Ir arriba

Arbillos, Peñón de (1.978 m)

remove-icon
Matilde Sanz Rebato
arrow-iconFecha Alta
11/08/2008
arrow-iconModificado
14/08/2017

Bonito cordal de cotas rocosas que se puede recorrer en su totalidad sin mayor peligro. 

Desde Besande.

Comparte recorrido con la ascensión a la cima de Arbillos que, a su vez, sigue el sendero balizado como PR-LE 34. Hay que tener cuidado porque, una vez tomado el desvío convenientemente señalizado, el sendero hace un giro extraño y comienza a bajar hasta el fondo de la vaguada del arroyo o reguero de Oncejo (apenas un hilillo de agua). La subida comienza de forma difusa para continuar por la ladera repoblada describiendo continuas lazadas y e ir ganando altura de forma muy cómoda. A veces el sendero se haya colonizado por brotes de roble y de brezo, pero además de las balizas de madera encontraremos hitos de piedra puestos por los montañeros. Así, más adelante podemos optar por dos formas de alcanzar la cima: seguir por el sendero balizado hasta llegar al collado con la cumbre de Arbillos para girar allí a la derecha y ganar la cima; o bien, en un cruce a unos 1.730 m de altitud, dejar dicho sendero para torcer a la derecha y llegar cómodamente hasta entroncar con el cordal. Desde allí, por sendero difuso, tenemos la opción de pisar todas las cotitas o ir directamente a la cumbre.

También se puede ascender iniciando el recorrido desde el pueblo de Valverde de la Sierra.

Accesos: Besande, 2h30 pasando por la cima de Arbillos.

catalog-iconCatálogos

images-iconImágenes

track-iconTracks

comment-iconComentarios

  • item-iconMatilde Sanz Rebato
    El 14 de agosto de 2017

    Joseba, supongo que lo de los -97º será una exageración, no? Aunque, bueno, yo he estado en agosto en Boca de Huérgano y, cuando salí a la calle después de haber desayunado, ¡estábamos a 1º!; eso sí, sobre cero.

  • item-iconJoseba Astola Fernandez
    El 23 de enero de 2011
    Siempre había tenido a Arbillos como una especie de "patito feo" de la montaña palentina y leonesa. CRAXO ERROR!! Este sábado, gélido y soleado a la vez, ascendimos desde Besande. La ascensión, además de suave y tendida, fue preciosa. LLegando a los cuatro pilares de la cima (con la luz del sol parecían un vestigio celta de los que se encuentran en Escocia o Irlanda), un ligerísimo manto de nieve de agradable caminar puso la nota positiva a un terreno ya de por sí bonito. De esta cima descendimos al collado intermedio que la separa del PEÑÓN DE ARBILLOS, una cota aparentemente más elevada. Nieve helada en la última rampa... luces del atardecer... tres corzos ladera abajo... mágico Espigüete y mágicas montañas de Riaño de fondo... y un frío insoportable. PRECIOSAS MONTAÑAS, ARBILLOS Y PEÑÓN DE ARBILLOS. Hay cierta confusión con las denominaciones. En algunos sitios, la cima de los cuatro pilares aparece como ORVILLOS, mientras que la peña aparece como PEÑON DE ARBILLOS... Pudimos alquilar y alojarnos en una sencillísima casa de turismo rural de Besande. Este pueblo está casi desierto en invierno. Solo permanece allí un vecino. Un halo misterioso al recorrer de noche sus fantasmales calles, entre sus horréos (únicos por aquellos lares), así como la portada de su iglesia, la vieja escuela y el molino. El infame viento congelado (-97º lo menos) que soplaba por sus calles una vez anocheció invitaba a sentarse al lado del fueguito...