Ir arriba

Puig Cavaller (701 m)

remove-icon
Carles Danon
Fecha Alta
06/07/2014
Modificado
19/02/2016
2



Excursión bonita y entretenida y una lección de historia no tan lejana, muy recomendable. Poco conocía yo sobre la más sangrienta de las batallas que se han librado en este país, pero el acercarme por ahí me ha hecho interesarme algo más por este negro capítulo. No comprenderlo, porque no me es posible comprender las salvajadas que se hicieron, pero sí que te hace comerte un poco el coco sobre el tema. Y sobre todo, me ha dejado ganas de volver a por más.

Corbera d'Ebre, es una de las tantas poblaciones que fueron destruidas por la contienda. Todavía quedan, en la parte alta, las ruinas del antiguo pueblo y el museo-centro de interpretación, que visitamos a la vuelta, y que forma una red con los situados en Pinell de Brai y Gandesa.

Desde Gandesa

Salimos de Gandesa (375 m) en dirección al Puig Cavallers (S), encontrando, nada más empezar, la ermita del Calvari. La ascensión se realiza sin ninguna dificultad hasta la cima del Puig Cavaller (701 m). Tiene unas preciosas vistas. Al fondo aún se adivina la Agulla de Bot y la Muntanya de Santa Bàrbara, junto a Horta de Sant Joan. También, la Vallada d'en Sunyer en primer término y detrás la Serra de Cavalls. Cuesta imaginar todo esto en llamas y oliendo a sangre y muerte.

Completamos el recorrido dirigiendo nuestros pasos hacia la cercana sierra de Pàndols. Para ello tendremos que rodear las Crestes de Volendins, cruzarlas por un paso, y bajar hasta el Coll d'en Torner (472 m).

Ahora nos tocará remontar hasta la Punta Alta o "Cota 705", en términos militares, que es el punto culminante de la sierra de Pàndols. El camino principal sube por una pista, pero seguimos un PR que asciende por un cortafuegos, mientras dejamos abajo la Vallada y el Coll d'en Torner. Al llegar a lo alto de la cresta, las vistas son espectaculares. Desde el Delta del Ebro hasta el Puig Cavaller, pasando por toda la zona de Els Ports. A partir de aquí, el PR sigue por la cresta y, por fin, tras encontrarnos con la pista que subía desde el Coll d'en Torner y con el GR-171, llegamos al Monument a la Pau, situado junto a la Cota 705. No faltan multitud de placas en recuerdo de las víctimas de la batalla.

La cota 705, también conocida como la Punta Alta, se convierte en un espacio clave de la batalla del Ebro. Desde su situación privilegiada se podían controlar el resto de cotas que la rodean. Su ubicación, en las estribaciones de la sierra, hace posible el control del valle, del núcleo de Pinell de Brai y de parte de la Serra de Cavalls, con el vértice de Sant Marc como punta más cercana. Los intentos de conseguir este punto por parte de las tropas franquistas fructificaron la noche del 13 de agosto de 1937, después de un golpe afortunado y de un alto coste en vidas humanas. Todos los intentos de las fuerzas republicanas para reconquistar esta posición fueron inútiles. Pero el hecho de no ocupar las cotas 609, 641 y 666 hizo fracasar la ofensiva franquista en este punto y continuarla por otros sectores del frente.

Descendemos, esta vez por la pista. Desde la Vallada d'en Torner contemplamos las posiciones por las que años atrás murieron y mataron tantísimas personas. Al llegar al Coll d'en Torner enlazamos con la pista asfaltada de la Fontcalda para volver a Gandesa siguiendo una variante del GR-171.

Accesos: Gandesa (1h 15 min)

Catálogos

Imágenes

Comentarios