Ir arriba

Erbizaskun (884 m)

remove-icon
Javier Urrutia
arrow-iconFecha Alta
01/01/2001
arrow-iconModificado
15/02/2017

Cumbre de la sierra de Aizkorri. Es una cumbre de los impresionantes peñones rocosos que conforman la margen izquierda del Barranco de Arantzazu y que son bien visibles desde el suspendido Monasterio de Arantzazu ( 731 m ). El paso de Prailebaso ( 782 m ) separa esta cumbre del Gazteluaitz ( 918 m ). La cima, como todas las peñas que rodean el santuario por el Sur, posee una gran cruz.

Arantzazu es el centro espiritual más importante de Gipuzkoa. La leyenda cuenta que el pastor Rodrigo de Baltzategi en 1.479 encontró una imagen de la virgen en una espina y exclamó : Arantzan zu ? ( ¿ En la espina tú ? ), y de aquí el nombre de Arantzazu que ha dado lugar al femenino nombre de Arantza. En una primera fase se realizó una ermita, luego una hospedería. En 1.493 llegaron los frailes Mercedarios y en 1.514 los Franciscanos, actuales moradores del Santuario. El 23 de Enero de 1.918, la virgen de Arantzazu fue nombrada patrona de Gipuzkoa, y en 1.950 comienzan las obras de la nueva basílica con la ayuda de los mejores artistas vascos del momento. De concepción vanguardista las piedras de las paredes del santuario son agudas y sobre la puerta las piedras de Oteiza, 14 figuras humanas que se llamaron los catorce apóstoles.

Para subir a esta cumbre desde Arantzazu ( 731 m ) hay que efectuar un gran rodeo. Una posibilidad es bajar al fondo del barranco por una curiosa senda y pasar por el desfiladero ( 600 m ) entre Aitzabal ( 766 m ) y Bellostegi ( 792 m ) y llegar a Begiolatza ( 670 m ) para subir por la vertiente Sur.

Accesos : Arantzazu ( 1h 30 min ).

catalog-iconCatálogos

images-icon Imágenes

comment-iconComentarios

  • item-iconRené Otaegi Bichot
    El 25 de enero de 2016

    Ascensión realizada el 24/01/2016 con Asier Urrutia, Juan Jaime y Txemi Pérez tras haber realizado Aitzabal y Bellostegi. Desde esta última cumbre descendemos hasta el collado que la une con Erbizkun, desde donde nos dirigimos a la cumbre -existen marcas de pintura roja- por un terreno un poco pestoso: bastantes zarzas y matorral bajo en terreno karstico. Las tres cumbres las hemos hecho "siguiendo" a un numeroso grupo de unas quince personas. Bastante raro en estos secundarios. Día espectacular en este invierno tan atipico.