Ir arriba

Llaberia, Creu de (909 m)

remove-icon
Joseba Astola Fernandez
Fecha Alta
14/06/2009
Modificado
17/02/2016
10


La Creu de Llaberia ( 909 m) es una peña de bello porte situada junto a la Miranda y separada de esta por dos pequeños colladitos, cabecera a su vez de sendos canales que descienden vertiginosamente hacia Colldejou. La travesía de una cima a otra se realiza sin ningún problema por sendas de ganado, siendo una caminata corta y agradecida

La ascensión a la Creu de Llaberia se realiza por senderos balizados que permiten realizar itinerarios circulares y otras muchas posibilidades, como el descenso a Colldejou por el viejo camino del Portell dels Revolts, o a Pratdip por el no menos espectacular barranco de la Dovia.

Desde Llaberia

El deshabitado pueblito de Llaberia, situado a unos 700 m de altitud, nos permite realizar la ascensión más suave aunque no por ello exenta de belleza. Evitaremos la pista que lleva al observatorio de la Miranda y, tras visitar las bonitas callejuelas vacías, pasaremos junto al cementerio y nos introduciremos en la sierra de Llaberia siguiendo marcas del GR que conduce a Colldejou y a Marçà. Enseguida observaremos la bola blanca del observatorio situado en la cima de la Miranda (919 m).

Al llegar a un cruce, ya cerca de la parte alta de la sierra, podemos llegar a la Creu siguiendo un suave camino que asciende por una vaguada, con restos de antiguas terrazas de cultivo, o bien podemos crestear fácilmente aunque sin senda definida. En este último caso, pasaremos junto a La Foradada, un agujero en la pared que da vistas a la vecina Mola de Colldejou (921 m).

Por un itinerario u otro, pasaremos cerca de la cima de la Miranda, a la que podemos ascender si lo deseamos. Habremos dado vista ya a la pequeña cruz que corona la Creu de Llaberia, y hacia ella nos dirigiremos sin más misterio, descendiendo un poco al principio y pasando junto a la cabecera de las dos canales citadas. En una de ellas, un enorme y viejo pino preside el lugar. Las vistas desde la pequeña cima son magníficas en días claros. A destacar, por su cercanía, el Mont-Redon y la peña del Cavall Bernat, muy apetecibles para seguir caminando.

Benvinguda Riva, la última moradora de Llaberia

Llaberia es un pueblito desconocido, alejado del ajetreo costero, aunque pocos kilómetros la separan del mar. Está deshabitado, aunque no abandonado. Sus casas, iglesia y demás edificios (incluido un pequeño museo) han sido restaurados con gran acierto. En una de las principales calles encontramos la casa y el emotivo cartel en homenaje a la señora Benvinguda, mujer que vivió sola en la aldea hasta hace bien poco. Los últimos días de su vida transcurrieron junto a su familia en un pueblo del llano, y falleció hace apenas media docena de años, cuando era casi centenaria.

Accesos: Llaberia (1h 30 min)

Catálogos

Imágenes

Comentarios