Ir arriba

Peñamellera, Pica de (785 m)

remove-icon
Javier Urrutia
Fecha Alta
01/01/2001
Modificado
02/05/2018
35



Impresionante picacho esta Pica de Peñamellera. Su modesta altitud no le quita ser una de las montañas más singulares y conocidas del curso medio del río Cares ( Riu Cares ). En efecto, esta montaña ha servido para designar los dos valles o concejus asturianos de Peñamellera Baja y Peñamellera Alta, apareciendo representada la silueta de la montaña en los tradicionales escudos.

Bien es cierto que existen montes cercanos que la doblan incluso en altitud, como las cumbres de las Sierras Nedrina, Cocón y La Cuera, pero la Pica de Peñamellera es un destacado baluarte que no deja de recordar al legendario Cervino de los Alpes, con sus aristas profusamente marcadas más de 700 metros por encima del Cares. Y lo cierto es que esta Pica es bien visible desde muchos lugares de Cantabria a la derecha de los gigantescos Picos de Europa que la ensombrecen, pero no la ocultan. La ascensión en sí es rápida pero interpone algunos parajes de escalada elemental (I y II) que pueden desanimar a los montañeros menos experimentados.

La primera ascensión documentada a este airoso pináculo se da el 10 de Julio de 1890, por el conde francés Saint-Saud en compañía del director de la minas de los Picayos y Liordes, Marcial Olavarría.

En Bores ( 192 m ) subimos al barrio de Orejuz ( 206 m ) y desde aquí tomamos la pista, hormigonada en algunos tramos, que nos lleva al Huerto collao ( 495 m ). Se trata de una marcada collada que forma la Pica de Peñamellera ( 765 m ) con el Canto Miravete o Huertu Collao sobre la que descansa una antena ( 593 m ). La Pica es una gran roca que desde aquí muestra la inaccesibilidad. A sus pies se extiende un prado empinado, El Huerto, que da nombre al cercano collado.

Desde el collado nos encaminamos prado arriba dejando la peña a la izquierda con objeto de ganar la Jorcadura ( 630 m ) de su arista oriental, una pequeña brecha que la accidenta de forma no demasiado significativa. En esta horcada nos deposita un pequeño sendero que atraviesa las pedrizas de la vertiente SE de la montaña. Una vez aquí empieza la verdadera ascensión, acometiendo de inmediato la arista, mitad herbosa, mitad rocosa pero de imponente verticalidad. Desde un principio encontramos la traza de sendero que comienza superando los primeros escarpes (I) cómodamente en virtud de excelentes agarres y apoyos. Se accede así a un hombro tras el cual viene una vira suspendida sobre los abismos que caen hacia el curso del Cares. Por la izuqierda se sale de la vira a través de una trepada también sencilla (I). Nos situamos nuevamente en un hombro descolgado de la propia arista que ahora se torna más vertical. Se sale de él mediante una corta travesía que deja una imponente caída hacia la izquierda. Desde ella se trepa (II) sin problemas al existir perfectos asideros, por lo que el paraje se supera rápidamente. Situados nuevamente en la arista, se atraviesa sin contemplaciones su parte más aguda (I) y se acaba ascendiendo por terreno fácil y protegido al punto culminante. Terminada la arista, la Peñamellera ( 765 m ) pierde toda su potencia y se convierte en un pastizal de cabras que conduce a una cúspide inesperadamente amplia (F+).

La relatada subida es la vía normal, pero existen otras dos. La bella arista W era ya ascendida por los pastores de la zona. La única dificultad reseñable se encontraba en una roca que ayuda a vencer un resalte rocoso (II). La roca se desplomó y ahora la acometida de este mal paso ha incrementado su nivel técnico (III). Finalmente, tenemos la subida de la cara S. Consiste en una gran concavidad que forma la arista occidental con un destacado hombro rocoso (I) que domina el Huerto. La vía gana el hombro de la cara S y en aérea travesía cruza la concavidad de la cara SW (II) hasta situarse en la arista occidental, por donde se llega finalmente a la cumbre (I).

Al Huerto del Collado ( 495 m ) se puede subir también desde Mier ( 62 m ) tomando la pista que hasta este lugar llega. El pueblo de Mier se divide en dos barrios separados por el curso del riu Cares y que reciben los curiosos nombres de "Mier d´acá" y "Mier d´allá".

Accesos: Bores ( 1h ); Mier ( 1h 30 min ).

Catálogos

Imágenes

Comentarios