Ir arriba

Pila (1.265 m)

remove-icon
Luis Astola Fernández
arrow-iconFecha Alta
16/07/2015
arrow-iconModificado
15/01/2017

El Parque Regional Sierra de la Pila se sitúa en el extremo NE de la Comunidad de Murcia, relativamente cerca del límite con Alicante. Un parque regional es una figura de protección asimilable a la de parque natural; la Región de Murcia cuenta actualmente (2015) con más de 52.000 ha. protegidas bajo esta denominación, repartidas entre siete parques regionales: Sierra Espuña; Callblanque, Monte de las Cenizas y Peña del Aguila; Sierra de la Pila; Sierra del Carche; Cabo Cope y Puntas de Calnegre; y Salinas y Arenales de San Pedro. El P.R. Sierra de la Pila abarca un total de 8836 ha, pertenecientes a los términos municipales de Abarán, Blanca, Fortuna y Molina de Segura.

Este espacio protegido conserva manchas del carrascal original en las zonas de cumbre de La Pila y Los Cenajos y en áreas de umbría, aunque la mayor parte de la superficie forestal está ocupada por repoblaciones de pino carrasco, con un sotobosque en el que aparecen especies como madroños, cornicabra y durillos; no faltan los coscojares, los espartales y zonas más degradadas ocupadas por arbustos aromáticos (romero, tomillo...), y es significativa la presencia de un buen número de especies protegidas en la Región de Murcia: sabinas, palmito, madroño, enebros, lentisco, cornicabra, aladierno, espino negro... Un importante reducto forestal en una comarca seriamente amenazada por la desertización. Los bosque y los roquedos dan cobijo a una nutrida representación de rapaces: águilas real y perdicera, halcón peregrino, azor, buho real, cárabo..., y la existencia de una colonia de chova piquirroja le ha valido la declaración como Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA).

Desde una perspectiva orográfica, la Sierra de Pila se divide en dos zonas, articuladas a partir del Barranco del Mulo: la zona oriental, con el vértice de Pila (1265 m), el Pico de los Cenajos (1226 m) y su observatorio forestal, y el Cabezo de Turra (1009 m), sobre el albergue del mismo nombre; y la zona occidental, con el Caramucel (1025 m), cuya cima soporta el pilón geodésico a pesar de la existencia de dos cotas cercanas más elevadas: Alto de las Manojeras (1058 m) y El Azagador (1065 m). Un abrupto ramal, la Sierra del Aguila (842 m), se desgaja al SW de Pila, mientras que hacia el NE, separada por las altas tierras donde se asientan Peña Zafra de Arriba y Peña Zafra de Abajo, se despliega la modesta Sierra de Quibas (972 m), que posee un importante yacimiento paleontológico del Pleistoceno medio, con restos óseos pertenecientes a unas 60 especies animales, entre ellas 16 de aves: Geronticus eremita (ibis eremita), Gypaetus barbatus (quebrantahuesos)...; y 18 de mamíferos: Macaca sylvanus (Mono de Gibraltar), Lyns pardinus (lince ibérico), Equus altidens (precursor del Equus hydruntinus, el mítico "encebro" o "cebro ibérico", mencionado en el "Libro de la Montería" de Alfonso XI y extinguido por excesos cinegéticos en el siglo XVI).

Sólo existen dos pequeños núcleos habitados en la Sierra de Pila, ambos pedanías del término municipal de Fortuna: Fuente Blanca y La Garapacha, siendo éste último la principal referencia para los accesos desde el sur al interior del Parque Regional y a sus cumbres. Desde La Garapacha, una pista transitable y señalizada circunvala por la solana los picos más elevados de la sierra, Pila y Cenajos, a través del Barranco del Mulo, hasta el Mojón de las Cuatro Caras, auténtica encrucijada de caminos en el amplio collado abierto entre los sectores oriental y occidental de la sierra. Desde este punto, donde convergen hasta cinco pistas, los paneles del Parque indican la dirección a seguir para rodear completamente el sector oriental, pasando por los Pozos de nieve del Barranco del Deán y por el Albergue Cabezo de Turra, hasta enlazar en Puerto Frío, al NE del cordal de la Pila, con la pista asfaltada que lleva de nuevo a Garapacha por Fuente Blanca (25 km en total).

