Ir arriba

Arcos del Agua (2.058 m)

remove-icon
Luis Alejos Escarpe
arrow-iconFecha Alta
11/08/2008
arrow-iconModificado
11/08/2008
Desde Fasgar

Salimos del pueblo (1.320 m) por la pista de la orilla derecha del Río Urdiales y al llegar a la bifurcación (1.400 m) (0,30) continuamos en la misma dirección (W) por la Cuesta de Ocidiello hasta el collado (1.650 m) (1,15) que da vista a la vertiente del Rió Boeza. La pista desciende aquí a la extensa pradera donde se encuentra la Ermita de Santiago, en tanto que nosotros emprendemos el ascenso (S.SE) por una empinada ladera cubierta de vegetación y pedrizas. Al suavizarse la pendiente aparece la corta cresta rocosa de la cota 1.912 m que se puede soslayar por ambos costados llegando directamente a un collado (1.870 m) (2,00). Evitando después otras cotas secundarias formadas por bloques superpuestos alcanzamos el punto donde se define el cresterío y mientras contemplamos las lagunas del circo oriental vamos remontando la larga arista que culmina en el Pico de Arcos del Agua (2.058 m) (2,45).

Al volver, en vez de dirigirnos a la pista podemos deslizarnos desde diversos lugares de cordal hacia la vertiente oriental, bajando por el sesteadero Buey del Fraile al bosque situado sobre Fasgar (1.320 m) (4,45).

Desde Colinas del Campo de Martín Moro

De la aldea (1.050 m) parte una pista que remonta el Valle Cebolledo por la margen izquierda del Río Boeza, degradando en un recorrido aproximado de 4 km. la extraordinaria belleza del paraje. Por suerte se detiene, confiemos en que para siempre, ante un rústico puente de troncos (1.300 m) (1,15) situado en el estrechamiento donde las estribaciones de la Sierra de Vizbueno fuerzan al río a cambiar de rumbo. A partir del puente el desfiladero nos reserva sus mayores encantos. Ascendemos en zig-zag por un camino tallado en la roca, volviendo a bajar al nivel de las aguas para vadearlas de nuevo. Sigue un tramo muy umbrío de
apretado arbolado, elevándose luego el sendero a través de un robledal con el fin de salvar una barrancada. Aunque vuelve a descender en las proximidades de un portillo, se mantiene sobre el cauce de torrente, destacando en la orilla opuesta una cabaña.

Al cruzar otro portillo comienza a abrirse el valle y cesa el rugido del torrente. Sus aguas se tornan mansas formando meandros en el inmenso Campo de Santiago o de Martín Moro (1.500 m) (2,15) donde se asienta una atractiva ermita, un caserón y a lo lejos se vislumbra una cabaña pastoril. A continuación nos elevamos (E) por la sinuosa pista procedente de Fasgar y una vez en el collado (1.650 m) (2,45) proseguimos (S.SE) por el itinerario anterior hasta la cima de Arcos del Agua (2.058 m) (4,15).

El itinerario de retorno nos permitirá continuar dominando desde las alturas la profunda garganta que encauza las aguas del Río Boeza. Descendemos por la empinada y pedregosa cresta SW al collado situado en la base (1.890 m), volviendo a elevarnos por el cordal al Miromalo (1.951 m)(4,45). Posteriormente, bajamos por la suave cresta herbosa de Campa Grande, desde donde nos deslizaremos (W) por una larga loma cubierta de brezos.

Al llegar al fondo de una vaguada encontraremos un abrevadero seco y un diminuto chozo de piedra. Una senda generamente cubierta por la espesa vegetación desciende (W) desde la braña abandonada al valle, alcanzando la pista a kilómetro y medio de Colinas del Campo de Martín Moro (1.050 m)(7,00). Permaneciendo en el cordal hasta trasponer Piqueras (1.814 m) hubiésemos descendido directamente al poblado.

Arcos del Agua es también accesible desde Igüeña (920), utilizando la pista que acompaña al Río Bobín, enlanzando con el cordal por cualquiera de las laderas de ese valle y prosiguiendo por el cresterío hasta la cumbre. Asimismo, es posible llegar desde Tremor de Arriba (1.000 m), remontando el curso del Arroyo del Cáscaro hasta el collado situado al SW de la cima.

Accesos: Fasgar ( 2h 45 min ); Colinas del Campo de Martín Moro ( 4h 15 min ).

catalog-iconCatálogos

images-iconImágenes

track-iconTracks

comment-iconComentarios