualmente una colonia de cabras que se cifra en unas cincuenta cabezas. Según parece, ha existido la tradición por parte de los propietarios para que sean los más jóvenes los que cacen algunos cabritos cada dos años con objeto de hacer un asado, siendo los más mayores los primeros en ser servidos en la comida.

El único habitante que ha tenido la ínsula fue el padre Palau, que allí entregó su vida a la penitencia y a la soledad. Este sacerdote carmelita fue el primero en atribuir propiedades místicas a la isla. En ella tuvo encuentró con una dama vestida de blanco. Algunas otras leyendas dicen que en una cavidad vivió Es Gegant de Es Vedrá, un ser gigantesco...

Aunque la cumbre se sugiere inalcanzable, lo cierto es que es posible coronarla sin demasiadas dificultades, si no fuese por las prohibiciones vigentes. Se encuentra constituida por dos cimas, N y S, que sólo se diferencian en un metro de desnivel. La más elevada es la cumbre N, sobre la que se mantiene un vértice geodésico y una maltrecha cruz de hierro colocada en el año 1959.

Configuración de la Isla

La isla se sitúa a algo menos de 2 km del litoral ibicenco, mide 1,5 km en dirección SW-NE y 850 m de anchura máxima. En la parte N, a unos 150 m de su costa, se encuentra un pequeño islote llamado Sa Galera (12 m), que protege una diminuta ensenada donde se ha formado la única "playa", Platja de Sa Galera. Los extremos de la isla de Sa Galera se llaman Punta de Tramuntana (NE) y Punta de Llebeig (SW). La isla de Es Vedranell (123 m) se encuentra a unos 275 m de distancia, formando un impresionante estrecho entre la mole de Es Vedrá (382 m) y la Punta des Esculets (63 m).

La isla es una colosal espinazo rocoso, en cuyo extremo SW se alza una torre de difícil acceso llamada Sa Bestorre (198 m), que conforma sobre el mar el Cap de sa Bestorre. Esta aguja queda unida a Es Vedrá por una erizada arista llamada Les Crestes des Vedrá, y cuya primera prominencia es Sa Bestorrí (138 m). La vertiente SE de esta cresta forma una profunda canal, Sa Canal Gros. Existe otra canal pronunciada en la parte izquierda de la cara E, llamada Canal Vermei, por la tonalidad ocre de la piedra. En lo alto de la montaña se descubren, como ya se ha indicado, dos cimas: la Cima N y principal (382 m), que es vértice geodésico de tercer orden, y la cima S, que los mapas del IGN identifican como Ses Fumades (381 m).

Vía Normal

Se desembarca en la isla en la vertiente NW a unos 100 m al NE de la Punta de s' Encorralador (0 m). Desde aquí remontar la ladera transversalmente (SE) para ganar las Crestes des Vedrá (159 m). Pasar entonces a la vertiente de Sa Canal Gros y continuar a la derecha de la arista por terreno de rocas, hierba y zarzas hacia el punto culminante (E), donde existe un vértice y una vieja cruz de hierro (382 m).

Igualmente parece factible subir por la vertiente SW, buscando Sa Canal Gross desde su mismo inicio.

Accesos: Punta de s' Encorralador (1h)

Catálogos

Imágenes

Tracks

Comentarios