Los accesos propuestos por el Parque para coronar sus cotas más elevadas transitan por esta polvorienta y tediosa pista, que presenta a la altura de las neveras un ramal, asfaltado en las zonas más pendientes, que permite ascender por medios motorizados tanto a Pila, donde da servicio a la estación de Aemet de la cima, como a Los Cenajos, donde se ubican una caseta de vigilancia forestal, un refugio cerrado y un pavimentado mirador con vistas excepcionales. Si fuese ésta la opción elegida para el ascenso, cada uno valorará dónde decide abandonar el vehículo y empezar a caminar (desde el Mojón de las Cuatro Caras a la cima de Pila hay 6 km, aproximadamente los mismos que desde Puerto Frío). Junto a la pista, próximos al arranque del ramal asfaltado común a Pila y Cenajos, se localizan dos grandes y semiarruinados pozos de nieve del siglo XVII, que merecen una visita; uno de ellos conserva aún parte de la cubierta de falsa cúpula.

Desde Puerto Frío

Hay 11 km desde Fortuna a Garapacha por la MU-17-A. A medio camino, la carretera atraviesa un impresionante tramo encajonado entre farallones rocosos de tonos rojizos, el Cortao de las Peñas, donde un panel anuncia la existencia del poblado ibero del Castillico de las Peñas, reutilizado posteriormente por los árabes para levantar un castillo; los restos, situados en la cima del cerro, tienen un acceso algo dificultoso, pero el enclave entre rocas, con su pequeño mirador anexo, tiene su encanto. Desde La Garapacha, continuar a la derecha hasta Fuente Blanca (3 km) y 800 m más adelante en dirección a Peña Zafra sale un desvío señalizado a la izquierda que, en 3,8 km más, alcanza el paraje de Puerto Frío (835 m), donde otro panel del Parque anuncia el inicio de la pista al refugio y mirador del Pico de los Cenajos. Se puede comenzar aquí mismo el itinerario o avanzar aún 1,7 km por la polvorienta pista hasta el Albergue Cabezo de Turra, donde quizás se pueda encontrar alguna sombra para aparcar.

Justo frente al albergue (915 m) una flecha de madera con la pintura blanca y amarilla de los PR marca el inicio de un sendero que asciende rápidamente por una loma pelada, enlaza más arriba con una pista procedente de nuestra izquierda y alcanza enseguida el cordal oriental de Pila, que va a ser la ruta elegida para el ascenso. A partir de aquí el sendero, marcado con hitos en las zonas más confusas, intenta mantenerse en la línea de cresta, alternando tramos boscosos entre pinos y carrascas con otros más despejados; cuando encuentra dificultades, tiende a faldear ligeramente por la umbría (dcha), pero sin perder demasiada altura. Después de un entretenido recorrido con ligeras subidas y bajadas, se alcanza un hombro arbolado donde converge desde la vertiente meridional el abrupto camino que asciende directamente desde La Garapacha; el sendero trepa decididamente por la empinada cresta cimera, con tendencia a esquivarla ligeramente por la ladera derecha, hasta alcanzar el pilón geodésico junto a las instalaciones de la Central Meteorológica de Aemet, donde sobresale el gran globo blanco del radar.

Si se quiere ascender al cercano Pico de los Cenajos (1226 m), hay que bajar por la empinada carreterilla de servicio de la estación meteorológica, muy apreciada por los ciclistas, con posibilidad de atajar a partir de la primera curva, hasta la bifurcación del collado entre los dos techos de la sierra (0,12), desde donde se alcanza el mirador y la caseta forestal en 10 minutos más (0,22). El regreso al punto de partida exigirá descender por asfalto hasta el entronque con la pista del Barranco del Deán, donde se puede visitar lo que queda de los pozos de nieve, y continuar en un trazado ligeramente ascendente que se hace algo monótono, pasando junto a la Fuente de la Mina del Engarbo (según los análisis, y tal como indica el cartel, no potable), hasta el Albergue del Cabezo de Turra, habitualmente cerrado (casi 4 km desde Cenajos).

Accesos: Albergue Cabezo de Turra (1h 10min)

catalog-iconCatálogos

images-iconImágenes

comment-iconComentarios